Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy anuncia otra gran subasta de renovables

El presidente se compromete a tener lista esta legislatura la ley de cambio climático y transición energética

Mariano Rajoy inaugura la cumbre del Clima en el Ministerio de Agricultura.

Tras el éxito de la subasta para la instalación de renovables de la pasada semana, el presidente del Gobierno ha anunciado este jueves una nueva, de otros 3.000 megavatios. Mariano Rajoy lo ha anunciado en Madrid durante la inauguración de unas jornadas que servirán para la elaboración de la futura ley de cambio climático y transición energética. En esa transición las renovables, que no emiten gases de efecto invernadero, son fundamentales. "Vamos a seguir apostando por ellas", ha dicho Rajoy. La nueva subasta se tramitará de forma urgente y la idea es que se pueda celebrar en uno o dos meses, según el Ministerio de Energía.

Tras el parón decretado por el PP cuando llegó a La Moncloa a finales de 2011, el Ejecutivo ha retomado la apuesta por las energías limpias, empujado en gran medida por los objetivos que le había fijado Bruselas para 2020, cuando el 20% del consumo energético debe proceder de fuentes renovables. En 2015, según los datos de Eurostat, ese porcentaje estaba en el 16,2% en España. La subasta del 17 de mayo y la nueva que se ha anunciado este jueves y que se celebrará antes del verano —6.000 megavatios en total— deben servir para acercar a España a ese objetivo.

Rajoy ha recordado que la subasta de la semana pasada se cerró "sin coste añadido para el consumidor", es decir, sin primas. A ello contribuye la rebaja en los costes de estas tecnologías limpias. Según el presidente, esa subasta de hace unos días despertó un "elevado interés de los inversores" por España, por lo que se va a "seguir por esta vía".

"Las tecnologías renovables demostraron que son competitivas a precios actuales de mercado", ha añadido el Ministerio de Energía tras el anuncio de Rajoy. "En la pasada subasta, las solicitudes presentadas superaron en más de tres veces la potencia adjudicada y los adjudicatarios ofrecieron el máximo descuento permitido. Esto supone que los proyectos adjudicados se llevarán a cabo sin necesidad de primas adicionales a los ingresos que obtienen por el mercado, en el escenario de precios medios de referencia", señala el departamento de Álvaro Nadal.

La nueva subasta solo será para instalación de eólica y fotovoltaica. La anterior era tecnológicamente neutra, pero la inmensa mayoría de los 3.000 megavatios subastados fueron a parar a proyectos eólicos, lo que hizo que los representantes de los intereses del sector fotovoltaico presentasen un recurso ante el Tribunal Supremo.

"Si los criterios vuelven a ser los mismos, tendremos otra vez 3.000 megavatios de eólica", señala Jorge Morales, de la Fundación Renovables. La subasta de hace una semana establecía que, en caso de empate entre las ofertas, el criterio que lo deshacía era el número de horas de producción electricidad, algo en lo que tiene ventaja la eólica frente a la solar. Fuentes de Energía han apuntado a que se intentará introducir algún cambio para que la fotovoltaica también pueda beneficiarse de la nueva subasta.

Descarbonización

Las renovables son fundamentales en las estrategias de descarbonización de la economía, el objetivo que persigue la ley de cambio climático y transición energética que el Gobierno se ha comprometido a aprobar durante esta legislatura, según ha reiterado este jueves el presidente del Gobierno.

En la apertura de las jornadas ha participado también el comisario europeo de Acción por el Clima, el español Miguel Arias Cañete. Ha augurado que tanto la UE como España cumplirán sus objetivos de renovables y de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2020. "España alcanzará con creces los objetivos", ha dicho.

El problema —tanto para España como para la UE— será el periodo comprendido entre 2021 y 2030, que ya estará bajo las obligaciones del nuevo Acuerdo de París contra el cambio climático. Los esfuerzos a los que obligan las directivas vigentes no son suficientes. Según la proyección realizada por el propio Gobierno español, en 2030 la reducción de emisiones en los sectores difusos —agricultura, transporte, residencial y residuos— estaría un 25% por debajo de los niveles de 2005. Y, según el reparto de esfuerzos propuesto por Bruselas, en 2030 esa reducción en el caso español debería estar al menos en el 26%.

Por eso, en la UE se están negociando varias reformas para incrementar los esfuerzos en implantación de renovables y reducción de gases de efecto invernadero. Y, por eso, también España está preparando una ley de cambio climático y transición energética.

Más información