Marjaliza detalla la entrega de 358.000 euros para amañar contratos en cinco ayuntamientos

El arrepentido da nuevos detalles sobre irregularidades en Alcalá de Henares, Moraleja de Enmedio, Collado Villaba, Serranillos del Valle, Torrejón de Velasco y Getafe

El empresario arrepentido del caso Púnica, David Marjaliza, exsocio de Francisco Granados, a su salida de la Audiencia Nacional.
El empresario arrepentido del caso Púnica, David Marjaliza, exsocio de Francisco Granados, a su salida de la Audiencia Nacional.Luca Piergiovanni (EFE)

El constructor David Marjaliza ha aprovechado su tercer día de declaración en la Audiencia Nacional para detallar el pago por parte de la trama Púnica de 358.000 euros para el amaño de contratos de eficiencia energética en cinco municipios de la Comunidad de Madrid. Según fuentes jurídicas, el arrepentido ha aportado nuevos detalles para confirmar las acusaciones en las que implicó a los alcaldes de varios de estos municipios, entre ellos los que fueran regidores del PP en Moraleja de Enmedio, Carlos Estrada, y Alcalá de Henares, Bartolomé González. Este está actualmente aforado por su condición de diputado en la Asamblea de Madrid.

Más información
El cerebro de la ‘Púnica’ reclama que la Guardia Civil deje de usar sus dos coches y se subasten
Un nuevo informe de Púnica vincula las obras del Metro al pago de la campaña de Aguirre
La segunda confesión del arrepentido de Púnica

En el caso del primero de los municipios, Marjaliza ha asegurado que le llamó el propio alcalde para que pidiera a Cofely, la empresa de la trama que se hacía con los millonarios contratos, que mejoraran fuera de plazo su oferta para poder adjudicársela, ya que tras la apertura de los sobres otra mercantil se iba a hacer con la adjudicación. El ahora colaborador de la justicia afirmó que por el primer contrato para mejorar el alumbrado de Moraleja de Enmedio la trama entregó presuntamente al alcalde 30.000 euros y que ya había apalabrado el abono de otros 100.000 euros por una segunda adjudicación que finalmente no se realizó porque se produjeron las primeras detenciones de la Operación Púnica.

Sobre el presunto amaño en 2013 de un contrato de 14 millones de euros en Alcalá de Henares, Marjaliza aseguró que una empresa hizo de intermediaria para pedir la mordida a la trama y que le aseguró que le dijeron que lo hacía en nombre del que fuera alcalde del municipio hasta poco antes de la adjudicación, el popular Bartolomé González. Según detalló, la cantidad que supuestamente le reclamaron fue de 60.000 euros, aunque aclaró que no se llegó a entregar nada porque el consistorio no cumplía con los plazos en los pagos a los que le obligaba el contrato.

Donde sí afirmó haber entregado la totalidad de la cantidad pactada por la adjudicación del contrato fue en Collado Villaba, donde la trama pagó supuestamente 135.000 euros. Según explicó, los primeros 10.000 euros los entregó el directivo de Cofely Pedro García “como gesto de buena voluntad” al comienzo de los tratos. El resto, “en seis o siete pagos” en metálico que se hicieron llegar a través de un asesor del equipo de Gobierno al que identificó.

Sobre Serranillos del Valle, Marjaliza explicó que se hizo un pago de 2.000 euros para patrocinar un acto del ayuntamiento, y que había el compromiso de pagar otros 25.000 al alcalde Antonio Sánchez (del partido independiente UDMA) para que se comprara un coche nuevo. Esta segunda entrega no se pudo hacer por culpa de las detenciones, aclaró. En Getafe, aseguró que el directivo presuntamente hizo dos pagos de 3.000 euros cada uno. En su primera declaración, el constructor aseguró que en un primer momento pensó que era para el entonces alcalde del municipio, Juan Soler, pero que más adelante le dijeron que se entregaron a un técnico del ayuntamiento para que se fuera de vacaciones. Sobre el amaño en Torrejón de Velasco, admitió que hubo irregularidades, pero que el alcalde, el popular Gonzalo Cubas, no le pidió nada. Marjaliza y él eran cuñados.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS