Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Discursos diferentes en IU y Podemos para la crisis de Venezuela

Garzón carga contra la oposición mientras el partido de Iglesias trata de sortear el tema

El secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón, junto a otros dirigentes de Podemos, este pasado fin de semana en Asturias.
El secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón, junto a otros dirigentes de Podemos, este pasado fin de semana en Asturias. EFE

La reacción de Podemos e Izquierda Unida ante la última crisis en Venezuela es un reflejo de cómo los socios de la coalición Unidos Podemos difieren en su estrategia comunicativa, y de que aún tienen que ajustar la gestión de sus tomas de posición ante temas conflictivos, ante el riesgo de que se evidencien sus diferencias durante la campaña. Así, e incluso a pesar de que Podemos tiene más vínculos con el Gobierno venezolano que IU, la postura del partido de Pablo Iglesias ante los últimos acontecimientos en el país latinoamericano ha sido mucho más distante con el chavismo que la de la federación de izquierdas. El portavoz de IU y número cinco por Madrid de la coalición conjunta, Alberto Garzón, ha cargado sin ambages contra la oposición venezolana, a la que acusa de no actuar democráticamente y de alentar golpes de Estado.

“El Gobierno venezolano está sufriendo muchos problemas económicos por no saber gestionar la crisis, pero se encuentra con una oposición que no es de carácter democrático, que ha puesto de relieve en las últimas décadas intentos hasta de golpe de Estado”, criticó Garzón el domingo por la noche en una entrevista en La Sexta. El candidato de la coalición se refirió específicamente a Leopoldo López, líder opositor encarcelado, a quien acusó de golpista. “Si hay alguien que es un golpista, que está insinuando o diciendo explícitamente que los militares deben dar un golpe de Estado... y este señor estaba fomentando golpes de Estado”, sostuvo. “Ahora, yo lo que digo es que ese proceso tiene que ser garantista y que respete los derechos humanos”, añadió.

El duro discurso del portavoz de IU contra la oposición venezolana contrasta con el de Podemos. El secretario general, Pablo Iglesias, ha expresado “con toda claridad y sin ningún espacio para la ambigüedad” que Podemos no acepta que existan presos políticos ni en Venezuela ni en ningún sitio. El número tres del partido, el secretario de Organización Pablo Echenique, deslizó también una crítica al Gobierno de Nicolás Maduro, que “está haciendo lo mismo que hace el señor Mariano Rajoy, que es hablar de otro país para no hablar del suyo”, dijo Echenique. “Está utilizando la misma táctica y es igual de censurable”, lamentó.

“En Venezuela no hay presos políticos”

Izquierda Unida mantiene su apoyo expreso al Gobierno de Nicolás Maduro, “que no es un Gobierno dictatorial ni represor (...) sino un Ejecutivo absolutamente democrático y de amplia base popular”, asegura un comunicado de la federación de izquierdas del pasado 20 de abril. “IU sigue respaldando, como siempre ha hecho, al Gobierno revolucionario bolivariano, que ha logrado en su gestión de los últimos años importantes cotas de justicia social”.

Leopoldo López, añade el texto, “no es un preso político ni está perseguido por sus ideas, sino por unos hechos claramente delictivos. En Venezuela no hay presos políticos”, concluye.

Podemos, no obstante, no ha pedido taxativamente la liberación de los presos políticos venezolanos. El partido de Pablo Iglesias se abstuvo en la votación en el Congreso del pasado 28 de abril de una proposición no de ley presentada por el PP y apoyada por el PSOE, Ciudadanos, el PNV y Democracia i Llibertat que pedía que España tomara medidas para la liberación del opositor Leopoldo López y del resto de presos políticos de ese país. Los dos diputados de Izquierda Unida (uno de ellos Garzón) votaron en contra.

Los dirigentes de Podemos han buscado, al mismo tiempo, evitar que el tema venezolano centre el debate público en España, conscientes de que les perjudica. “Es posible que haya quienes en esta campaña tengan muchas ganas de hablar de países muy lejanos al nuestro”, criticó el domingo el secretario Político, Íñigo Errejón, que pidió huir de “cortinas de humo”. “En una campaña electoral utilizar la situación de otro país con arma arrojadiza no es propio de una democracia como la nuestra”, se lamentó, asimismo, Iglesias la semana pasada.

La claridad en el discurso de Garzón frente a la ambigüedad en ocasiones de Podemos fue precisamente un elemento que el excandidato de IU destacó durante la campaña del pasado 20 de diciembre para pedir el voto. Lo suyo era “coherencia” frente a la “política espectáculo” del partido de Iglesias. Ahora comparten candidatura. “La estrategia de no decir determinadas cosas para no ahuyentar a un determinado votante, lo que se ha llamado transversalidad, yo no estoy de acuerdo”, admitió Garzón, de nuevo, el domingo.

Más información