Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy y Urkullu se reunirán por primera vez desde 2014

El presidente del Gobierno citará al lehendakari tras la Conferencia de presidentes autonómicos

Sáenz de Santamaría y Erkoreka asisten a la jura de Javier de Andrés como delegado del Gobierno en el País Vasco. Ampliar foto
Sáenz de Santamaría y Erkoreka asisten a la jura de Javier de Andrés como delegado del Gobierno en el País Vasco.

Mariano Rajoy e Iñigo Urkullu volverán a reunirse más de dos años después del encuentro que mantuvieron en La Moncloa en septiembre de 2014. El lehendakari no cree que esta cita, para la que no se ha fijado una fecha, suponga el “deshielo” en las relaciones entre los Gobiernos central y vasco, pero sí ha considerado positivo que Rajoy haya aceptado mantener un encuentro bilateral al margen de la conferencia de presidentes autonómicos prevista para el 17 de enero, a la que no asistirá el mandatario vasco.

Urkullu ha confirmado este lunes que Rajoy le ha remitido una carta en la que muestra su disposición a reunirse y romper el largo periodo de incomunicación entre ambos gobernantes. La misiva del presidente del Gobierno, recibida el pasado 29 de diciembre, es la respuesta a una carta previa enviada por Urkullu en la que le exponía los motivos para no acudir a la cita con el resto de presidentes autonómicos en el Senado.

Rajoy “da por entendidas las razones” esgrimidas por el lehendakari para desmarcarse, según ha revelado el lehendakari en una entrevista en Radio Euskadi. "En la Conferencia se debería tratar sobre el modelo territorial”, ha afirmado Urkullu, quien ha insistido en la necesidad de entablar “una relación bilateral” entre Euskadi y el Estado para “hablar sobre la singularidad vasca".

La comunicación entre el Gobierno central y el vasco ha sido nula desde que Rajoy recibiese a Urkullu en La Moncloa en septiembre de 2014 para tratar asuntos relacionados con la recuperación económica, el empleo y la pacificación. No se habían producido desde entonces nuevos contactos, salvo llamadas de cortesía en ambas direcciones para felicitarse tras las elecciones.

Esa falta de interlocución dio un giro a finales del año pasado, tras los comicios vascos y las generales, cuando ambos Ejecutivos aceptaron sentarse en una mesa para estudiar la retirada de los recursos de inconstitucionalidad anunciados por el Estado contra cuatro leyes vascas, justo después de que el PNV votase, en diciembre pasado en el Congreso, a favor del techo de gasto presupuestario para este ejercicio.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el portavoz del Ejecutivo vasco, Josu Erkoreka, han tratado también de romper el bloqueo. Otro de los gestos que ha permitido suavizar la situación fue la presencia de la número dos del Gobierno en la investidura del lehendakari, ante quien expresó su voluntad de estrechar relaciones oficiales. Sáenz de Santamaría y Erkoreka han vuelto a encontrarse hoy en Vitoria en el acto de toma de posesión del nuevo delegado del Gobierno, Javier de Andrés, quien sustituye en el cargo de Carlos Urquijo, una decisión que los nacionalistas han interpretado como un gesto de acercamiento.

Sáenz de Santamaría ha puesto hoy en valor el diálogo y el acuerdo como método de trabajo entre las administraciones central y vasca, cada una con su "propia voz" pero sin "imposiciones", ha precisado en su discurso. La vicepresidenta ha aprovechado la ocasión para departir brevemente con Erkoreka y el consejero socialista Iñaki Arriola, en presencia del presidente del PP vasco, Alfonso Alonso; del nuevo delegado y del saliente.

Aunque no ha trascendido el contenido de los asuntos tratados en este corto encuentro, Sáenz de Santamaría ha plasmado cuál es el talante del Gobierno tras las últimas elecciones: "Los españoles y los vascos han marcado a los Gobiernos el diálogo como método de trabajo y el acuerdo como marco definidor de la política. Los Gobiernos están llamados a ejercer la corresponsabilidad desde la cooperación y la lealtad", ha dicho.

"Creo que eso debemos ejercerlo en todos los foros y no olvidar ninguno de ellos. Cada uno con su propia voz, sin adhesiones ni imposiciones pero contribuyendo con franqueza a un debate público que nos reclaman los ciudadanos", ha añadido la vicepresidenta.

Más información