Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CSN denuncia a Almaraz por falsear el control contra incendios

El consejo pide al Gobierno que expediente a la central nuclear por esta infracción grave

Central nuclear de Almaraz, en la provincia de Cáceres.
Central nuclear de Almaraz, en la provincia de Cáceres.

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha propuesto este miércoles al Gobierno que abra un expediente sancionador a la central de Almaraz (en la provincia de Cáceres) por una infracción grave y dos leves en materia de seguridad. Según este organismo supervisor, en una inspección realizada en febrero por sus técnicos se detectó que se habían falsificado las hojas de control de las rondas de vigilancia de protección contra incendios. El supervisor asegura que "se habían cumplimentado sin que estas [las rondas de control] se hubieran llevado a cabo". Fuentes del CSN indicaron que los trabajadores responsables de estas labores, pertenecientes a una subcontrata, firmaban las rondas pero no las hacían.

Esta "falsificación reiterada" está tipificada como "infracción grave", señaló el CSN. Además, la petición de apertura del expediente sancionador —que se ha remitido al Ministerio de Industria— también es por otras dos infracciones leves. Una de ellas es por no realizar las referidas rondas contra incendios y la otra por no notificar esta incidencia dentro del plazo máximo que establece la ley. La falsificación y no realización de los controles de vigilancia fue clasificada en su día por el CSN en el nivel 1 de la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES).

Apercibimientos

En la misma reunión del pleno, que está compuesto por cinco consejeros —tres a propuesta del PP y dos a propuesta del PSOE— también se aprobaron dos apercibimientos. Uno de nuevo a los titulares de Almaraz y otro a los de Vandellós II (Tarragona).

En el caso de Almaraz se refiere "al incumplimiento de dos apartados del manual de protección radiológica de la instalación", según detalló el CSN. Este supervisor ha pedido a la central que "en el plazo de tres meses modifique sus procedimientos administrativos de alta y baja del personal que contrate". También, que mejore "las comunicaciones entre el titular y las empresas contratadas". En el caso de Vandellós II, el apercibimiento es por "la aplicación inadecuada de una especificación técnica" sobre el sistema "de actuación de las salvaguardias tecnológicas".

Estos expedientes llegan en un momento en el que el debate sobre la continuidad de las centrales está sobre la mesa. El PSOE propone que no se alargue la vida de las instalaciones, con lo que la energía nuclear desaparecería en 2028 de España. El Gobierno, sin embargo, apuesta por alargar su vida más allá.