Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La decisión de los Anticapitalistas facilita que Errejón pugne con Iglesias

En las filas pablistas se entiende que el anuncio de la tercera familia es prematuro

La decisión de la corriente Anticapitalista de rechazar la oferta de Pablo Iglesias para unirse en una lista integradora allana el camino para que Íñigo Errejón y sus afines decidan también confrontar en el congreso con el líder de Podemos. Así lo interpretan en las filas de ambos sectores, aunque el número dos estudia su estrategia y no ha tomado todavía una decisión. Errejón, que no le disputará el liderazgo, presentará sus propias ponencias y no descarta un pacto posterior.

Pablo Iglesias, líder de Podemos.
Pablo Iglesias, líder de Podemos. EFE

El principal referente de los Anticapitalistas, el eurodiputado Miguel Urbán, sorprendió este martes en Podemos con una declaración de intenciones que define su hoja de ruta a 40 días del congreso del partido. Urbán aseguró a EL PAÍS que su pretensión es tener una lista propia a la dirección en Vistalegre 2 por ser “lo más coherente”, dado que quiere defender una propuesta política propia y diferenciada de la del secretario general. Los Anticapitalistas, el ala más a la izquierda de Podemos, pretenden que el partido recupere las medidas de su primer programa, como la renta básica universal y, a pesar de la cercanía de Urbán con Iglesias, rehúsan su oferta de concurrir juntos. Su decisión, al mismo tiempo, facilita las cosas a Errejón.

El anuncio de Urbán —que representa en torno al 10% del partido, si se toma como referencia la última consulta estatal a las bases que decidió el método de votación del congreso— ha extrañado en los sectores pablistas y errejonistas, porque anticipa ya el escenario que tiene que desarrollarse las próximas semanas. Este jueves se abre el plazo para que se presenten los documentos para el cónclave (político, organizativo, ético y de igualdad), hasta el día 21 de enero. Y a partir del día 23 las candidaturas podrán llegar a acuerdos sobre los documentos.

El entorno del líder insiste en que no hay Podemos sin él

El entorno del secretario general de Podemos insistió este martes en situar las críticas a Pablo Iglesias —que no han sido directas sobre su liderazgo de ninguno de los otros sectores de Podemos, sino de diferencias políticas— como un ataque contra todo el partido. En la línea marcada el lunes por el cofundador Juan Carlos Monedero, quien escribió un artículo titulado Si cae Pablo Iglesias, cae Podemos, otro de los dirigentes cercanos al líder, el secretario de relaciones con la sociedad civil, Rafael Mayoral, parafraseó al exministro José Manuel García Margallo para identificar a Iglesias con la viabilidad del proyecto: “Lo decía el señor Margallo con respecto a Rajoy: están atacando a Rajoy para desmontar el proyecto del PP”, dijo en Cuatro.“Cuando se ataca a Pablo Iglesias, lo que se pretende es desmontar la única alternativa posible que existe al PP y a Mariano Rajoy. Esas son las dos estrategias contrapuestas: los que planteamos que Rajoy debe irse a casa, y los que quieren quitar de en medio a Pablo Iglesias”, aseguró.

En las filas pablistas se entiende que el anuncio de los Anticapitalistas es prematuro, porque ni siquiera han comenzado las negociaciones ni se conocen los documentos. En todo caso, creen que le facilita a Errejón el “relato” si decide presentar una lista propia a la dirección. Como la tercera familia concurre por su cuenta, no se verá tan penalizado por adoptar la misma postura. Ninguno de los dos sectores presentará candidatura alternativa a la de Iglesias a la secretaría general.

Perfil propio

El sector errejonista interpreta también que la intención de los Anticapitalistas les beneficia, porque les permite defender su “perfil propio” sin ser acusados por el entorno de Iglesias como dinamitadores del proyecto. Más aún al ser Urbán, muy próximo a Iglesias, quien también confronte con una lista propia. Se muestra así, creen, que es posible un debate “fraternal”, sin choques.

El número dos y sus afines estudian estos días su estrategia para el congreso sin descartar ninguna opción salvo que Errejón le dispute la secretaría general a Iglesias. El secretario político confirmó en su mensaje de felicitación del año nuevo que defenderá su proyecto. “No renunciaré a poner mis mejores ideas, ingenio y preferencias estratégicas encima de la mesa”, escribió. Errejón presentará, por tanto, sus propios documentos, pero todavía podría llegar después a un pacto con Iglesias. El número dos quiere defender sus ideas pero también evitar el choque de trenes.

El censo del congreso se cierra como querían los pablistas

El censo de simpatizantes que podrán votar en el congreso de Podemos, previsto para los días 10, 11 y 12 de febrero, quedará cerrado a la inscripción al finalizar el día de hoy, esto es, más de un mes antes de la celebración del cónclave. Se trata de una voluntad de los pablistas que ganó en consulta a las bases y de la que discrepan los errejonistas.

Los afines a Íñigo Errejón reclamaban que el censo no se cerrara, sino que se mantuviera abierto durante todo el cónclave para que pudiera participar el mayor número de personas posible, con el argumento de que el partido no se “mire el ombligo”, y con el sentido estratégico de involucrar a sectores más amplios que los militantes de Podemos, que pudieran preferir sus tesis más abiertas. Su propuesta perdió —por escaso margen— en la consulta y Errejón propuso a Pablo Iglesias que estudiara modificar el sistema, sin éxito. El partido lanzó este martes una campaña en redes para animar a la inscripción las últimas horas.