Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El déficit provoca advertencias de Ciudadanos y el PSOE a Podemos

Sánchez y Rivera se comprometen a mantener el gasto social de 7.000 millones que recoge su pacto

Sánchez, entre Meritxell Batet e Irene Lozano, este jueves.

La desviación del déficit de 2015 develada el jueves provocó la alarma del PSOE, Ciudadanos y Podemos. Los dos primeros se comprometieron a mantener el gasto social de 7.000 millones que recoge su pacto de Gobierno. No obstante, el responsable de economía del PSOE, Jordi Sevilla, señaló que “no habrá muchas alegrías más” justo antes de abrir negociaciones con Podemos. Este partido advirtió de que un Gobierno “del cambio” no puede usar el déficit para cercenar la agenda social.

Una auditoría de las cuentas públicas es de las primeras medidas urgentes que encargará un eventual Gobierno presidido por el socialista Pedro Sánchez. Así lo creen necesario tanto Jordi Sevilla como Luis Garicano, responsables económicos y miembros del equipo de negociación del PSOE y de Ciudadanos, respectivamente. Tras conocer el jueves que la desviación del déficit de 2015 alcanzó el 5,16%, los dos economistas conversaron para calibrar el impacto del agujero presupuestario en los planes consignados en el pacto de Gobierno firmado por ambas fuerzas políticas y en las negociaciones que esperan abrir con Podemos.

“Mantendremos el gasto social previsto de 7.000 millones de euros al ser viable con una batería que pondremos en marcha de medidas de ajuste fiscal”, señaló a EL PAÍS, Jordi Sevilla. “Pero no habrá muchas alegrías más”, reconoció, toda una piedra en el camino de las conversaciones que prevén mantener los dos partidos con Podemos, que reclama un aumento del gasto de al menos 60.000 millones. “Es factible no subir los impuestos a las rentas del trabajo, pero sí habrá que hacerlo a la riqueza, sociedades y patrimonio”.

Las reacciones de la oposición

Jordi Sevilla: “Es incuestionable la responsabilidad del Gobierno y es evidente que esto complica la gestión del próximo Ejecutivo”.

Luis Garicano: “Necesitamos un Gobierno urgentísimamente. España está en una situación muy delicada. Estamos a la cola de Europa en déficit. Queremos proteger el gasto social”.

Pablo Iglesias: “Creo que cae un mito, el que defiende que las políticas de las derechas son eficaces. No es verdad. Además de injustas, son ineficientes”.

Tanto Sevilla como Garicano, también en conversación con este diario, mantuvieron una misma línea en el pronóstico. Hay que actualizar el pacto, coincidieron. La renegociación con Bruselas de una nueva senda de ajuste la consideran imprescindible, como figura en su documento. El compromiso con la estabilidad presupuestaria es absoluto, y se considera factible convencer a la Comisión Europea para que retrase a 2017 el objetivo de déficit de 2016 (3% del PIB).

En consecuencia, todas las alarmas se encendieron el jueves en Podemos ante la posibilidad de que el desvío presupuestario “pueda ser utilizado como excusa para cercenar la agenda social de un posible Gobierno del cambio”, según advirtió Nacho Álvarez, responsable económico del partido de Iglesias. A su juicio, esto llevaría de nuevo al “círculo vicioso de la austeridad”, cuando han sido las políticas de austeridad “las que han fracasado”. Los tres partidos coincidieron en la urgencia de que el PP no siga en el Gobierno.

Programa social

“Más que nunca, hay que tener como punto de partida la estabilidad presupuestaria, que fue la primera cosa de la que hablamos con el PSOE y la primera que acordamos”, explicó Garicano. “Está claro que estos números nos ponen más difícil las cosas, pero creemos que el pacto ya tiene los elementos necesarios para poner coto al déficit conservando nuestro ambicioso programa social”, añadió. Tanto Garicano como Sevilla justificaron el jueves la viabilidad de ese objetivo con los acuerdos alcanzados para mejorar los ingresos públicos, lo que incluye la supresión de las Diputaciones para eliminar muchos de sus gastos. La eliminación de deducciones, bonificaciones y exenciones que han tenido poca utilidad, según estos partidos, son otras de las propuestas citadas, siempre para preservar la partida de gasto social.

Sevilla y Garicano también criticaron los argumentos de Montoro. “El Gobierno de Mariano Rajoy se ha empeñado en presentar a España como el alumno aventajado de Bruselas, cuando tenemos el déficit mayor de la zona euro”, recriminó Sevilla. “Las comunidades están asfixiadas, entre otras cosas porque este Gobierno no ha querido hacer una nueva ley de financiación”, justificó el socialista en defensa de las autonomías que se han desviado en el cumplimiento de sus obligaciones, entre ellas dos gobernadas por el PSOE, como Extremadura y la Comunidad Valenciana. La culpa para Sevilla y Garicano es de la Administración central. “Estamos a la cola de Europa en déficit”, lamentó Garicano.

El PP culpa a las comunidades

La portavoz adjunta del grupo parlamentario del PP, Matilde Asián, acusó el jueves a los nuevos Gobiernos autonómicos de haberse olvidado de “las obligaciones” que tenían sobre sus presupuestos y gastos y de desviarse de los objetivos de déficit. Asián insistió en que el compromiso de España con el déficit público se mantiene y reiteró que la Administración central “ha cumplido” pese a los gastos extraordinarios que ha soportado, como la bajada de impuestos.

Sin embargo, destacó que algunas autonomías como Canarias, Galicia y el País Vasco han cumplido con sus déficit y también ha valorado “el gran esfuerzo” que han hecho los Ayuntamientos, que han registrado superávit. Sobre el desvío del déficit en las arcas de la Seguridad Social, Asián afirmó que el Gobierno del PP ha tenido un compromiso “ineludible” con los pensionistas y que ha sido “prioritario” mantener el poder adquisitivo de las pensiones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información