Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez mantiene la duda sobre su plan político

El exsecretario del PSOE alarga hasta el sábado el suspense y no dice qué votará en la investidura

Pedro Sánchez (d) al lado de Patxi López (i), en el Pleno de investidura.

El exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez ha decidido mantener el secreto sobre sus planes políticos. La pauta sobre su futuro inmediato la marcará el sentido de su voto el próximo sábado, cuando una mayoría del grupo socialista se abstenga en la investidura de Mariano Rajoy. Aunque los miembros de la gestora piensan que romperá la disciplina de voto, él no lo aclara. “El sábado será otro día”, respondió ayer. Mientras tanto, la división en el partido se petrifica, según se plasmó ayer en la reunión del grupo parlamentario socialista.

Pedro Sánchez mantiene la expectación sobre si acatará la decisión del comité federal del PSOE de abstenerse el sábado en la segunda votación a la que se someta el candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy. “El sábado será otro día, ya lo verán”. Esta fue la respuesta a la pregunta de los periodistas que le rodearon cuando apareció en el patio del Congreso en dirección al hemiciclo. Nada se sabía del exlíder del PSOE desde el pasado 1 de octubre, cuando tras un tormentoso comité federal presentó su dimisión ante la derrota de su propuesta de celebrar de inmediato un congreso extraordinario para dirimir el liderazgo del partido. Después, se ausentó de España unos días con su familia y hasta ayer no reapareció y ocupó el escaño que le ha asignado la dirección del grupo parlamentario en la cuarta fila del hemiciclo. “No me corresponde a mí hacer valoraciones sino a la dirección del grupo”, respondió cuando se le requirió algún comentario sobre el discurso de Rajoy. “Votaré no con mis compañeros”, apuntó, en referencia a la primera votación de hoy.

Mientras Sánchez dejaba la estela de la duda, muchos diputados que comparten con él la tesis de que el PSOE no debe abstenerse peleaban dialécticamente en la reunión del grupo parlamentario, celebrada a puerta cerrada. Como ya ocurrió en el comité federal, ayer se volvió a defender una abstención mínima, la imprescindible para desbloquear la situación política pero sin arrastrar a todo el grupo parlamentario. Pero eso no ocurrirá. Nada se va a mover ya, según se pudo apreciar de las intervenciones en la reunión interna. No hubo tiempo suficiente para que hablaran todos los que pidieron la palabra porque llegaba la hora del pleno y empezaba la intervención de Rajoy. Odón Elorza fue uno de los que se quedó sin poder tomar la palabra y defender que se permitiera la libertad de voto en razón de la conciencia, como determina el artículo 33 del reglamento del grupo socialista.

Carta de Hernando

Esa posibilidad la zanjó previamente el portavoz del grupo, Antonio Hernando, con una carta a los 84 diputados. En la misiva les recordaba que no hay lugar para esa invocación ya que la decisión de abstenerse viene del órgano superior de poder del partido, el comité federal. Tampoco cabe la abstención técnica.

Entre los que intervinieron en la reunión del grupo parlamentario, estaban lo que apoyaban la abstención para no repetir las elecciones, con los argumentos de la resolución aprobada en el comité federal; los críticos que mantienen el no a la investidura de Rajoy pero acatarán la decisión del partido, y quiénes no lo harán. El expresidente del Congreso Patxi López pidió la abstención solo de 11. Soraya Rodríguez replicó que una abstención solo de 11 “sería vergonzosa y en política lo que no se puede hacer no se puede explicar”, dijo. “No podremos hacer oposición juntos si no explicamos que abstención es solo abstención”, continuó. A favor del no se pronunció la diputada catalana Meritxell Batet, que pidió al PSOE que respetara las razones del PSC para votar contra Rajoy. Esa fue la decisión que adoptó el martes el consejo nacional del PSC por 241 votos a favor y una sola abstención. En esa reunión, y ayer mismo, Batet aseguró que los socialistas catalanes quieren seguir “construyendo socialismo con el PSOE”.

Del lado de la defensa de la abstención intervino también Eduardo Madina que pidió respeto a una decisión democrática que está por encima de la ética personal y que no debe contraponerse a la ética de una organización en la cual se milita voluntariamente. En este intercambio de posiciones, intervino el exsecretario de Organización César Luena que sí acatará la decisión. “No tengamos miedo a Podemos”, pidió el diputado valenciano Ciprià Císcar.

El ambiente de tensión en la reunión de grupo se puso de manifiesto cuando desde la mesa el secretario general del grupo, Miguel Ángel Heredia, quería cortar ya las palabras por falta de tiempo y se encontró con una pregunta en alto de la diputada extremeña Pilar Lucio. "Si bastan once diputados para el objetivo que decís perseguir, por qué queréis someter a todo el grupo, que objetivo perseguís realmente, confesadlo", expresó según distintos compañeros suyos presentes.

Voluntarios para la abstención técnica

José Luis Ábalos, secretario general de la provincia de Valencia, defendió la abstención técnica y se ofreció voluntario para ser uno de los 11 diputados socialistas que se pronunciaran de esta forma “pese a ser un firme partidario del no”. Ábalos, que pertenece a la dirección de grupo, señaló que una abstención “reducida” contribuiría a “garantizar la cohesión del grupo y a evitar riesgos de ruptura”, como el que amenaza a la relación entre el PSOE y el PSC.

Esther Peña, diputada de Castilla y León, se ofreció como Ábalos voluntaria, aunque no lo pudo expresar en la reunión del grupo parlamentario. “Mantengo mi no porque lo creo, porque la totalidad de asambleas de mi provincia [Burgos] apuestan por eso y porque creo que no es necesario más que votar 11. Aun con todo esto, me ofrezco a ser una de las 11 abstenciones para que mis compañeros puedan votar que no”, explicó. “Ofrezco mi posición para llegar a un pacto que procure en estas 48 horas la abstención técnica y mínima, y se pueda visualizar que la mayoría del PSOE está por el no a Rajoy”, concluyó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información