Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Presupuesto supera el primer escollo y queda en manos de Quevedo

Después de tres empates las cuentas para 2017 inician el trámite en el Congreso

El proyecto de Presupuestos para 2017 superó este jueves el primer escollo, el del debate de totalidad en el pleno del Congreso, y ahora queda en manos de Pedro Quevedo, el único diputado de Nueva Canarias y cuyo voto será imprescindible para la aprobación definitiva de las cuentas. De él depende, así, el futuro del mandato de Mariano Rajoy. Han sido precisas tres votaciones, con empates sucesivos a 175, para que las cuentas fueran admitidas a trámite. Nunca antes había ocurrido.

El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, hoy en el Congreso.

“La gloria efímera”, dijo Quevedo en el pleno para definir la situación en la que a partir de ahora vive, con su disputado voto en el aire para decidir si los Presupuestos salen finalmente adelante o son rechazados. Su voto, que negocia ya el Gobierno desde hace tiempo, es decisivo para deshacer el empate entre el bloque que forman el PP, Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria, que votaron a favor, y el de PSOE, Podemos y partidos nacionalistas e independentistas, que votaron en contra.

En manos de Pedro Quevedo queda la estabilidad del Gobierno, los Presupuestos y el cumplimiento del acuerdo de Rajoy con el PNV para mejorar el Cupo y llevar a cabo inversiones en Euskadi. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, llamó a negociar a Quevedo, que está en el Grupo Mixto pero que en las elecciones generales concurrió en las listas del PSOE.

“Creemos que hay una oportunidad porque [los populares] no tienen mayoría absoluta y tienen la necesidad de sumar acuerdos”, señaló Quevedo, robando protagonismo a Montoro y al propio Rajoy. Y añadió: “A esta Cámara no le viene mal algo de patriotismo canario”.

Calendario de los Presupuestos

Comisión y vuelta al pleno. A partir de ahora se inicia el debate en comisión, para que el proyecto de Presupuestos vuelva al pleno del Congreso la última semana de mayo.

Más síes que noes. Para aprobar las cuentas en ese debate en el pleno, el Gobierno necesitará conseguir más síes que noes en cada una de las 30 votaciones de las secciones del Presupuesto. Es decir, necesita el voto a favor o la abstención de al menos uno de los diputados que ayer votaron en contra, lo que daría resultados de 176 síes y 174 noes o 175 síes y 174 noes respectivamente. Si no lo lograra en una sola de las votaciones, el proyecto decaería y concluiría el proceso.

Mayoría absoluta en el Senado. Si supera esa treintena de votaciones, el proyecto pasará al Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta. Si all se introdujeran enmiendas, el texto volvería al Congreso para ser aprobado definitivamente del 27 al 29 de junio.

Cuentas de 2018. En junio, el Gobierno debe aprobar el techo de gasto; en septiembre presentaría el proyecto de Presupuestos de 2018.

El presidente del Gobierno disfruta mientras tanto del balón de oxígeno político que le da el primer acuerdo de la legislatura, soporte de la estabilidad de su Gobierno. Esta queda ahora en manos de Quevedo porque, si saliera adelante el Presupuesto, el siguiente escalón sería el de las cuentas para 2018, que empezará a debatirse en otoño, pero el Gobierno podría permitirse prorrogar las cuentas de 2017 y, por tanto, llegar a mitad de legislatura. En caso contrario —si Quevedo vota en contra y los Presupuestos de 2017 no salen—, Rajoy quedaría muy debilitado y en vísperas de una moción de censura, aunque esta no tenga apoyos suficientes para pasar de lo simbólico a lo real.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, afirmó durante su intervención en el pleno que con su apoyo a los Presupuestos pretenden mandar un mensaje de estabilidad a Europa y a los mercados. Y alegó que el pacto con el Gobierno “no perjudica a nadie y rema en favor de principios que interesan a todos”. El PNV asegura que el acuerdo solo es para las cuentas de 2017, pero lo cierto es que incluye compromisos de gasto e inversión para los próximos ejercicios, es decir, anticipa pactos futuros con el Gobierno de Rajoy.

Esteban remarcó que, pese al acuerdo de Presupuestos, hay que “depurar responsabilidades políticas” por la corrupción del PP, pero añadió que el ámbito adecuado para hacerlo no es el pleno en el que se discuten las cuentas públicas. “No parece que una votación de Presupuestos en medio de una difícil coyuntura económica sea ni el mejor escenario ni el más práctico para depurar responsabilidades”, dijo durante el debate.

 

“Si cae el Gobierno...”

 

El portavoz del PNV planteó: “Supongamos por un momento que cayera el Gobierno, cosa harto improbable, por la no aprobación del presupuesto 2017. ¿Nos asegurarían unas nuevas elecciones, las terceras, un Gobierno diferente? ¿De verdad? Desde luego, los sondeos no dicen eso”.

Francisco de la Torre, portavoz de Ciudadanos, defendió su apoyo a los Presupuestos, aunque cuestionó el acuerdo sobre el Cupo vasco, intentando diferenciar entre el sistema de financiación singularizado para una sola comunidad —que Ciudadanos siempre ha rechazado— y el acuerdo sobre las cuentas del Estado.

La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, apoyó los Presupuestos porque ponen, dijo, a su comunidad “en igualdad de condiciones” con el resto de España. “Canarias no puede esperar al nuevo sistema de financiación”, sostuvo Oramas, que consideró que con las nuevas cuentas —que recogen inversiones en Canarias y una actualización del régimen fiscal— “no se está beneficiando” a su comunidad sino que se revierte “una injusticia”.

El grupo socialista ya ha anunciado que presentará “miles” de enmiendas parciales con “seriedad y rigurosidad” para “dar la vuelta” al proyecto de Presupuestos y garantizar que sea justo y solidario. El Gobierno pretende rechazar todas las enmiendas de los grupos, salvo las de los partidos con los que ha pactado, con los que tiene mayoría en la Comisión de Presupuestos. En todo caso, el Ejecutivo tiene capacidad para vetar las enmiendas que descuadren los Presupuestos, es decir, que supongan aumento de gasto o disminución de ingresos.

La portavoz de Podemos, Irene Montero, dijo, tras la votación, que confía en que el PSOE no ceda “su diputado canario”, en referencia a Quevedo, “para facilitar y posibilitar la aprobación de los Presupuestos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información