Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Carrefour

PP y PSOE ensalzan el tono del Rey, pegado a los problemas de la calle

Podemos critica que el Monarca no represente a todos los españoles y que su discurso se parezca al de Rajoy

Ángeles Armisén, Pablo Casado y Carlos Fernández, este domingo.

El PP y el PSOE volvieron a coincidir en sus observaciones al discurso de Nochebuena del rey Felipe VI. El PP valoró su tono "optimista y ambicioso", que estuviera "pegado a la calle" y la apelación a la unidad de todos y al respeto a la ley. El PSOE se quedó con el "contenido social" del discurso y advirtió de que solo habrá recuperación "cuando desaparezcan las desigualdades". Ciudadanos consideró que la intervención del Monarca fue una advertencia a los independentistas catalanes y una llamada a convertir la salida de la crisis en una oportunidad para reconstruir a la clase media. La dirección de Podemos criticó el mensaje al calificarlo de "atemporal" y asegurar que no logró representar a todos los españoles. Estas han sido algunas de las reacciones, partido a partido:

Partido Popular

El vicesecretario general de Comunicación y portavoz oficial del PP, Pablo Casado, ha calificado esta mañana en Palencia de "optimista y ambicioso" el discurso del Rey y destacó su "mensaje claro y nítido a los populistas y secesionistas". Casado ha afirmado que en el interior de esa alocución sí se contenían algunas advertencias claras sobre el conflicto separatista en Cataluña —"a buen entendedor, pocas palabras bastan"— y ha recordado el pasaje en el que se refirió a la "unidad frente a quien intenta separar y a los que intentan hacer valer sus intereses partidistas por encima de los generales".

El portavoz del PP ha resaltado también que Felipe VI habló de que "no cumplir la ley es un empobrecimiento moral de la sociedad" y supone "un enfrentamiento estéril que no conduce a nada". Casado ha concluido que las ideas del Monarca habían estado "al nivel de la calle". Y consideró así que el Rey pudo retomar momentos del pasado reciente, como en sus alusiones a la complicada crisis económica ya superada en gran parte, pero también pudo destacar el momento del impasse político vivido en 2016, y finalmente apostó por la necesidad de unión para ahormar el futuro de los jóvenes.

El dirigente popular no desaprovechó la oportunidad para hacer "un balance positivo de este año" tras conseguirse finalmente que en España "ya hay Gobierno que tiende la mano para seguir creciendo y creando empleo".

PSOE

El acento del Rey en los problemas que aquejan a los españoles por un empleo precario y de escasa calidad, así como los efectos de la crisis económica que tanto se hacen sentir en muchos ciudadanos es la parte del mensaje con la que se ha querido quedar el PSOE. Así lo ha puesto de manifiesto el portavoz parlamentario de los socialistas, Antonio Hernando, al considerar "muy acertado" que el Monarca haya reconocido los problemas socioeconómicos y la necesidad de "luchar contra la desigualad".

El dirigente, desde la sede federal del PSOE en Madrid, se ha centrado en estos asuntos abordados por el Rey y que coinciden con la agenda de oposición del grupo socialista. El portavoz ha destacado tres aspectos del discurso del jefe del Estado: "Ha sido un discurso más de futuro que de pasado; con un contenido más social que político y ha destacado más lo que une a los españoles que lo que diferencia".

El PSOE reconoce, como Felipe VI, "el gran esfuerzo que han hecho los españoles" para afrontar la grave crisis. Por tanto, el mérito de la mejoría los socialistas se lo atribuyen a la sociedad, además de mostrar "confianza en el país". Queda mucho por hacer y, según Hernando, "la recuperación económica solo será sostenible cuando desaparezcan las desigualdades".

La educación como elemento clave para el desarrollo social ha sido mencionada por Hernando como una parte a destacar del discurso. El apartado final lo dejó para mostrar la coincidencia con el Rey en el elogio a los funcionarios, con mención especial al sector sanitario y educativo, que son los que más activos en sus reivindicaciones estuvieron durante la pasada legislatura y aún se mantienen con la guardia alta. "Los socialistas compartimos la buena consideración que tiene el jefe del Estado por los empleados públicos, que son fundamentales para mantener la calidad y la importancia de los servicios públicos: los empleados de la sanidad, de la educación, de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Y, por supuesto, nos gustaría destacar que las distintas administraciones tienen que valorar el trabajo que desarrollan todos los empleados públicos, como lo hizo ayer S. M. el Rey", ha añadido Hernando.

Podemos

"Un discurso atemporal. Para avanzar, afrontar nuestros problemas: desigualdad, corrupción, secuestro oligárquico de las, instituciones", ha señalado el número dos de la formación, Íñigo Errejón, en su cuenta en Twitter. "El patriotismo no son palabras vacías. Es rescatar a las familias castigadas por las crisis y construir un país que no deje a nadie atrás", prosiguió antes de señalar: "Algún día tendremos un jefe del Estado elegido democráticamente que diga que hemos de combatir un drama nacional llamado violencia machista".

Pablo Iglesias, líder de la formación, optó, por primera vez desde su aparición en la escena política, por no pronunciarse. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, consideró insuficiente el mensaje. "Un discurso que podría haber firmado Mariano Rajoy, de principio a fin. Supongo que Felipe de Borbón desea representar a todos los españoles, pero desde luego este deseo no se notó en su discurso", mantuvo. "El jefe del Estado empezó hablando de los afectados por las recientes lluvias torrenciales y luego se dedicó a hablar de la crisis como si fuese otro fenómeno meteorológico. Dejando fuera de su discurso a los millones de españoles que saben que no es una crisis, es una estafa".

