Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Desbloqueo para Euskadi y...Cataluña?

Las negociaciones entre PNV y socialistas parecen abocadas a la creación de un gobierno de coalición

El lehendakari, Iñigo Urkullu, durante un acto en San Sebastián. Ampliar foto
El lehendakari, Iñigo Urkullu, durante un acto en San Sebastián. EFE

Tras ser investido presidente Mariano Rajoy, en unas semanas le tocará el turno a Iñigo Urkullu, del PNV, que será lehendakari, con el probable apoyo del PSE. Las negociaciones entre peneuvistas y socialistas avanzan, con discreción, y parecen abocadas a recuperar la fórmula más aceptada en Euskadi y con resultados más fructíferos: el gobierno de coalición.

Descartados de antemano Podemos y PP, Bildu lo ha culminado al anunciar un candidato alternativo a Urkullu, tras oponerse al eje del programa del PNV, las medidas para salir de la crisis, y plantearle una estrategia independentista que solo reclama el 22% de los vascos, según el último Sociómetro del Gobierno autónomo.

PNV y PSE están muy próximos en políticas clave como la de la salida de la crisis, el cambio en la política penitenciaria para consolidar el fin de ETA, tras cinco años sin terrorismo, mientras avanzan en su punto más polémico: la renovación del Estatuto, con el blindaje de competencias o el reconocimiento de Euskadi como nación. Una reforma constitucional previa daría mayor cobertura a la renovación estatutaria, defiende el PSE. Pero hoy es una incógnita la actitud de Rajoy ante la reforma territorial en esta legislatura.

Ni Rajoy ni Urkullu tienen mayoría. Pero mientras Rajoy está ante una legislatura de duración incierta al tenerse que ganar sus apoyos en cada iniciativa, Urkullu tendrá asegurada la estabilidad con el PSE, pese a faltarle un escaño para la mayoría pues es descartable que el PP acuerde con Podemos y Bildu bloquear al Gobierno vasco. Además, Bildu necesita al PNV en la consolidación del fin de ETA y en propuestas de autogobierno mientras el PP vasco se le acercará porque Rajoy cuenta con el PNV para sumar mayorías en el Congreso.

Rajoy se ha comprometido en el debate de investidura a revisar sus relaciones con el Gobierno de Urkullu, bloqueadas estos cinco años. El PNV está predispuesto al diálogo. Pero quiere una nueva relación. No le bastan acuerdos puntuales sobre los presupuestos como en el pasado. Quiere compromisos globales en la reactivación de la negociación del cupo, la política penitenciaria y la actualización del autogobierno. Confía en que el PSE, su probable socio, comparta estas políticas. En política penitenciaria pretende un pacto con el Gobierno similar al que hubo en la lucha contra ETA.

La salida de Jorge Fernández del Ministerio del Interior sería la primera señal de voluntad de cambio de Rajoy. El Gobierno vasco pretende extender el cambio a políticas, como la territorial. Lo apuntó el portavoz del PNV, en la investidura, al denunciar la ausencia de proyecto de Rajoy para Euskadi y para su reto político más grave: Cataluña.

Más información