Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena, estrella en Buenos Aires

La presidenta argentina toma a la alcaldesa de Madrid como referente del cambio en Europa. También se verá con Mauricio Macri, alcalde de la capital y candidato presidencia del centro derecha.

Cristina Fernández recibe a Manuela Carmena este jueves en su despacho de la Casa Rosada en Buenos Aires (Argentina).
Cristina Fernández recibe a Manuela Carmena este jueves en su despacho de la Casa Rosada en Buenos Aires (Argentina). EFE

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se ha convertido en una especie de estrella en Buenos Aires, donde se sigue muy de cerca la política española y el cambio que supuso su victoria en la capital y la de Ada Colau en Barcelona. La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, reforzó esta idea al recibir a Carmena en la Casa Rosada, sede del Gobierno, casi como si fuera un jefe de Estado. En la reunión estaban los puestos de mayor confianza del Gobierno —el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el ministro de Economía, Axel Kicillof, el secretario legal y mano derecha de Kirchner, Carlos Zannini, y el secretario general de la Presidencia y figura ascendente, Wado de Pedro—. La Casa Rosada difundió fotos y vídeos de la cita.

Para mayor solemnidad también estaba el embajador en España, Carlos Bettini, amigo de la presidenta desde la adolescencia, y Hugo Sigman, un conocido empresario y productor de cine argentino —responsable de la multipremiada Relatos Salvajes— con muchos vínculos con España. Carmena ha viajado a Buenos Aires para presentar su libro Por qué las cosas pueden ser diferentes (Capital Intelectual), del que Sigman es editor, pero es evidente el contenido político de la cita después de su reunión con la presidenta.

Ambas intercambiaron experiencias de política de izquierda, según fuentes argentinas, y mostraron una gran sintonía política y personal. Kirchner ofrece su experiencia después de 12 años en el poder, ya de salida -lo deja en diciembre- y Carmena lo hace recién llegada con muchos proyectos encima de la mesa, porque como ha insistido estos días en entrevistas a medios argentinos, ella solo va a estar cuatro años en la alcaldía y después se volverá a su “deliciosa vida de jubilada”.

Después de verse con Kirchner y ofrecer una conferencia en la Facultad de Derecho de la Universad de Buenos Aires (UBA), en la que propuso reinventar la justicia, Carmena también tenía previsto encontrarse con Mauricio Macri, que comparte con ella ser el alcalde de la capital, Buenos Aires, pero está políticamente en las antípodas puesto que ahora es el candidato presidencial del centro derecha que aspira a derrotar al kirchnerismo. Macri ha mantenido siempre muy buenas relaciones con el PP en España aunque ahora busca votos de todas partes para ganar y ha suavizado su imagen con una apuesta por el Estado y una defensa incluso de las nacionalizaciones que han protagonizado los Kirchner. Macri huye de la imagen de político neoliberal que viene a hacer un ajuste que nadie desea en Argentina.

Rita Maestre explica que el viaje de Carmena a Argentina es privado.

Después de un verano intenso, con polémica incluida por el coste de sus vacaciones en Cádiz, Carmena se ha dado un respiro en Buenos Aires antes de volver a la actividad política en Madrid. El ambiente que ha encontrado en Argentina es completamente diferente al de las críticas que recibe de diversos sectores del centroderecha español. Fernández de Kirchner y su entorno consideran a Carmena un referente de la izquierda europea y sobre todo de que las cosas están cambiando entre los ciudadanos españoles que han permitido que acceda a la alcaldía. En los medios argentinos causó gran interés la llegada de Carmena y Colau a las principales alcaldías de España y la propia presidenta utilizó el caso de la exjueza como símbolo del cambio en Europa.

“Miren lo que está pasando en Europa. En Barcelona y Madrid han ganado dos mujeres. Una activista social y una exjueza de 71 años que tenía un negocio para ayudar a expresas. Hay un mundo nuevo, que no nos vuelvan a poner las anteojeras”, dijo Fernández de Kirchner el pasado 25 de mayo, un día de conmemoración patriótica, ante miles de personas que la aclamaban en la plaza de mayo, centro de los grandes actos político, frente a la Casa Rosada. Kirchner va a dejar el Gobierno con una valoración muy alta, sobre todo entre las clases populares, aunque otra parte del país está indignada con su forma de gobernar y va a votar contra ella y contra el kirchnerismo.

La presidenta genera adhesiones y odios muy fuertes. El estilo de Carmena es completamente diferente al de los discursos incendiarios de Fernández de Kirchner, pero la izquierda alternativa española, y en especial Podemos, la formación que apoya a Carmena aunque ella insiste en su independencia, se ha fijado mucho en las experiencias de la izquierda latinoamericana y en particular de Argentina.

Hay argentinos destacados en el entorno de Podemos, que tiene como referente intelectual al filósofo de este país Laclau, ya fallecido, y también alrededor de Ada Colau. La conexión en la izquierda alternativa entre los dos lados del océano es muy intensa. Carmena presentará su libro hoy en la Biblioteca Nacional a las 19.00 antes de finalizar su viaje en Argentina.

Más información