Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Díaz asegura que se reunió con Rato por las amenazas que recibía

El ministro afirma que cumplió con su deber y su responsabilidad y que hizo lo correcto

Fernández Díaz hoy durante la rueda de prensa.

El ministro del Interior, Jorge Fernández, no se amilanó este viernes y arremetió contra todos los grupos para defender su reunión de una hora con Rodrigo Rato en su despacho oficial. Fernández compareció en la Comisión de Interior del Congreso y aseguró que el exvicepresidente le pidió ese encuentro porque estaba preocupado por su seguridad, tras recibir insultos y amenazas, especialmente, a través de redes sociales. No consta que Rato haya presentado ninguna denuncia. Toda la oposición rechazó la versión de Fernández y exigió su dimisión. UPyD pedirá un careo en la Audiencia Nacional entre Fernández y Rato.

Fernández defendió haber recibido a Rato en su despacho el pasado 29 de julio. Incluso, consideró que era su “deber y responsabilidad” hacerlo y arremetió contra toda la oposición que, de forma unánime, criticó ese encuentro y pidió su dimisión.

“Era mi deber atender a Rato; se reunió conmigo por su seguridad personal”, explicó sin atisbo alguno de arrepentimiento. Sin propósito de enmienda. Es más, el ministro acusó a los que “han hecho especulaciones y han lanzado acusaciones sin fundamento y conjeturas calumniosas”. Es decir, a toda la oposición porque todos los demás grupos han rechazado su versión y han pedido su dimisión. Hasta sacó a relucir los pactos del PSOE con Podemos, Cataluña, la posición del PSC y ETA para atacar a los socialistas, a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y Amaiur.

Fernández aseguró que el exvicepresidente del Gobierno le pidió ayuda porque había recibido amenazas e insultos. Rato estaba “preocupado por la posibilidad de que le retiraran la seguridad”, pese a que tanto él como su entorno estaban recibiendo amenazas e insultos, ante los que se sentía “vulnerable”. Como prueba se referió a más de 400 mensajes en redes sociales insultando a Rato. No consta que Rato haya denunciado en el juzgado ninguna amenaza.

Inquieto por su seguridad

“El encuentro no versó para nada sobre la situación procesal del señor Rato, sino sobre una cuestión tan sensible como su seguridad y la de su entorno más próximo. El señor Rato vino a hablar conmigo de una fundada preocupación que afecta a su seguridad. Son cuestiones que merecen mi atención y por eso se hizo en Interior. Era una preocupación fundada”, aseveró.

“Lo que le pase al señor Rato con la justicia no es de mi incumbencia, pero sí lo es su seguridad, por mucho que se le hayan retirado sus honores”, añadió.

Según su versión, explicó a Rato los criterios sobre la seguridad que, en este momento y a pesar de los recortes se mantienen para expresidentes, exvicepresidentes del Gobierno y ministros del Interior. De 429 personas protegidas por Interior se ha pasado a 164, según detalló. Según dijo, él ha recibido a “decenas y decenas de personas” que han ido a plantearle problemas de seguridad y él siempre les ha recibido. “Es muy negativo que estemos debatiendo esto en público”, añadió.

Un ‘piso franco’

Usó gran parte de su intervención en explicar por qué le recibió en su despacho. “Le hubiera recibido en un piso franco o de forma clandestina si hubiera hecho algo éticamente reprobable, pero era absolutamente legal y no merecía ningún reproche ético, por eso ni clandestina ni secretamente, a plena luz del día, por la puerta principal, pasando los controles de la Guardia Civil y en día laborable”, aseguró. “Actué como debía actuar, con respeto al Estado de derecho y la ley y sin hacer dejación de funciones”, concluyó.

El ministro aseguró que no habló con Rajoy de la reunión hasta después de salir publicada la noticia en El Mundo. La oposición cuestionó esa versión y sus argumentos. “Es patético”, le espetó Ricardo Sixto (IU). Rosa Díez (UPyD) habló de “acto de cobardía por escudarse en los policías” y anunció que su partido pedirá en la Audiencia Nacional, en el sumario en el que está personado, un careo entre Fernández y Rato.

Para Feliu-Joan Guillaumes (Convergència), Fernández “hubiera podido ser ministro franquista”. Y Antonio Trevin (PSOE) recordó los mensajes de ánimo al extesorero del PP Luis Bárcenas y preguntó si dio información a Rato o si hubo algún tipo de pacto.

El ministro arremetió contra todos, especialmente contra los socialistas, a los que llamó “pirómanos y calumniadores”. Y sobre la iniciativa del PSOE de denunciarle ante la Fiscalía les dijo: “Me aplican un Código Penal propio de Corea del Norte”.

Rajoy: “Ha dado las explicaciones pertinentes”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró este viernes en Ordes (A Coruña) que el ministro del Interior había dado las “explicaciones pertinentes” sobre su reunión con Rato el pasado 29 de julio. Según explicó el presidente, los temas de seguridad y de garantía de los derechos y libertades hay que tratarlos “de forma discreta”: “Se trata (...) de una persona amenazada, se la atendió y el ministro debe tomar las decisiones que crea que son mejores para salvaguardar su seguridad”, dijo. Rajoy afirmó que el PSOE no había pedido la comparecencia para escuchar a Fernández, sino para ver si podía “pescar algo en río revuelto”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información