Rajoy y Rivera incluyen en su pacto 100 medidas para atraer a Sánchez

Ciudadanos asegura que ha pactado con el PP 100 de las 150 medidas que firmaron con el PSOE. El líder popular no descarta presentarse a una segunda investidura

Más información

La negociación se prolongó hasta las dos de la madrugada. Antes, Mariano Rajoy y Albert Rivera se habían reunido en secreto para solucionar el último escollo: o reducir senadores o eliminar Diputaciones, según fuentes del PP. Tras una semana de conversaciones y una amenaza de ultimátum de Ciudadanos, los equipos negociadores —12 personas— redactaron un pacto que incluye 150 medidas y una suerte de epitafio: “El presente acuerdo compromete a las formaciones firmantes una vez que el Congreso otorgue su confianza al candidato en la próxima sesión de investidura”, dice en su última línea. Es decir, si el resto de partidos mantiene su posición y Rajoy no es investido presidente en la votación del viernes [para la que le faltarían 11 abstenciones], el pacto moriría sin haber entrado en vigor.

“Es un acuerdo muy positivo pero insuficiente”, admitió el propio líder del PP. Preguntado por si se comprometía a apoyar esas medidas pasado el debate de investidura, contestó: “No sé de una manera absoluta lo que va a suceder en la votación, pero en este acuerdo me encuentro cómodo”. Rivera declaró que el pacto caduca el viernes si no hay investidura, pero añadió que su ejecutiva estudiaría el siguiente paso. Rajoy afirmó que su “obligación” es “perseverar” y no descartó volver a intentarlo antes o después de las elecciones vascas del próximo 25 de septiembre.

Ambos líderes animaron al resto de partidos a sumarse a un acuerdo que definieron como “abierto” también para ser ampliado, e hicieron múltiples llamamientos al PSOE para cambiar su voto. Rivera dijo que cien de las 150 medidas acordadas con el PP estaban en el pacto que firmó con Sánchez en febrero y, sin mencionarle, criticó que, mientras ellos “se mojaban” otros “se abstienen de España”. “Hemos cumplido con nuestra obligación. Falta que los demás cumplan”, añadió Rajoy.

El líder de Ciudadanos que, si nada cambia, va camino de su segunda apuesta de investidura fallida, reivindicó con estas palabras los acuerdos firmados con Sánchez en febrero y con Rajoy este domingo: “Las medidas que hemos pactado con el PP, junto al pacto que firmamos con el PSOE, representan el bloque de reformas más importante que dos partidos políticos han firmado en los últimos 25 años en este país”, dijo.

El pacto entre el PP y Ciudadanos contiene cesiones por ambas partes, propuestas imposibles de materializar sin el apoyo de otros partidos (como la reducción del número de senadores) y redacciones, en algún caso ambiguas, que permiten que este mismo domingo cada partido interpretara de manera diferente medidas pactadas.

En el capítulo de cesiones, Ciudadanos renuncia, por ejemplo, a la supresión de las Diputaciones, pero el PP acepta ahorrar 1.000 millones en la Administración, incluidas las instituciones provinciales. También el complemento salarial para rentas bajas (con un coste de 7.600 millones de euros) y reducir a tres los tipos de contrato (indefinido, temporal con indemnización creciente y para la formación). Ambos pactaron recuperar el gasto en dependencia previo a la crisis, ampliar y equipar de forma paulatina los permisos de maternidad y paternidad, un plan contra la pobreza infantil con 5.680 millones de euros y otro para la gratuidad de los libros de texto con 1.400 millones.

En cuanto a la interpretación del pacto, Rivera aseguró que se recuperaría el 7% que denuncia que dejaron de pagar los acogidos a la ley de amnistía por los ejercicios que Hacienda consideró prescritos, pero el PP niega que la revisión sea sobre el criterio de aplicación de la ley. El texto dice que se hará “dentro de los límites de la normativa tributaria”.

Como ya ocurrió cuando el PP aceptó las seis primeras condiciones de Ciudadanos, el pasado de agosto, la actitud de Rivera y de Rajoy fue muy distinta al presentar su pacto este domingo. El primero volvió a emplear un tono triunfal: calificó de “valientes” a sus diputados y “hemos arrancado” fue su expresión más repetida. Rajoy se mostró “satisfecho” pero acortó el recorrido de algunas de las promesas de Rivera, como la de la “mesa de trabajo para impulsar la reforma constitucional”. “Estudiar la posibilidad de reformar la Constitución”, dijo el líder del PP, “no quiere decir que vayamos a reformarla”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción