_
_
_
_
_

Sánchez equipara a Mas con Rajoy por aprobar la amnistía fiscal

El dirigente socialista promete una reforma laboral contra el desempleo de larga duración

Pedro Sánchez, en la Universidad de Alicante, donde ha clausurado un acto de las Juventudes Socialistas. / JOAQUÍN DE HARO / EL PAÍS-VIDEOFoto: reuters_live

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha equiparado este domingo en Alicante al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy con el catalán, Artur Mas. Ahora están "espalda con espalda", ha dicho, pero durante cuatro años "han bailado mejilla con mejilla para impulsar la reforma laboral, los recortes y la amnistía fiscal, y hoy sabemos para qué, para la familia Pujol y para los amigos de Rajoy”.

“Soy un político limpio, en un partido limpio, que va a presidir un gobierno limpio”, ha dicho Sánchez en la clausura de la Conferencia Política que las Juventudes Socialistas han celebrado este fin de semana en la Universidad de Alicante. Ante un auditorio repleto de jóvenes militantes, Sánchez ha manifestado un triple compromiso personal: “con la universidad pública, con Valencia y con los jóvenes españoles”.

El líder socialista ha reivindicado el papel de su partido en la conquista del bienestar social, declarándose heredero de los Lluch, Maravall y Zapatero, que “pusieron en pie la sanidad universal, la educación universal y la Ley de Dependencia”, y ha reiterado su promesa de derogar la reforma laboral aprobada por el PP para sustituirla por un nuevo Estatuto de los Trabajadores con el objetivo de “acabar con el paro de larga duración que sufren tres millones de españoles”.

Sánchez propone un plan destinado a los jóvenes que abandonaron los estudios durante el boom de la construcción “que en seis meses permita lograr la cualificación profesional que se necesita para encontrar empleo”. Además, ha recordado su propuesta de extender la educación obligatoria hasta los 18 años y de realizar un plan de repatriación para los jóvenes que trabajan en el extranjero.

En referencia a la visita que Mariano Rajoy realizó el sábado a la provincia de Alicante, el líder socialista ha asegurado que el presidente del Gobierno no aportó nada nuevo, mientras que él se ha comprometido “si soy presidente, a aprobar una nueva financiación para Valencia”.

Sánchez ha asegurado que el discurso del PSOE en campaña “será el de las propuestas frente a las amenazas, el de la valentía frente al miedo que utiliza la derecha”. “Hoy más que nunca, el socialismo es reformismo”, ha resaltado. “Los avances que siempre se han logrado siempre se han escrito con el puño y la letra del partido socialista.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En esta campaña que nadie nos espere en las descalificaciones, en añadir más desconfianza y desunión, ni en el discurso del miedo”.

A su juicio, el próximo gobierno tiene ante sí cuatro retos fundamentales: la lucha contra la falta de oportunidades, contra la desigualdad, la recuperación de la confianza en las instituciones y de la convivencia entre españoles. “Si algo nos mueve es acabar con un sistema en el que el 1% de la población más rica acumula lo mismo que el 99% restante, acabar con la pobreza infantil, acabar con un sistema que rescata al sector financiero mientras permite que hay 70.000 desahucios anuales”, ha exclamado.

Tras defender una España laica y prometer una reforma constitucional “que blinde los derechos sociales”, Sánchez ha resumido el que quiere que sea su legado: “Si Felipe [González] puso en pie la España de los derechos y Jose Luis [Rodríguez Zapatero] la de las libertades, nosotros pondremos en pie la España de las oportunidades”

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_