La abogada de Manos Limpias se sumó a la estrategia de Luis Pineda contra el BBVA

Virginia López Negrete intervino en 2013 en la junta general del banco para impugnarla junto a Ausbanc

Virginia López Negrete, abogada que representa a Manos Limpias y que acusa a la infanta Cristina en el juicio del caso Nóos, se sumó en marzo de 2013 a la supuesta estrategia de acoso del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, contra el BBVA. La letrada intervino en la junta general del banco presidido por Francisco González y se adhirió a las impugnaciones formuladas por Ausbanc Consumo y Ausbanc Empresas, según las actas del órgano social a las que ha tenido acceso este periódico. Además, López Negrete se adhirió expresamente a las intervenciones ante la junta de Pineda y de Hermenegildo García, director de Comunicación de Ausbanc.

La abogada Virginia López Negrete el pasado 10 de junio en Palma.
La abogada Virginia López Negrete el pasado 10 de junio en Palma.Atienza (EFE)

Según las actas, López Negrete se presentó ante la junta del BBVA en una doble condición: la de “accionista del banco desde hace muchos años” y la de abogada y “directora técnico jurídica” de la acusación popular de Manos Limpias en el caso Nóos. En su intervención, la letrada acusó al banco de “unir su suerte al devenir del procedimiento contra la trama Nóos” por mantener como director del departamento de Responsabilidad Social Corporativa a Antoni Ballabriga, para el que Manos Limpias acababa de pedir por segunda vez la imputación en la causa contra la Infanta y su esposo, Iñaki Urdangarin.

Más información
El BBVA acusa a Ausbanc ante el juez por su “acoso y agresión”
El juez Pedraz cita como testigos a Blesa y Miquel Roca por Manos Limpias
Ausbanc obtuvo 39 millones de entidades bancarias en 10 años
“El malo soy yo, señoría”
Virginia López Negrete, caminar sobre el alambre

“Esa persona [Ballabriga] ha trabajado para el Instituto Nóos, primero como externo, luego en nómina y girando facturas falsas que ha reconocido como ciertas en su declaración en el juzgado de Palma de Mallorca en abril de 2012 ante el juez Castro y esta letrada (…). Yo no creo que el señor Ballabriga sea la persona correcta para llevar la reputación de este banco”, manifestó López Negrete ante la junta, según las actas. Antoni Ballabriga estuvo imputado en el caso hasta octubre de 2012, cuando el juez Castro le levantó la imputación.

La abogada exigió, como accionista antigua, aunque le convenía para actuar contra Ballabriga en Nóos, saber “qué facturas se han pagado externamente al señor Ballabriga y al Instituto Nóos por el banco. López Negrete recalcó que sus manifestaciones no eran un “brindis al sol” sino que las hacía por su conocimiento del caso Nóos como “directora jurídica de dicho procedimiento” y exigía saber “quién se va a hacer responsable de la reputación del BBVA en el caso de que el señor Ballabriga resulte imputado y condenado”.

Según ella, el caso de Ballabriga deterioraba “gravemente” la “imagen y solvencia” de la entidad y sobre todo su reputación.

En unas anotaciones manuscritas adjuntadas a la intervención, López Negrete iba más allá de los ataques al banco por el caso de Ballabriga. La letrada anunciaba su voto negativo a todos los puntos del orden del día y su decisión de impugnar la junta. Y añadía: “y en su caso adherirme a la impugnación de la misma que formule Ausbanc Consumo y Ausbanc Empresas”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La abogada de Manos Limpias cerraba su intervención con otro anuncio: “Me adhiero a la intervención de D. Hermenegildo García y a D. Luis Pineda en la representación que ostente, y solicito, por su importancia y directa conexión con la cuenta de resultados, que se aclaren cumplidamente sus preguntas, dándose respuesta a las mismas en esta Junta General de Accionistas”.

El pasado 7 de junio, el BBVA, el banco que más se ha defendido de la extorsión de Ausbanc, se personó como acusación particular en la Operación Nelson contra el entramado de Luis Pineda, hoy en prisión. La entidad se considera "víctima" directa de la "estrategia de acoso y agresión" de Ausbanc. Esta consistía, a grandes rasgos, en atacar —tanto en los medios de comunicación como en los tribunales— a los bancos y cajas que se negaban a pagar grandes cantidades económicas a la organización de Pineda.

En su escrito, el BBVA detalla la "feroz campaña de acoso y desprestigio" a que la sometió Ausbanc tras negarse, a partir de 2007, a someterse a los pagos. La estrategia incluía, según el escrito de personación, "artículos denigratorios" contra el banco y sus directivos, acoso en las redes sociales, la impugnación de las juntas de accionistas de la entidad y la presentación de demandas en los tribunales. Estas denuncias, que eran sistemáticamente archivadas, servían, durante su tramitación, para que la organización de Luis Pineda atacara la imagen del banco al tiempo que planteaba sugerencias de colaboración.

En declaraciones a este periódico, Virginia López Negrete se desvincula de cualquier tipo de actuación concertada con Luis Pineda para extorsionar al BBVA. “Acudí a esa junta como hacen cada año cientos de accionistas para hacer uso de mi derecho a la palabra, plantear mis reivindicaciones y defender mis intereses. Acudí sola y voluntariamente para poner en conocimiento del banco unos hechos que creía importantes. Allí me encontré con Pineda, al que conocía de otras causas", señala.

"Por entonces Ausbanc era una organización con reputación de defender a los consumidores y yo desconocía total y absolutamente cualquier actuación supuestamente extorsionadora del señor Pineda. Recuerdo que él me pidió que me adhiriera a algunas de sus reivindicaciones que yo creía justas, como las cláusulas suelo, las comisiones y otras malas prácticas bancarias y no tuve inconveniente en hacerlo”, sostiene. Y afirma: “Si yo estuviera en un acuerdo con Pineda para extorsionar al BBVA no iba a ser tan idiota de fijar en un papel con mi letra una adhesión a sus posturas”.

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS