Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato se examina ante el juez de hasta 10 posibles delitos fiscales

La Agencia Tributaria apunta que el exvicepresidente cometió irregularidades en la gestión de sus negocios y la administración de su patrimonio

Rato llega en coche a declarar al juzgado. Ampliar foto
Rato llega en coche a declarar al juzgado. EL PAÍS

El exvicepresidente económico Rodrigo Rato lleva casi tres años de calvario judicial imputado por graves delitos. Hoy declara ante el juez de Plaza Castilla que le investiga por delito fiscal, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales tras una denuncia de la Fiscalía de Madrid que situó una enorme sombra de sospecha sobre los negocios particulares de quien fue director gerente del Fondo Monetario Internacional y presidente de Caja Madrid y Bankia.

Rato tiene abiertas otras dos causas judiciales en la Audiencia Nacional por falseamiento de cuentas en la salida a bolsa de Bankia y por administración desleal y apropiación indebida en el caso de las tarjetas black utilizadas en Caja Madrid por consejeros y directivos.

El último proceso judicial al que se enfrenta Rato, relacionado con sus negocios particulares, motivó el pasado 17 de abril una fotografía de enorme impacto social que le mostraba detenido por la policía saliendo de su vivienda para estar presente en el registro de su despacho profesional.

Un informe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) destapó múltiples indicios de delito en los negocios de Rato y se convirtió en la base de la denuncia que presentó la Fiscalía de Madrid contra el exvicepresidente económico. En ese documento se apuntan 10 delitos fiscales que afectan a Rodrigo Rato. El juez y la Fiscalía Anticorrupción le interrogan sobre esos indicios destapados por la Agencia Tributaria.

1.- Donaciones a sus hijos para ocultar su patrimonio. La Agencia Tributaria asegura que Rodrigo Rato donó a sus hijos en 2013 participaciones de varias de sus empresas, lo que supuso "una fuerte despatrimonialización" del exvicepresidente. Los técnicos de Hacienda apuntaban en negrita que existía en esta operación un posible riesgo de "transmisión de gran parte del patrimonio con la finalidad de eludir el pago de posibles responsabilidades pecuniarias futuras".

2.- Ampliaciones de capital con la sociedad mercantil opaca Kradonara. Hacienda considera que hay una segunda operación de despatrimonialización que llevó a cabo Rato. Tras donar a sus hijos diversas participaciones de sus empresas, volvió a adquirir estas participaciones mediante ampliaciones de capital llevadas a cabo a través de la empresa Kradonara, una sociedad opacas, según la Agencia Tributaria, porque su único socio es una mercantil domiciliada en Gibraltar. Esa empresa gibraltareña, Vivaway, es propiedad de Rato aunque para ocultar esa titularidad utiliza un fiduciario.

3.- Estructura británica para un hotel en Berlín. Rodrigo Rato es, según el ministerio de Hacienda, propietario de un hotel en Berlín a través de una estructura opaca: la sociedad alemana Bagerpleta GMBH, propiedad a su vez de la sociedad española Kradonara. Esta firma recibió mas de 6,5 millones de euros en divisas con origen en Reino Unido, Gibraltar y Luxemburgo, "que podrían corresponder a beneficios que no han tributado total o parcialmente", según la Agencia Tributaria.

4.- Una sociedad pantalla de publicidad. Una empresa del sector de la publicidad, Cor Comunicación, cuyo domicilio coincido con el de otras dos sociedades de Rodrigo Rato (Aurosur y Muinmo). Aunque según la base de datos de Hacienda, Rato no figura entre los socios de esa empresa, es el propietario real de la misma junto a sus dos hermanos, uno de ellos ya fallecido. Hacienda considera que puede existir una posible ocultación de parte de la titularidad real de Cor Comunicación, que recibe facturas de empresas vinculadas a cambio de la prestación de servicios cuya existencia pone en duda el informe de la Agencia Tributaria.

5.- Una entidad británica para ahorrar impuestos. Lilac Trading es una sociedad bitánica que vincula los negocios de Rodrigo Rato con los del empresario de la publicidad Pedro Díez Martínez. La Agencia Tributaria considera que a través de esta empresa, Rato no tributó en el Impuesto sobre Sociedades de otra de sus empresas, Arada, por unos ingresos de 800.000 euros recibidos de Pedro Díez Martínez "en ejercicios no prescritos penalmente" .

6.- Una entidad panameña que no tributa por IRPF. Rato es propietario, según la base de datos de Hacienda, de 100 títulos-valores de la entidad panameña Westcastle Corporation por 2,36 millones de euros. La empresa está domiciliada en Suiza. La Agencia Tributaria cree que existe un riesgo fiscal en esta operación de Rato por la "posible no tributación en IRPF por la adquisición de valores de una sociedad panameña domiciliada en Suiza".

7.- La sospecha de las facturas internas. El entramado empresarial de Rodrigo Rato y su exmujer es "muy amplio". La Agencia Tributaria sostiene que ha observado una elevado facturación interna lo cual, unido a la baja tributación de este entorno de sociedades, "hace necesario investigar si todas las facturas que se entrecruzan responden a entregas de bienes o prestaciones de servicios reales y efectivos o bien se trata de una facturación interna irregular y de conveniencia para evitar la correspondiente tributación, basicamente en IVA e Impuesto sobre Sociedades".

8.- Movimiento de divisas. Hacienda afirma que el flujo de divisas entre las empresas de Rato y su familia "es muy superior a la que cabría esperar a la luz de los balances de las sociedades analizadas con un importante flujo de divisas con paises de alto y medio riesgo entre los que destacan Países Bajos, Luxemburgo, Reino Unido, Estados Unidos, Bélgica, Gibraltar e Irlanda". La Agencia Tributaria concluye que dado que el entorno de la familia Rato-Alarco "no tiene actividad exterior alguna con excepción del hotel berlinés, parece probable que todo o parte del tráfico exterior esté alejado de la realización de una actividad económica real en el exterior".

9.- Operaciones con Estados Unidos, Dominica y Luxemburgo en 2012 y 2013. Rodrigo Rato realizo en 2012 y 2013 algunas "operaciones de entradas de divisas por invisibles", cobros y pagos sin contrapartida por 2,7 millones de euros en total. "Los conceptos reflejados no dejan claro el origen de estas divisas.

10.- Servicios profesionales facturados por personas jurídicas. Hacienda asegura que Rato facturó servicios de asesoramiento a Iberia, Telefónica o Banco Santander, a través de cuatro de sus empresas: Kradonara, Cor Comunicación, Muinmo y Explotaciones Carabaña. "Se ha verificado la no tribuación en el IRPF de Rodrigo Rato  por estos servicios de asesoramiento, así como la escasa o nula tributación de esos servicios por sus sociedades.

 

 

Más información