Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP explica que lo prometido a Juncker se hará si es necesario

El Gobierno confía en que no serán precisos nuevos ajustes

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy Brey, junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy Brey, junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. EFE

Pese a que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, es explícito en la misiva que envió a Jean-Claude Juncker el 5 de mayo para pedirle más flexibilidad a cambio de ejecutar nuevos ajustes, el PP lanzó ayer un buen número de confusas interpretaciones de esa promesa.

La doctrina oficial, marcada en la reunión semanal del comité de dirección del partido que presidió Rajoy, consistió en negar de entrada que se vayan a promover más recortes si siguen en el Gobierno tras el 26-J porque en la carta no figura esa palabra. Luego se postuló al líder popular como el adalid del cumplimiento de los objetivos de déficit europeos y se aprovechó para acusar de lo contrario al socialista Pedro Sánchez, al que se tachó por ello de “patético e irresponsable”.

Apretados con preguntas sobre la literalidad del último párrafo del documento, donde Rajoy especifica que aplicará “nuevas medidas” sobre las ya adoptadas, tanto el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, como la portavoz oficial ayer del PP, Andrea Levy, admitieron que se impondrán “si son necesarias”.

Dos ministros de Rajoy que no están en los maitines populares donde se fija teóricamente la estrategia a seguir les contradijeron. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría aseguró en Sevilla que esas nuevas medidas citadas estarán encaminadas a “fortalecer el crecimiento” y “crear empleo”. El titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, negó la mayor: dijo que la carta “no plantea recortes adicionales”. Y el responsable de Interior, Jorge Fernández Díaz, refutó la tesis de Montoro y afirmó que si España sigue creciendo los ajustes prometidos podrían ser “sensiblemente inferiores a los que plantea Rajoy” en su carta.

García Margallo, que ejerce de verso libre y amigo de Rajoy en su Gabinete, hizo la interpretación más literal. ¿Habrá medidas de ajuste en la segunda mitad de año y puede un presidente en funciones prometer eso?, se le preguntó ayer en Bruselas. “Si el Gobierno no lo formamos nosotros, es obvio que será el nuevo Gobierno el que diga qué otras medidas se toman. Si lo formamos nosotros, la declaración de intenciones y la manifestación de voluntad es clara”, señaló a propósito del compromiso adquirido por Rajoy con Juncker.

La portavoz del PP, Andrea Levy, tuvo que admitir que si al final Rajoy sigue en La Moncloa y la Comisión Europea exige su calendario de cumplimiento del déficit, es posible que haya que tomar más iniciativas: “Si fuesen necesarias para cumplir otras medidas, ya se diría cuáles deben ser, pero nosotros anunciamos que queremos cumplir”. Luego precisó que esas medidas adicionales no tienen que ver con la promesa repetida por Rajoy de bajar los impuestos cuando pueda y la recaudación lo permita, aunque matizó que esa bajada se ha ejecutado ya en el final de esta legislatura.

Más información