Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno destituye a Trapero al frente de los Mossos

Su sustituto será Ferrán López, actual comisario superior de Coordinación Territorial del Cuerpo y que hasta ahora era el 'número dos' del Cuerpo

Trapero (centro, de uniforme), durante un acto el día 20.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado este sábado de madrugada el cese del jefe policial de los Mossos d'Esquadra, el mayor Josep Lluís Trapero, mediante una orden del Ministerio del Interior. La destitución, que no fue anunciada este viernes, está firmada por el ministro, Juan Ignacio Zoido, que asume las competencias correspondientes a la consejería catalana de Interior en aplicación de las medidas aprobadas por el Senado al amparo del artículo 155 de la Constitución. El Mayor de la policía autonómica se une así a los también destituidos César Puig, secretario general del departamento de Interior; y Pere Soler, director general de la policía catalana. Su sustituto será Ferrán López, actual comisario superior de Coordinación Territorial del Cuerpo y que hasta ahora era el número dos del Cuerpo, informa Patricia Ortega Dolz.

Soler asumió su destitución inmediatamente después de que el presidente Mariano Rajoy la comunicara en una comparecencia pública posterior al Consejo de Ministros extraordinario del viernes. En una carta dirigida a los Mossos, el ya exdirector general de la policía autonómica criticaba el proceso judicial abierto contra Trapero. "Se está siendo extraordinariamente injusto", le escribía a los agentes, cuya "profesionalidad" defendió en su escrito de despedida.

Trapero está investigado por la Audiencia Nacional por un delito de sedición, por los sucesos del 20 de septiembre. Ese día, miles de personas se agolparon ante el Departamento de Economía de la Generalitat, en Barcelona, para protestar por las detenciones de los organizadores del referéndum ilegal. Las protestas derivaron en altercados que obstaculizaron, sin impedirla, la labor de los guardias civiles y de la secretaria judicial, que debió salir por una azotea.

Por esos mismos hechos, la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela envió a prisión a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium, las principales entidades movilizadoras del independentismo. Lamela, sin embargo, rechazó la petición de la Fiscalía de mandar a la cárcel sin fianza al comisario mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, y se limitó a imponerle medidas cautelares leves.

Tras la actuación de los Mossos durante el referéndum ilegal del 1 de octubre, fuentes gubernamentales enmarcan estas decisiones en la necesidad de cumplir con el mandato aprobado por la Cámara alta de que el Ejecutivo garantice la neutralidad de las instituciones catalanas. De hecho, las competencias de Interior serán clave para la organización y desarrollo de las elecciones autonómicas que ha convocado Rajoy para el próximo 21 de diciembre.

Más información