Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez reinvidica el legado de Zapatero en su primer mitin juntos

El candidato a La Moncloa rescata para el discurso socialista los avances sociales que impulsó el expresidente del Gobierno

El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, junto al expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un mítin en gijón este jueves.
El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, junto al expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un mítin en gijón este jueves.

Pedro Sánchez ha roto esta tarde con el pasado más reciente del PSOE, donde la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero todavía incomoda, reivindicando los avances sociales que el expresidente del Gobierno impulsó durante su mandato (2004-2011). Un legado, el de los derechos civiles, que el candidato socialista reconoce al mismo nivel que el Estado del Bienestar al que Felipe González dio forma. El primer mitin del secretario general del PSOE con Zapatero, en un polideportivo de Gijón que la federación asturiana ha llenado en una demostración de fuerza, refleja el salto adelante en el discurso de Ferraz tras un acto de contrición, por su responsabilidad en la crisis, que ha durado prácticamente toda la legislatura.

"Gracias por tu legado José Luis, has sido el presidente de la igualdad y todos los socialistas nos sentimos orgullosos", ha ensalzado Sánchez a Zapatero, en el mitin más intenso de los primeros siete días de campaña del aspirante socialista por España. "Son infinitamente más nuestros aciertos, nuestra contribución a España. Somos el partido que más ha hecho por la cohesión social", ha expresado Zapatero, al que los 2.600 presentes, según la organización, despidieron entre aplausos y en pie (no se quedó al final del mitin debido a un viaje oficial a Alemania)...

La ley de dependencia, la ley integral de lucha contra la violencia de género, la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, la ley de interrupción voluntaria del embarazo o la ley de memoria histórica de Zapatero han sido recordadas como logros con una marca, la del PSOE. "Todas estas leyes las combatió el PP en la calle y de qué manera. Y las ha aceptado. Ahora resulta que vienen estos que dicen que son nuevos de Ciudadanos y dicen que hay que cambiar la ley de violencia de género... Esta ley ha tenido el reconocimiento como una ley avanzada de Naciones Unidas y de la UE. Una de dos, o no saben o es que tienen una mentalidad lamentablemente machista", ha cargado Zapatero. "No sé si serán más o menos de derechas, lo que sé es que es un pensamiento reaccionario. A Rivera le pido que piense un poco más en las ciudadanas", ha añadido Sánchez.

No han sido las únicas críticas al partido de Albert Rivera, que la víspera atribuyó, tanto a él como a Sánchez, el derribo del socialismo. El expresidente del Gobierno, siguiendo la tesis socialista, ha situado a Ciudadanos en el mismo espectro ideológico que el PP. Para eso, ha enfatizado que el contrato único que promueve Ciudadanos "lo dejó el PP en el cajón en 2004...". "Cada vez que hablan más, me parece que Ciudadanos saca del cajón el programa que el PP dejó en el cajón hace 10 años", ha concluido. Hablando del PP, Zapatero ha recordado las manifestaciones durante su Gobierno contra el matrimonio gay. "Nunca había visto tantos obispos en España, no creí que hubiera tantos, que cuando las manifestaciones contra el matrimonio homosexual", ha bromeado, tras afirmar que el PP "casi siempre ha llegado tarde a casi todo", en referencia a la presencia de Mariano Rajoy en la boda del diputado popular Javier Maroto.

Ni Sánchez ni Zapatero se olvidaron de Podemos, que busca al votante tradicional del PSOE más a la izquierda. "Hay unos que quieren ser como nosotros, y con ese apellido lo comprendo, pero le tengo que decir a Pablo Iglesias que no pierda el tiempo: aquí la denominación de origen del socialismo la tiene, la ha tenido y la tendrá el Partido Socialista Obrero Español", ha aseverado el expresidente en alusión al fundador del PSOE a finales del siglo XIX. "Nos piden que hagamos lo que decimos, claro que sí, cuando ellos llevan menos de un año y han cambiado el programa varias veces, desde su postura sobre el euro a la OTAN... ¡Y no han gobernado nunca!", ha ironizado por los cambios programáticos en el partido magenta. "Me duele ver a alguien que ha renunciado a ganar a la derecha y ahora lucha por una izquierda desunida", ha espetado por su parte Sánchez.

El expresidente del Gobierno (2004-2011) confía en que la próxima semana, la segunda y última de la campaña, los partidos tradicionales cobren ventaja sobre los emergentes. Zapatero está convencido, por este orden, que PSOE y PP ampliarán la distancia sobre Ciudadanos y Podemos. Pero eso pasa por impedir la fuga de sufragios a los emergentes y convencer al 40% de indecisos. "Estas son las elecciones más decisivas, las más dramáticas, desde la Transición. Por eso cada partido tiene que tener una narración de lo que quiere hacer, pero lo que sucede es que pactará consigo misma", ha advertido el presidente de Asturias, de nuevo con Ciudadanos en mente.

Adriana Lastra, cabeza de lista por el Principado, trasladó la misma idea, pero también resaltó las diferencias entre PSOE y Podemos. "Esta supuesta izquierda lleva usando años la difamación, osan llamando casta. ¿Qué es la casta? Yo vengo de una casta de campesinos que se deslomaban intentando alimentar a sus hijos y que se dejaron la salud en las cárceles franquistas. Vengo de una casta de un padre taxista y una madre peluquera que se dejó la salud sacando a cinco hijas adelante. Vengo de la casta del Pablo Iglesias de verdad", ha apostillado. Su conclusión, como la de cualquier dirigente del PSOE al que se pregunte, es que "cuando todos [PP, Ciudadanos y Podemos] atacan a Pedro Sánchez es porque va a ser el presidente del Gobierno".

Más información