Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad autoriza el cementerio nuclear pese a las dudas

Cuatro de los cinco miembros del pleno, nombrados por PP, PSOE y CiU, votan a favor

Solo la exministra Cristina Narbona rechaza conceder el permiso previo al silo

Parcela en la que está previsto levantar el almacén de residuos nucleares.
Parcela en la que está previsto levantar el almacén de residuos nucleares.

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha concedido este lunes la autorización previa al almacén de residuos nucleares previsto en Villar de Cañas (Cuenca). Las dudas sobre los terrenos y la falta de una caracterización completa de la parcela elegida por el Gobierno en 2011 no han sido suficientes para que se rechazara el permiso, que supone el reconocimiento oficial de la "idoneidad del emplazamiento". Cuatro de los cinco consejeros han votado a favor de la autorización, que impone una serie de condiciones para comenzar las obras.

El pleno del CSN está compuesto por cinco miembros: dos designados por el PP —Fernando Martí y Fernando Castelló—, otros dos por el PSOE —Rosario Velasco y Cristina Narbona— y uno más de CiU —Antoni Gurguí—. Solo la exministra socialista Narbona ha rechazado conceder la autorización previa en la reunión del pleno celebrada esta tarde, cuyo primer punto era el análisis del informe sobre el almacén, que contaba con el visto bueno de la dirección técnica del CSN.

Tensa reunión

La reunión vespertina de este lunes del pleno del organismo nuclear ha tenido momentos de tensión a cuenta de la nota aclaratoria que desde el área de geología de este organismo se emitió la semana pasada, adelantada el lunes por EL PAÍS. Alguno de los consejeros, según las fuentes consultaras, veían en la emisión de esta nota —en la que se avisa de las "características desfavorables" de los terrenos— un incumplimiento de los procedimientos internos. Este escrito había sido considerado "confidencial" por la dirección del CSN.

Este primer permiso, sin embargo, no supondrá que las obras comiencen ya. El CSN tendrá que decidir más adelante sobre la autorización de construcción una vez que se cumplan una serie de condiciones. Aunque el Ministerio de Industria solicitó en su día ambos permisos a la vez, la dirección del Consejo de Seguridad ha decidido desligar el permiso previo del de construcción. El ministerio pretende dejar encarrilado este asunto antes de las elecciones. Mientras, la Junta de Castilla-La Mancha, tras la llegada de los socialistas, mantiene el compromiso de paralizar esta infraestructura si encuentra una vía administrativa para ello.

Esta autorización ha sido polémica. Por un lado, se ha constatado que los estudios sobre los terrenos designados no están completos. Enresa, la empresa pública encargada del proyecto y de la gestión de los residuos radiactivos en España, ha encargado nuevos sondeos en la parcela para terminar de conocer su comportamiento. No está previsto que estos trabajos comiencen hasta septiembre.

Por otro, entre los técnicos del CSN, fundamentalmente de las áreas de geología y tratamiento de residuos, hay dudas sobre la idoneidad de los suelos y sobre el encaje del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en un plan nacional de residuos, que data de 2006 y está en muchos aspectos desfasado. Los geólogos del CSN emitieron la semana pasada una nota aclaratoria en la que planteaban la "duda razonable" sobre si se han evaluado rigurosamente los recursos que se necesitan para paliar las "características desfavorables" del lugar elegido, una parcela a las afueras de Villar de Cañas. La presencia de yesos hace que Enresa plantee una cimentación "envolvente" que los ingenieros del CSN consideran acertada y que el pleno de este organismo ha avalado este lunes.

Fenómenos excluyentes

A través de un comunicado, el CSN ha asegurado que "la evaluación técnica realizada constata que el emplazamiento propuesto no presenta fenómenos excluyentes". El CSN impondrá a esta instalación un plan de seguimiento "a lo largo de la vida de la instalación", prevista en 60 años. Además, Enresa deberá "completar" los estudios de caracterización. Según ha resaltado el CSN, la autorización lograda solo permitirá a Enresa "iniciar las obras de infraestructuras preliminares, externas, por ejemplo las vías de acceso, a la zona donde se ubicarán los principales edificios del ATC".

Más información