Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santi Vila sale de la cárcel después de pagar la fianza de 50.000 euros

"Se han tomado unas medidas desproporcionadas. Estoy convencido de que el conjunto de los demócratas del mundo no lo comprende", ha afirmado el exconseller

Santi Vila, a su salida de la cárcel de Estremera.

El exconsejero de Empresa, Santi Vila, ha salido de la cárcel después de abonar este viernes los 50.000 euros de fianza impuestos por la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela para abandonar la prisión después de declarar como imputado por los delitos de sedición, rebelión y malversación. "Se han tomado unas medidas desproporcionados. Estoy convencido de que el conjunto de los demócratas del mundo no lo comprende", ha afirmado a su salida de prisión. Vila hace un llamamiento a las formaciones políticas para que acaben con esta "situación tan terrible" y también se dirige a las instituciones del Estado. "Esto desde los juzgados no lo vamos a resolver".

Visiblemente cansado tras pasar la noche en prisión, Vila ha hecho también un llamamiento a los partidos para que medien. También ha lamentado que sus compañeros de Gobierno no hayan tenido la misma oportunidad que él de eludir la prisión. "Yo y mis compañeros estamos bien, estamos serenos", ha explicado a la prensa que le esperaba a la salida de la prisión de Estremera.

La magistrada dictó prisión eludible con fianza para Vila —representante del sector moderado del PDeCAT— porque, en su caso, no existe ya riesgo de reiteración delictiva. La juez Carmen Lamela, que está de guardia esta semana, emitió el auto de libertad de Vila tras el abono de la fianza y lo mandó al juzgado de Arganda del Rey, partido judicial donde se ubica la cárcel de Estremera. Vila ha pasado la noche de este jueves la prisión de Estremera, igual que el resto de exconsejeros del Gobierno catalán encarcelados por rebelión, sedición y malversación.

Vila queda en libertad pero con una serie de medidas cautelares como la prohibición de salir de España, la entrega de pasaporte, comparecencias quincenales en el juzgado y fijación de un teléfono y de un domicilio donde poder ser localizado inmediatamente, según fuentes judiciales.

Lamela redactó un auto particular para Santi Vila, en el que recuerda que el exconsejero “desistió voluntariamente de proseguir con el proceso soberanista” el pasado 26 de octubre, “un día antes de que la DUI fuera votada en el Parlament”. Esa renuncia, que fue criticada por los soberanistas, “pone de manifiesto su voluntad contraria a consumar el intento secesionista”. “En atención a las especiales circunstancias” que se dan en el caso de Vila, decidió imponerle una medida menos gravosa como es la prisión eludible con fianza.

En su declaración el jueves ante la juez Lamela, Vila intentó desmarcarse de algunas decisiones adoptadas por el Gobierno catalán y por el Parlament que suponían quebrar la legalidad. Recordó, según fuentes judiciales, que no es diputado y que, por tanto, no ha votado determinadas resoluciones sobre el proceso de independencia. El exconsejero y exponente del sector más moderado del PDeCAT que solo votó la convocatoria del referéndum ilegal del 1 de octubre, y en el marco de "un órgano colegiado" como es el Consell Executiu, o sea el Gobierno catalán.

Vila fue el único de los exconsellers que este jueves respondió a las preguntas del fiscal en la Audiencia Nacional y declaró durante unos 45 minutos. El auto de la juez Carmen Lamela le atribuye los mismos hechos supuestamente delictivos que al resto, pero en su caso, su dimisión antes de la proclamación de la república ha sido tenida en cuenta por la juez. “Desistió voluntariamente de proseguir con el proceso soberanista” el pasado 26 de octubre, “un día antes de que la DUI fuera votada en el Parlament”, recuerda. Esa renuncia, criticada por los soberanistas, “pone de manifiesto su voluntad contraria a consumar el intento secesionista”.

Más información