Los centros católicos tienen más padres de izquierdas que el resto, según un estudio

Una encuesta de Escuelas Católicas señala que el apoyo a la asignatura de Religión es mayoritario

Alumnos realizan un examen en un centro público de Madrid.
Alumnos realizan un examen en un centro público de Madrid.ÁLVARO GARCÍA

"¿Cómo se posiciona usted ideológicamente? ¿Se considera una persona de izquierdas?". El 41,10% de los padres de colegios católicos respondieron afirmativamente a la segunda pregunta, un poco por delante de los progenitores con hijos en todo tipo de centros (40%) y de los que escolarizan en centros públicos o privados (39,8%).

Más información
El Supremo entra en el debate de la escuela concertada
El PP explota el conflicto educativo como arma electoral
Enseñanza cierra más grupos de concertada que de pública

Esta es una de las conclusiones del estudio Demandas educativas de los padres en España, presentado este miércoles por la Federación de Escuelas Católicas (Fere), que aglutina el 60% de la enseñanza concertada en España. "Nos parece que hay instaladas en la sociedad actual afirmaciones que partían más bien de perjuicios, de tópicos", ha señalado en la presentación el presidente de Fere, Juan Carlos Pérez Godoy, para explicar los motivos de encargar este trabajo.

"Los centros católicos tampoco son un sitio en el que se vaya a adoctrinar a los hijos", ha añadido José María Alvira, secretario general de la federación, que considera que hay "muchas personas de izquierdas religiosas", aunque admite que no se preguntó a las familias "si se consideran de centro o de derechas" en las encuestas.

Religión en la calle y en la escuela

El informe de esta federación señala también que 9 de cada 10 padres apoyan que el Estado siga financiando la educación concertada. El 67% respalda que la asignatura de Religión se ofrezca en centros públicos, privados y concertados, y el 98,3% de los padres consideran que se debería seguir permitiendo la celebración de actos religiosos como procesiones en las vías públicas. "Hay un apoyo mayoritario a la religión en la calle y en la escuela", añade Alvira.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El estudio, del que se ha repartido a la prensa un resumen ejecutivo, no incluye preguntas sobre las cuotas voluntarias que se pagan en los centros concertados y que, en algunos casos que han trascendido públicamente, se convierten en obligatorias y con altas cuantías. "La pregunta que debería haberse hecho es si la financiación que reciben los centros concertados responde al coste real", ha señalado a este respecto Alvira, que asegura que el dinero que reciben los centros concertados "es la mitad que el de la escuela pública". "Al menos en nuestras escuelas las cuotas son voluntarias, si hay algún caso que se diga con nombres y apellidos y les llamaremos la atención", añade.

El debate sobre la escuela concertada ha entrado de lleno en la precampaña electoral tras las movilizaciones promovidas por Escuelas Católicas en la Comunidad Valenciana, que apoyaron públicamente dirigentes del PP. Allí, el nuevo Gobierno de PSOE y Compromís ha aplicado distintas medidas de control sobre la escuela concertada. "El estudio no tiene ninguna motivación en este momento electoral", ha indicado Pérez Godoy. El trabajo, con dos encuestas de 400 y 1.000 entrevistas respectivamente, tiene los cuestionarios hechos desde hace un año y se completó a finales de 2015. Lo ha elaborado el Instituto Universitario de la Familia de la Universidad Pontificia de Comillas, dirigido por el profesor Fernando Vidal.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS