Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santamaría: “Nosotros no hemos descubierto Venezuela en campaña”

El Consejo de Seguridad hace un informe de seguimiento de la inseguridad en ese país caribeño, pero no aprueba nuevas medidas

Montoro, Margallo, Rajoy y Moragas, este viernes.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, justificó este viernes la oportunidad de convocar una reunión —que luego admitió como ordinaria— del Consejo de Seguridad Nacional para abordar la preocupación por Venezuela por la creciente inseguridad en el país caribeño, por el decreto de estado de excepción acordado por Nicolás Maduro el pasado 13 de mayo y porque es un asunto habitual de discusión durante toda la legislatura en el Consejo de Ministros. Santamaría rechazó las acusaciones de oportunismo y electoralismo formuladas por los líderes del PSOE y Podemos. Y sobre el reciente viaje de Albert Rivera a Caracas agradeció su apoyo a los derechos humanos y los valores democráticos, pero le lanzó un aviso en clave electoral: "Nosotros no hemos descubierto Venezuela en campaña".

El Gobierno quiso incluir en el orden del día del Consejo de Seguridad Nacional, programado en principio para abordar el balance anual de los riesgos, planes y objetivos prioritarios para España, la situación de inestabilidad política, económica y social en Venezuela. La vicepresidenta intentó en todo momento explicar esa cita como un paso más en la habitual dedicación y fijación de España por los problemas que se constatan desde hace tiempo en ese país y no porque falten apenas 15 días para el inicio oficial de la campaña de las elecciones del 26-J.

Soraya Sáenz de Santamaría apuntilló que en Venezuela hay muchos y diversos intereses españoles, desde los más de 200.000 nacionales residiendo allí hasta otra cifra similar de doble nacionalidad y también por la presencia de muchas empresas y multinacionales de origen español. El informe estudiado en el Consejo de Seguridad Nacional no aportó ni nuevas medidas acordadas por el Ejecutivo ni una visión diferente de la expuesta la semana pasada cuando se procedió a conceder la nacionalización urgente de seis venezolanos perseguidos o en ocasiones precedentes sobre otros conflictos bilaterales.

Santamaría solo aportó como novedad que el embajador de España en Venezuela volverá rápidamente a su destino, tras haber sido retirado de su función por los enfrentamientos con Maduro, y que se vigilará a partir de ahora más estrechamente la situación de los consulados, por si hace falta reforzar sus dotaciones y medios.

La número dos del Gobierno insistió mucho en contextualizar la discusión sobre Venezuela ahora en la cita del Consejo de Seguridad Nacional "por el deterioro tan importante de la seguridad" y luego añadió otras razones como "el desabastecimiento y los índices de delincuencia más altos del mundo". La conclusión de Santamaría tras la reunión fue que todas esas cuestiones "obligan a reforzar nuestra presencia y a estar más pendientes".

La vicepresidenta no quiso comentar las últimas provocaciones de Maduro invitando a otros candidatos españoles, incluido el actual presidente en funciones, Mariano Rajoy, a visitar Venezuela ahora para conocer su realidad sobre el terreno y evitó la confrontación directa, aunque apuntó: "Él puede decir lo que tenga por conveniente, pero nuestra presencia ha sido constante y nuestra preocupación, continua. Y esos ataques lo único que persiguen es disfrazar la violación de los derechos humanos y la falta de respeto a la democracia".

Preguntada directamente por las acusaciones que han formulado los líderes del PSOE, Pedro Sánchez, y de Podemos, Pablo Iglesias, sobre la oportunidad política de reunir justo ahora al Consejo de Seguridad Nacional, la vicepresidenta aludió a que este Gobierno del PP lleva toda la legislatura anterior abordando el asunto en sus Consejos de Ministros periódicamente y que ella particularmente responde a preguntas sobre ese país de manera regular: "Obedece a una preocupación constante".

Sobre el reciente viaje de Rivera a Caracas, del que informó previa y posteriormente al ministro español de Exteriores, Santamaría admitió que el líder de Ciudadanos había explicado su plan a José Manuel García Margallo y, aunque soltó la frase de que el PP no ha descubierto Venezuela en esta campaña como otros sí, quiso valorar que las metas de ambos partidos son las mismas: "Entiendo la preocupación de todo el mundo por Venezuela porque es para preocuparse". En esa línea agregó, para diferenciar a Rivera de Iglesias y otros líderes como Alberto Garzón, de IU, que justifican en muchos casos las actuaciones del Gobierno de Maduro: "Cuando uno está en la vida política, en un país democrático, bienvenidos los que vengan a trabajar por la defensa de los derechos humanos y la democracia".

La vicepresidenta del Gobierno en funciones no desperdició la oportunidad, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, para glosar hasta el mínimo detalle el plan europeo de rescate y ayuda a Grecia, con recortes en las pensiones y subidas de impuestos, para contraponer como admitió finalmente "las políticas serias que evitan esas situaciones", en referencia a las del candidato del PP en España, a otras que podrían devolver al país al escenario de casi quiebra y rescate que se padeció en 2012. "Somos un ejemplo de que haciendo política seria y coherente se evita la inestabilidad para el conjunto de la Unión Europea, como sucede ahora con Grecia", sentenció.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información