Las críticas han ido más allá. "Si Felipe de Borbón escuchase a su pueblo, sabría que millones de españoles están señalando a los corruptos y a los privilegiados, así como a sus representantes parlamentarios, como la verdadera causa de tanto sufrimiento. Sabría que millones piden un cambio en las políticas ineficaces, injustas y deliberadas que hecho tanto daño a España".

El dirigente de Podemos ha afirmado que "un Rey que dice lo mismo que el presidente del Gobierno, un Rey que no afronta las causas de los males de su pueblo, un Rey cuyo único reconocimiento a la obvia plurinacionalidad de su país es saludar en cuatro idiomas, es un Rey que ha elegido dejar de escuchar a la gente". "Es un Rey que ha elegido hablar sólo para una parte de su pueblo".

Ciudadanos

La dirección de Ciudadanos interpreta el mensaje de Navidad de Felipe VI como una advertencia a los independentistas catalanes y una llamada a convertir la salida de la crisis económica en una oportunidad para reconstruir a la clase media. Así lo ha explicado este domingo José Manuel Villegas, número dos de Albert Rivera y vicesecretario general de un partido que nació hace 10 años en Cataluña para ofrecer una alternativa al independentismo.

"Compartimos el mensaje que se envía a aquellos que quieren saltarse las leyes y enfrentar y dividir a los catalanes entre nosotros y a los catalanes con el resto de ciudadanos españoles", ha resumido Villegas durante una rueda de prensa en Barcelona. "Coincidimos en que esa división y ese enfrentamiento que se promueve desde algunos partidos y desde algunas instituciones en Cataluña al final van a provocar división, enfrentamiento y sufrimiento, y al final van a ser estériles", ha subrayado. "También compartimos el mensaje de que no se puede negar el derecho a decidir a todos los españoles sobre aquello que incumbe a todos los españoles", ha rematado en referencia a la oposición de su partido a que la Generalitat celebre en 2017 un referéndum de autodeterminación para Cataluña.

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, convocó el viernes a partidos (PDECat, ERC, la CUP), líderes (Ada Colau) y agentes sociales (UGT y CC OO) favorables al derecho a decidir. Juntos decidieron comenzar una campaña institucional para promocionar esa consulta. Al tiempo, el Tribunal Constitucional le recordó el miércoles al Gobierno catalán que debe impedir cualquier iniciativa relacionada con resoluciones ya suspendidas del proceso independentista, en referencia a la aprobada por el Parlament el pasado 6 de octubre que prevé la celebración del referéndum. Y ese mismo Tribunal amparó el mismo viernes a Ciudadanos, anulando el acuerdo para tramitar las leyes de ruptura, al considerar que se vulneró el derecho del partido de Albert Rivera a ejercer las funciones representativas y a participar en los asuntos públicos (solo Junts pel Sí y la CUP participaron de las ponencias).

En ese contexto, Ciudadanos interpreta que Felipe VI hizo referencias veladas al proceso independentista durante su tradicional discurso de Navidad. "Momentos como estos [...] nos recuerdan el gran patrimonio común que compartimos. Un patrimonio que merece el cuidado de todos y que todos debemos ayudar a proteger como lo mejor que tenemos y somos; como lo mejor de lo que nos une", dijo el Monarca. "El progreso, la modernización, el bienestar, requieren siempre de una convivencia democrática basada en el respeto a la ley, en una voluntad decidida y leal de construir y no de destruir, de engrandecer y no de empequeñecer, de fortalecer y no de debilitar", añadió. "Son tiempos para profundizar en una España de brazos abiertos y manos tendidas, donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas".

El partido de Rivera también ha destacado que coincide en la necesidad de reconstruir una clase media "devastada" tras la larga crisis económica y en la apuesta por una España más abierta al mundo que sitúe a la educación como piedra angular de su proyecto de país. Solo dos temas importantes para Ciudadanos se quedaron fuera del discurso real, aunque Villegas lo ha justificado como producto de la falta de tiempo: la lucha contra la corrupción y las reformas institucionales.

PNV

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha afirmado que el mensaje del Rey fue "buenista en lo social, contradictorio en lo político y negacionista en lo territorial". En declaraciones a los medios en la sede del partido en Bilbao, Esteban ha dicho que el discurso fue "un poco como El día de la marmota, solo que si Bill Murray en la película estaba atrapado en el tiempo, el Rey parece que está atrapado en el trono".

El diputado ha considerado que el Rey incurrió en "contradicciones", porque "dijo que no puede caber en la España de hoy la negación del otro" y, a juicio de Esteban, "habría que preguntarse quién niega al otro". "Los nacionalistas vascos no negamos que existe una nación española, pero la Casa Real y los Gobiernos de turno sí niegan la existencia de una nación vasca, que es el sentimiento de muchos vascos", ha señalado Esteban. "Si en la España de hoy no puede caber la negación de otro, debía empezar a apuntárselo la propia Casa Real", ha añadido.

El diputado vasco ha indicado que, cuando Felipe VI habló de "lo inadmisible de la vulneración de las normas y del respeto a la ley", "todos" entendieron que "se estaba refiriendo muy probablemente a la situación catalana, pero debería ampliar el objetivo de su mirada y darse cuenta de que quien empieza a incumplir la ley han sido los propios Gobiernos del Estado".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información