Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nacionalistas cierran la puerta a cualquier negociación con Rajoy

Convergència y PNV no acordarán los presupuestos tras negar su apoyo a la investidura

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en una reciente rueda de prensa. Ampliar foto
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en una reciente rueda de prensa. EFE

Los partidos nacionalistas no participarán en ninguna de las negociaciones que está llevando a cabo el presidente en funciones, Mariano Rajoy, para poder formar Gobierno. No podrá contar ni con el Partit Demòcrata Català (la antigua Convergència) ni con el Partido Nacionalista Vasco (PNV), que afronta unas elecciones autonómicas en septiembre, para la investidura, pero tampoco para los Presupuestos. Ambas formaciones, con las que en otras ocasiones el PP ha establecido alianzas, se desmarcan de la ronda de contactos que sigue Rajoy después de sus encuentros con el PSOE y Ciudadanos.

El encuentro que Rajoy mantuvo el miércoles con Albert Rivera abrió un resquicio en el encapotado panorama político. Pero por debajo del optimismo de Rajoy fluía la realidad: el PP no ha logrado sumar para la investidura ningún apoyo más al de sus 134 diputados y los tres de sus coaligados, Unión del Pueblo Navarro (UPN, dos escaños) y Foro Asturias. Más allá del canal de comunicación permanente abierto con Ciudadanos y las presiones al PSOE para “reblandecer” su posición, la hoja de ruta de Rajoy pasa por “despachar con los demás” antes de reunirse con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, para determinar cuándo podrá someterse a la investidura.

 ¿Qué puede esperar de los demás? Rajoy ha perdido en la antigua Convergència un decisivo aliado. Fuentes de la formación catalana insisten en que “no hay ni una posibilidad” de negociar nada. “Francesc Homs lo ha dicho muy claro”, explican. Después de que los ocho diputados del ahora Partit Demòcrata Català se hayan quedado sin grupo parlamentario en las Cortes, con la consecuencia inmediata de perder más de 4,5 millones en asignaciones, la posición de la organización respecto al PP se ha radicalizado. En plena conmoción por el destierro al Grupo Mixto, Homs afirmó en Catalunya Ràdio: “Me atrevo a asegurar que ni Mariano Rajoy ni ningún miembro del PP será presidente del Gobierno español”. “Rajoy no será presidente y no sabe lo feliz que seré”, zahirió. El puente levantado con la elección de la Mesa del Congreso y el apoyo con votos secretos (que Convergència niega) a candiatos del PP, está roto. La resolución independentista del Parlament ha dinamitado toda posibilidad de entendimiento.

Pese a que la relación con el PNV no es tan inflamada, Rajoy tampoco puede esperar ningún apoyo inmediato de este partido, que ya se ha metido de lleno en el proceso electoral vasco. Tras su encuentro con el Rey, su portavoz, Aitor Esteban, insistió en que sus cinco diputados votarían no a la investidura de Rajoy. “Si nos llaman, estaremos”, aseguran fuentes del partido, “pero nuestro doble no [para la primera y la segunda votación] es inamovible”. “Hablar”, puntualizan, “no es pactar”.

“Los más innegociables”

El PNV, que votó en blanco a la vicepresidencia del Congreso y ha conseguido formar grupo en el Senado gracias a la cesión de senadores del PP, aleja cualquier atisbo de esperanza: “Nuestro no está en el grupo de los más innegociables”. Para la investidura y también para los Presupuestos: “A ese nivel no vamos a participar”. Incluso descartan las sospechas “interesadas” que apuntan que tras las elecciones vascas, que se celebrarán el 25 de septiembre, la disposición del PNV podría cambiar. “No es así”, rechazan estas fuentes. “Los cuatro años de Rajoy no han podido ser más nefastos y negativos para el País Vasco”, justifican. El PNV refuta que se le considere un partido “afín” al PP cuando mantiene acuerdos con el PSOE en Euskadi.

Javier Esparza, portavoz de UPN, tiene el compromiso de que sus dos diputados apoyen a Rajoy en la investidura, pero “todo lo demás hay que negociarlo”, explica. Para Esparza, el mensaje de los ciudadanos ha sido “que el PP gobierne en minoría y llegue a acuerdos con otros”. “Eso puede ser positivo”, defiende.

La representante de Coalición Canaria, Ana Oramas, que en la anterior legislatura apoyó a Sánchez, está predispuesta a hablar con Rajoy, pero partiendo de que “no se trata de una adhesión sino de una negociación”. Pero pide acuerdos “más allá” de la investidura. Solo dispone de su escaño, pero una gran experiencia en acuerdos: su formación ha garantizado la estabilidad de Gobiernos del PSOE y del PP. “No somos importantes para la investidura, pero sí lo somos para el día después”, explica. “Una cosa es negociar una investidura, pero es mucho más difícil el día siguiente”, advierte.

El PP tampoco puede encontrar apoyo en Nueva Canarias, partido coaligado con el PSOE. Su diputado, Pedro Quevedo, transmitió al Rey que la posición del partido es no apoyar a Rajoy y que su candidato es Pedro Sánchez. Con todo, si Rajoy le llama, acudirá: “Somos gente sensata y hablamos con quien haya que hablar”. Quevedo está dispuesto a discutir de los Presupuestos, de la agenda canaria, pero asegura que “no es de eso de lo que se está hablando”. “Lo que pretende Rajoy es la aclamación y el apoyo y luego hablamos. O aclamación o terceras elecciones”, concluye.

El muro de Podemos, ERC y Bildu

Hay tres formaciones que alardean de su oposición frontal al PP y que, aseguran, se enorgullecen de que Mariano Rajoy no haya ni siquiera intentado pedir su respaldo. Se trata de Podemos, Esquerra Republicana y Bildu. A la última el presidente en funciones ni se dirigió. Sí se reunió el pasado mes de julio con Pablo Iglesias y con los portavoces de ERC, Joan Tardà y Gabriel Rufián.

El líder del PP es consciente de que no podría entablar un diálogo con alguno de estos dos partidos. La dirección de Podemos aseguró ayer que “no hay prevista ninguna reunión” con el jefe del Ejecutivo. El número dos de la formación, Íñigo Errejón, lo achacó a que los populares saben que no existe posibilidad de entendimiento con Iglesias y que sus proyectos están en las antípodas.

Más información