Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Los monumentos que nadie limpia en Valencia

Un aficionado limpia una pintada de una estatua que el Ayuntamiento se negaba a arreglar

La figura manchada de Manolo Montoliu.
La figura manchada de Manolo Montoliu.

Eran las 10 de la noche del miércoles 9 de agosto y José Luis Ortiz, abogado y aficionado a la tauromaquia, se subió en pleno centro de la capital a una escalera y con un producto antigrafiti limpió la mancha que desde que hacía cuatro meses ensuciaba la estatua que hay a las puertas de la Plaza de Toros de Valencia del banderillero local Manolo Montoliu. Se gastó 40 euros en una escalera, un cubo, una fregona y un líquido especial y en 30 minutos limpió la pintura plateada que alguien arrojó en protesta sobre este símbolo del toreo. Llevaba sucia cuatro meses y el Gobierno local -una coalición de Compromís, PSPV y Podemos- no lo había restaurado.

“Pensé que estaba sucia, no la limpiaba nadie y alguien tenía que hacerlo. Me pareció obvio que el Ayuntamiento no iba a hacerlo porque mucha gente había llamado al 010 [número de atención municipal] pidiéndolo e incluso se había presentado escritos por registro y nada”, explica Ortiz. Este aficionado recuerda la rabia que sintió cuando en la pasada Feria taurina de Julio, donde se montó una exposición con motivo del 25 aniversario de la muerte de Montoliu en una corrida en La Maestranza de Sevilla, la estatua seguía sucia. “El tema me superó. ¿Por qué tenemos que admitir que unos señores no limpien una estatua que es de todos porque no les da la gana? No pueden hacer solo lo que les gusta o les parece bien”, opina en alusión al sesgo antitaurino de alguno de los grupos que forman la coalición de gobierno.

El grupo municipal del PP, en la oposición, preguntó al Gobierno municipal que lidera Joan Ribó por la tardanza de los servicios municipales en restaurar la estatua y la Concejalía de Cultura alegó que la contrata dedicada al mantenimiento del patrimonio había expirado en diciembre de 2016 y la nueva se encontraba todavía en trámites. Félix Crespo, concejal del grupo Popular en Valencia, recuerda que esta no es la primera pintada a la estatua -al menos ha habido otra más-. Fue en abril de 2016 y en aquella ocasión la Concejalía de Cultura, que dirige la edil Glòria Tello, limpió la escultura y, a preguntas del PP, informó de que una empresa especializada se había hecho cargo del lavado, con un coste de 254,10 euros. “Antes se ocupó una empresa especializada, buscada al efecto, y ahora el Gobierno municipal habla de una contrata. No entendemos…”, añade Crespo.

“Si para junio de 2016 solventas el tema en menos de dos meses por un importe reducido y explicas que acudes a una empresa externa y tienes una partida presupuestaria, ¿por qué ahora con el segundo ataque de pintura argumentas que no hay una contrata?”. Y añade el concejal de la oposición: “¿Esto significa que hasta 2018 no se va a limpiar una pintada en la Lonja, en las Torres de Serranos (monumentos destacados de la capital)? Ya sin cargar a favor o en contra de la tauromaquia, o de si es la estatua de un torero, de un médico o de un exalcalde, me da igual”.

No es el único ataque antitaurino, como parece el caso, a estatuas de toreros. Las figuras dedicadas a Curro Romero en Sevilla o a Enrique Ponce en Chiva (Valencia) han sido rociadas con pintura en protesta, pero, según Crespo, los consistorios han reaccionado con celeridad. En la Concejalía de Cultura de Valencia aseguran que se está preparando la futura contrata, y la partida anual para esta cuestión es de unos18.000 euros anuales; en cualquier caso, el Ayuntamiento prioriza la actuación en función del valor patrimonial, la peligrosidad y el estado de degradación del bien en cuestión, explican. Su titular Glòria Tello recuerda que el PP redujo las inversiones en patrimonio histórico. “Lamentablemente si no hubieran dejado el patrimonio de la ciudad en tan mal estado seguramente no habría tantas intervenciones pendientes”, declara.

El Consistorio explica que en 2017 hay constancia del desplazamiento de una menina de Manuel Valdés en una céntrica calle de la capital valenciana, que se reparó, o de la rotura de un banco en las Torres de Serranos, uno de los monumentos más visitados por los turistas, que se repuso. Otros puntos de la capital conflictivos son los puentes históricos del antiguo cauce del Turia, donde se han estampado grafitis y pintadas.

Más información