Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ausbanc y Manos Limpias, investigadas por posible extorsión

Las entidades supuestamente exigían dinero por retirar las querellas que presentaban

La entidad que trabaja con bancos podría haber obtenido cuatro millones de euros

Luis Pineda, en una foto de 2005.

El juez Santiago Pedraz, de la Audiencia Nacional, investiga si el sindicato Manos Limpias y, sobre todo, la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) han incurrido en prácticas de extorsión al presentar querellas contra personas, empresas e instituciones y luego cobrar dinero por retirar las acciones jurídicas emprendidas, según han confirmado fuentes judiciales y fiscales.

Ausbanc podría haber obtenido cuatro millones de euros con esta operativa, según las fuentes. Hace años, la banca manifestó su malestar por las enormes cantidades que se veían “obligados” a destinar en publicidad en revistas de Ausbanc si no querían ser atacados en esas mismas publicaciones. Solo Caja Madrid, primero, y el BBVA, después, se negaron a aceptar el chantaje. La respuesta de Ausbanc se reflejó en exagerados y deformados artículos. El resto de los bancos ha pagado durante décadas, bien por anuncios, por suscripción o por supuestas participaciones en actos de la asociación. En 2007, Crédit Services denunció a Luis Pineda, presidente de Ausbanc, por extorsión en un caso similar.

Ausbanc es un gran emporio empresarial con más de 100 abogados y 200 empleados repartidos en 30 oficinas de toda España. La Policía Nacional, en colaboración con la Fiscalía de la Audiencia Nacional, lleva meses investigando una serie de denuncias contra la asociación por extorsión a diversas entidades. También se indaga la participación del sindicato Manos Limpias en este presunto caso de extorsión en el que los investigadores calculan que se movieron muchos millones de euros. Las pesquisas ya están muy avanzadas por parte de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, apunta Europa Press, y han sido coordinadas por el juez de la Audiencia, Santiago Pedraz.

Ausbanc ve un ataque del Estado

Ausbanc ha respondido a la información de la investigación con un comunicado en el que considera que ha sido su actividad la que ha motivado la creación de un "frente beligerante".

"El frente de ataque es doble: por un lado, la Fiscalía de la Audiencia Nacional y, por otro, una exhaustiva inspección de Hacienda", señala el comunicado que añade que un "Gobierno moribundo, quizá pensando en el futuro inmediato, está utilizando de forma torticera las instituciones para ganarse después algún reconocimiento o regalía que le haga sobrellevar la falta de poder gubernamental, favoreciendo a mezquinos gestores cuya gobernanza en sus empresas ha perjudicado a todos y, en cualquier caso, ha sido declarada ilegal".

Desde hace unos años, además de la amenaza de los artículos, Ausbanc intimidaba con abrir causas judiciales. Para esta labor, se asoció con Manos Limpias, según la investigación. Pineda y el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernard, mantienen una amistad desde hace años y han estado relacionados con los ambientes ultraderechistas. En 1980, cuando Pineda pertenecía a las juventudes de Fuerza Nueva, fue condenado por asalto a mano armada en el piso de una anciana en Madrid.

Denuncias de exempleados

La policía investiga sus actividades desde hace un año por denuncias de extrabajadores de bancos que sufrieron el acoso. Cuando los bancos pagaban, se retiraba la causa alegando darse por satisfechos con las explicaciones ofrecidas.

Virginia López Negrete, abogada de Manos Limpias, este miércoles. ATLAS

Ausbanc se presenta en su página web como una entidad privada constituida en 1986 bajo el eslogan “Lucha por tu dinero”. Lo cierto es que millones de españoles se han beneficiado de la labor de Ausbanc, ya que ha acabado, parcialmente, con las cláusulas suelo, el redondeo al alza de los créditos, el cobro por segundos —y no minutos— de las operadoras telefónicas y la creación de un registro de seguros. Además, Manos Limpias ha sentado en el banquillo a la Infanta en el caso Nóos y ha denunciado a múltiples gestores de cajas de ahorros cuyos casos están abiertos.

Miguel Bernad: "Es un montaje de las cloacas del Estado"

Jesús García, Barcelona

El líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, ha pasado del ataque en múltiples frentes a la defensa más cerrada. De impulsar decenas de querellas en los tribunales a tratar de desacreditar, ahora, la investigación que la Audiencia Nacional mantiene abierta sobre la supuesta financiación irregular del sindicato ultra. En conversación telefónica con EL PAÍS, Bernad niega que Manos Limpias haya exigido dinero a empresarios, banqueros y otros personajes públicos a cambio de retirar las acusaciones contra ellos. Y atribuye la investigación a una conspiración de las "cloacas del Estado", dirigidas por la "vicepresidencia del Gobierno".

"Esto es un gran montaje de las cloacas del Estado. Ya me habían advertido de que iba a haber una campaña de acoso y derribo contra nosotros", explica Bernad, que apunta a la "vicepresidencia del Gobierno" como fuente primera de ese complot. Según su teoría, la vicepresidencia controla "al Gobierno, a la Fiscalía, al Sepblac [el servicio de blanqueo de capitales]" y hasta "la UDEF", la unidad de la policía que investiga desde hace más de un año al sindicato y a la entidad Ausbanc por presuntas prácticas de extorsión.

Bernad sitúa el origen de ese "acoso y derribo" contra Manos Limpias en el hecho de que el sindicato haya mantenido la acusación contra la hermana del Rey y la haya obligado a sentarse en el banquillo por el caso Nóos. "No han digerido el tema de la Infanta. Estaban preparándose para ir contra nosotros", dice Bernad.

El líder de Manos Limpias basa su pretensión de inocencia en el hecho de que no ha sido detenido ni llamado a declarar ni por la UDEF ni por el magistrado Santiago Pedraz. "A estas alturas tendría que estar detenido, me tendrían que haber incautado el ordenador o registrado mi casa", alega Bernad, quien insiste en que ningún caso ha practicado la llamada "querella catalana", que consiste en interponer una demanda contra alguien para retirarla, después, a cambio de alguna contraprestación.

La retirada de la acusación sobre Miguel Tejeiro en el caso Nóos, alega, fue "por un motivo únicamente procesal". El contable de Nóos "iba a soltar una información contra la Infanta, aunque luego su declaración fue descafeinada". Bernad alega que la retirada de la acusación siempre ha tenido que ver con cuestiones jurídicas. "Por ejemplo, en algún procedimiento hemos visto que la querella no estaba suficientemente documentada y la hemos retirado por eso".

Por si el argumento de las "cloacas del Estado" no es suficiente, Bernad asegura que el sindicato es víctima colateral de una investigación que versa sobre Ausbanc y se desmarca de esa asociación. "Solo colaboramos con ellos en el tema de Miguel Blesa, y conseguimos que entrara en prisión". "Han aprovechado", agrega, "que a lo mejor investigan a Ausbanc por extorsión para meternos en el mismo ajo y tirar mierda".

Más información