Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un incendio en una patera provoca un naufragio frente a las costas españolas

El incidente ocurrió el domingo y los 34 subsaharianos que iban a bordo están a salvo en Motril. España supera a Grecia en muertes de migrantes en el mar

Llegada al puerto de Motril de los 34 inmigrantes que fueron rescatados el domingo de una patera en llamas.

La crisis migratoria no sólo incrementa cada año, sino que se vuelve cada vez más peligrosa. Ya lo dicen los expertos de la ONU y de las ONG involucradas en los rescates en medio del mar Mediterráneo. El pasado domingo, una embarcación de goma se incendió repentinamente frente a las costas españolas —a 16 millas (unos 25 kilómetros) de la isla de Alborán, entre España y Marruecos— provocando el naufragio de 34 personas, nueve de ellas mujeres. Por suerte, la balsa estaba identificada y vigilada desde el aire por las Fuerzas Armadas de Portugal, que han hecho público un dramático vídeo este martes. Todos los migrantes están a salvo en Motril (Granada), adonde fueron trasladados. En lo que va de año, 3.314 personas han entrado en España a través del mar.

La patera, de escasa resistencia, "explotó sin razón aparente, dejando a sus tripulantes a la deriva, en el mar", señaló en un comunicado la Fuerza Aérea Portuguesa citada por France Presse (Afp). Las autoridades lusas estaban en ese momento patrullando la zona bajo el mando de la operación de vigilancia de Frontex, la agencia de control de fronteras exteriores de la UE. "Este rescate ha sido uno de los más complejos de este centro", dijo en el comunicado Tomás García, controlador del centro de Salvamento Marítimo en Almería. El avión portugués, al divisar tal escena, lanzó un bote salvavidas para los migrantes subsaharianos. Salvamento Marítimo de España, finalmente, efectuó el rescate y se los llevó al puerto de Motril. En el operativo participaron un helicóptero, tres buques y un ferri. Un pesquero que navegaba por la zona, también participó en el rescate.

España desbanca a Grecia

Tras años de relativa calma, España vuelve a convertirse en otra de las principales vías marítimas que los migrantes escogen para alcanzar suelo de la UE. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ya lo advirtió a finales de 2016 y este año, la ruta española ha desbancado a la griega en cuanto a mortalidad: 51 fallecidos en lo que va de año (40 en el mismo período de 2016), frente a 37 que han perecido en el mar Egeo este 2017, según los últimos datos de la OIM.

En los primeros cinco meses de 2015, murieron 16 personas en el intento de escapar de sus condiciones de vida en algún país del África subsahariana, y 15 en el mismo período de 2014. No obstante, la principal vía de entrada —y con el mayor número de fallecidos con una gran diferencia— es el Mediterráneo Central, donde más de 380.000 personas han emprendido la travesía desde Libia a Italia desde 2015, 12.064 no lo consiguieron en lo que se considera la ruta más letal desde los últimos 11 años.

Frontex, además, asegura que 10.231 migrantes cruzaron hacia España de manera "ilegal", tanto por mar como por tierra, en 2016. Es el número más alto desde 2008. Asimismo, la agencia comunitaria advierte de que una misma persona podría haber cruzado la frontera con España varias veces y que, por tanto, esa duplicidad se puede reflejar en la cifra anterior.