Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE responde a la presión ampliando su ‘no’ a los Presupuestos

El líder socialista asegura estar dispuesto a reunirse con Rajoy

Sin el PSOE no hay investidura y sin investidura no habrá Presupuestos. Pero, aun así, el líder socialista, Pedro Sánchez, quiso adelantar este viernes que sus diputados votarían en contra de unas hipotéticas cuentas para 2017 que pudiera presentar un Gobierno de Mariano Rajoy. El PSOE sigue manteniendo que votará no a Rajoy, tal y como aprobó su Comité Federal por unanimidad, y, por lo tanto, es imposible que haya un Gobierno a principios de septiembre para presentar esos Presupuestos. En todo caso, Rajoy puede ya constatar que no tendría mayoría para aprobar esas hipotéticas cuentas.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez.

Rajoy tiene imposible, a día de hoy, sacar adelante su investidura tras el debate que se inicia el 30 de agosto en el Congreso. Los 32 escaños de Ciudadanos y el de Coalición Canaria, sumados a los 137 del PP, le darían 170 votos, a seis de la mayoría absoluta y por debajo de los 180 noes que recibiría en la segunda ronda. Y, además, ahora ya puede constatar que, en el caso improbable de que sea presidente a principios de septiembre, tendrá muy difícil aprobar unos Presupuestos.

Por eso, el PP y el Gobierno se lanzaron este viernes a redoblar la presión sobre los socialistas, con el argumento de la responsabilidad de evitar unas hipotéticas terceras elecciones que, según la fecha decidida por Rajoy, se celebrarían el día de Navidad. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría anunció en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que Rajoy llamará en breve al secretario general del PSOE para hacer un último intento de convencerle de que cambie su voto. Previsiblemente, le convocará para que mantengan una reunión la próxima semana. Según la número dos del Gobierno, el líder del PP será “muy constructivo” en esa última gestión para evitar lo que hoy parece inevitable y lograr la rectificación del PSOE.

Pero Sánchez ratificó este viernes que sus diputados votarán en contra de esa investidura, tal y como aprobó su comité federal. Considera que un posible acuerdo entre el PP y Ciudadanos, aunque eleve el respaldo a Rajoy a los 169 escaños, no es suficiente para cambiar su posición y otorgar las 11 abstenciones de diputados socialistas que serían precisas para que Rajoy pudiera ser investido presidente del Gobierno el 2 de septiembre. Y, de paso, Sánchez amplió ese rechazo a unos hipotéticos Presupuestos para 2017 que pudiera presentar Rajoy si fuera elegido.

En el caso muy improbable de que Rajoy fuera presidente y pudiera presentar las cuentas no tendría mayoría suficiente para aprobarlas, aunque contara con los votos de Ciudadanos. El resto de la Cámara —PSOE, Podemos y los partidos nacionalistas y soberanistas— las rechazaría en el debate de totalidad. Es decir, casi con toda seguridad, pase lo que pase en la investidura, los Presupuestos de 2016 —cuyo proyecto debería estar en trámite antes de final de septiembre— se prorrogarán para 2017. Eso ha ocurrido cuatro veces en democracia.

“El PSOE es la alternativa al PP, no un aliado potencial”, dijo Sánchez. “El PSOE votará en contra de la investidura y de los Presupuestos, que seguro que traerán más recortes”, remató.

Lo que sigue sin hacer el PSOE es aportar un plan alternativo al rechazo a la investidura del presidente del PP y a la celebración de nuevas elecciones el 25 de diciembre. “Lo que tiene que hacer Rajoy es acordar con sus aliados potenciales. Uno de ellos es Ciudadanos, pero le recuerdo que con eso no llega a ser investido. Tiene que seguir hablando, negociando, pero tiene que seguir haciéndolo con sus aliados, entre los que no está el PSOE”, insistió Sánchez, tras recordar que el PP no “necesitó” a los socialistas para conformar la Mesa del Congreso. Entonces, el partido de Rajoy tuvo votos de Convergència y del PNV, pero estos no están dispuestos ahora a apoyar al líder del PP.

Sánchez dijo que, en todo caso, atenderá la llamada de Rajoy. “Estoy dispuesto a reunirme con él” aseguró. Pero de nuevo remarcó que no habrá cambio en el sentido del voto de los socialistas: “El PSOE no se va a abstener ante la corrupción, la desigualdad, la precariedad y el desempleo”, zanjó. “Lo puedo decir más alto, pero no más claro”.Anoche no se había producido llamada alguna de La Moncloa al PSOE, según fuentes próximas a Pedro Sánchez.

El líder socialista rechazó el miércoles pactar con Rajoy la fecha del debate de investidura, lo que fue utilizado este viernes por la vicepresidenta del Ejecutivo para descalificar las críticas del PSOE al momento elegido por el líder del PP (el 30 de agosto, lo que implicaría unas hipotéticas terceras elecciones el día de Navidad).

Ningún dirigente socialista o miembro del comité federal se ha pronunciado públicamente a favor de cambiar el no por una abstención. Sí lo hizo el expresidente Felipe González, pero Sánchez restó importancia a las voces que desde fuera de la dirección del partido abogan por que replantee su postura. El líder socialista recalcó que la fortaleza de su formación es el “debate interno” y que los acuerdos alcanzados —como el del comité federal— se lleven a la práctica. Por eso, reiteró, “el PSOE votará en contra”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información