Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Madrid un miembro de las FARC por realizar abortos forzados

Las víctimas podían ser fusiladas si se negaban a la intervención

ATLAS

La policía española ha detenido este domingo en Madrid a un hombre vinculado a las FARC, Albeidis Arboleda Buitrago, apodado El Médico, acusado de practicar presuntamente entre 150 y 500 abortos forzados a guerrilleras, algunas de ellas violadas por otros miembros de la organización. Sobre El Médico pesaba una orden de busca y captura de Interpol por delitos de “tortura agravada y aborto sin consentimiento”. Algunas víctimas fueron obligadas a abortar en el octavo mes de embarazo y podían ser fusiladas si se negaban a la intervención.

El nombre de Albeidis Arboleda Buitrago ingresó en los expedientes de la fiscalía colombiana en 2008. Los testimonios de varias desmovilizadas de las FARC, que hacían referencia a él bajo el alias de El Médico, llevaron al Cuerpo Técnico de Investigación de la fiscalía a crear un equipo exclusivo para la indagación de estas denuncias. Las pesquisas han demostrado que El Médico realizó durante 15 años al menos 150 abortos forzados a guerrilleras de las FARC.

Mujeres asesinadas

No todas las guerrilleras de las FARC embarazadas consintieron que se les practicara un aborto, pese a la orden de la guerrilla de fusilar a aquellas que se opusieran. Según la investigación de la fiscalía colombiana, algunas mujeres fueron asesinadas, de acuerdo con la declaración aportada por otras mujeres combatientes desmovilizadas.

Estos testimonios desvelan, según el director nacional de Seccionales y de Seguridad Ciudadana, Luis González León, que Héctor Albeidis Arboleda, El Médico, utilizó los cadáveres de las víctimas para estudios anatómicos. “Avanzamos en las indagaciones y esperamos que su testimonio también sirva para corroborar todas las denuncias”, explica González.

Más allá de las pesquisas sobre El Médico, la fiscalía colombiana investiga también la responsabilidad de los altos mandos de la guerrilla, que ordenaron los abortos forzados bajo la amenaza de fusilamiento.

Sin embargo, la cifra podría llegar a los 500, según explica el director nacional de Seccionales y de Seguridad Ciudadana, Luis González León, encargado del caso. “Hasta ahora tenemos la declaración de 39 víctimas, 150 casos comprobados y en investigación muchos otros, lo que podría aumentar a por lo menos 500 abortos ilegales”. González León revela que el testimonio de un enfermero que trabajó con El Médico dentro de las FARC, y que fue capturado hace días en Medellín, “ha dado nuevos elementos para estructurar otros procesos y avanzar con la investigación”.

Las víctimas de El Médico, entre las que había más de 50 menores de edad, fueron obligadas a abortar “hasta con siete y ocho meses de embarazo”, según informaron este domingo fuentes del Cuerpo Nacional de Policía de España. Las mujeres habían sufrido violaciones por parte de miembros de la organización y podían ser fusiladas si se negaban a someterse a esta intervención.

Menores reclutadas

Según la investigación, Arboleda Buitrago, de 40 años, estudió Medicina en Cuba y se vinculó con las FARC con el propósito de ayudar en el cumplimiento de la política que consistía en que todas las guerrilleras que resultaran embarazadas debían abortar. Según una directiva de las FARC, se podía castigar con el fusilamiento a las guerrilleras que se negaran a que se les practicara una interrupción del embarazo.

“Su labor se concentró principalmente en el Eje Cafetero (centro occidente del país) y en el Pacífico colombiano, en el Chocó, donde obligaban a abortar a las mujeres, la mayoría indígenas y menores de edad”, asegura González León. Medio centenar de las víctimas de El Médico eran, precisamente, niñas indígenas de la comunidad Zabaleta del Chocó, que fueron reclutadas de manera forzosa.

En seis cuadernos, cada uno con 300 folios, está documentado el proceso contra El Médico, que podría enfrentarse a una pena de 40 años de prisión por los delitos de aborto forzado, homicidio, actos crueles e inhumanos, tortura, concierto para delinquir, reclutamiento forzado y abuso sexual.

La investigación en España comenzó hace un mes, cuando las autoridades colombianas enviaron a las españolas una comunicación sobre la posible presencia en Madrid de un excombatiente de las FARC, que se habría asentado en el país huyendo de la justicia colombiana.

“Muy rápido se logró la captura”, explica González León. El investigador cree que España deportará a El Médico, ya que, según la información que dispone Colombia, “estaría en el país de forma irregular”. No obstante, debe ser aclarada todavía su situación jurídica para saber “si es necesario pedir su extradición”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información