Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las comunidades del PSOE acusan a Madrid de ‘dumping fiscal’

Las autonomías socialistas reprochan que el Gobierno de Cifuentes sea el único que no grava patrimonio y elimine en la práctica el impuesto de sucesiones y donaciones

García Escudero y Fernández Vara, este martes.
García Escudero y Fernández Vara, este martes.

Las comunidades gobernadas por el PSOE han aprovechado la Conferencia de Presidentes para denunciar la política fiscal que desde hace años practica Madrid. A juicio de las autonomías socialistas, el Ejecutivo de Cristina Cifuentes (PP) ejerce una "competencia desleal", iniciada durante el mandato de Esperanza Aguirre y continuada por Ignacio González, por su política de bajos impuestos.

La armonización fiscal ya fue uno de los asuntos que llevaron, sin alusiones explícitas pero evidentes para los asistentes, a la reunión preparatoria del encuentro de hoy de la semana pasada. Entonces, Madrid acaparó de forma implícita los pensamientos críticosde las siete regiones presididas por los socialistas. Cifuentes ha defendido la "autonomía fiscal" de las comunidades y ha subrayado que las autonomías de régimen común "tienen el derecho a establecer la política fiscal que consideren". El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha echado en cara a Cifuentes al final de la reunión la bonificación que Madrid dispensa a algunos de sus impuestos.

La Comunidad de Madrid es la única autonomía que mantiene la bonificación del 100% sobre patrimonio, el tributo que grava la riqueza. También elimina en la práctica el impuesto de sucesiones y donaciones gracias a la bonificación del 99% de la cuota del tributo. Las comunidades más próximas geográficamente a Madrid, como Castilla-La Mancha o Extremadura, subrayan que dicha cercanía les perjudica aún más que a otras comunidades. Las comunidades del PSOE piden aplicar un tipo mínimo en estos impuestos. El Gobierno de Guillermo Fernández Vara calcula que hay 5.000 extremeños que residen en Madrid por las condiciones tributarias más suaves. En el Ejecutivo de Emiliano García-Page ironizan con que "muchos castellanomanchegos se van a morir a Madrid". Siguiendo esta tónica, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, acusó hace unas semanas a Madrid de comportarse como "un paraíso fiscal", reproche que en privado comparten dirigentes del Partido Popular de otras por lo que consideran "dumping fiscal".

Cifuentes ha replicado que "no se trata de subir los impuestos. Se trata de gastar mejor". "La Comunidad de Madrid financia el 80% de la dependencia y eso genera desequilibrios", ha dicho la presidenta autonómica. "Es importante tener un sistema de financiación justo, que no penalice a las regiones que más aportan" ha añadido tras reiterar su defensa de una fiscalidad baja y el compromiso de no subir los impuestos en la la región que gobierna. "No tengo intención ninguna de que los madrileños paguen más", ha sentenciado.

En el mensaje inicial, Mariano Rajoy ha advertido a los presidentes de que la recaudación fiscal aún no está a la altura de la previa a la crisis económica. En concreto, el presidente del Gobierno ha asegurado que la recaudación sigue estando 20.000 millones por debajo del año 2007, en el que comenzó la recesión económica, que el PIB se recuperará en el primer semestre del año a niveles anteriores.

El jefe del Ejecutivo central ha querido fijar así el marco del debate de la Conferencia de Presidentes y, sobre todo, de cara a la negociación larga e intensa que se inicia ahora sobre el nuevo sistema de financiación autonómica.

Según ha explicado, se crearán unos 400.000 puestos de trabajo, lo que llevará la tasa de paro al 17,6% aproximadamente. La situación, según Rajoy, es mejor que la de 2012, aunque aún se mantengan algunos "desequilibrios".

Más información