Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sucesora de la juez Alaya ‘aterriza’ corrigiendo la causa de la formación

La nueva titular suspende la última decisión de la magistrada, tomada el día antes de su salida, y que afecta al exconsejero Ángel Ojeda en el caso de los cursos de formación

María Ángeles Núñez Bolaños, sustituta de Mercedes Alaya, en los juzgados de Sevilla. Ampliar foto
María Ángeles Núñez Bolaños, sustituta de Mercedes Alaya, en los juzgados de Sevilla.

La nueva titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, María Ángeles Núñez, ha entrado con fuerza en su nueva tarea como sustituta de la juez Mercedes Alaya, hasta el martes instructora de varias macrocausas como los ERE. Núñez ha tomado posesión del cargo esta semana y su primera decisión ha sido desactivar el último auto que firmó Alaya el pasado lunes, dictado solo horas antes de su salida como titular del juzgado para estar en comisión de servicio.

Se avecinan semanas muy intensas en el juzgado del caso ERE porque todo apunta a que el criterio de Núñez colisiona con el que ha impuesto Alaya hasta ahora en los ERE pero también en la causa de los avales y en los cursos de formación. En esta última causa Núñez ha dejado claro su criterio —para ante todo poner orden en la causa y no proseguir con la instrucción de Alaya— mediante una providencia firmada ayer en la que deja sin efecto un auto de Alaya por el que ordenaba diligencias que afectan al exconsejero y empresario Ángel Ojeda, uno de los principales imputados del caso. La magistrada había pedido a los agentes que elaboraran un informe sobre las empresas de Ojeda, que según Alaya recibieron 33,3 millones en ayudas públicas de la Junta en solo un año y medio.

Fuentes jurídicas consultadas aclaran que la medida es excepcional, ya que un magistrado que releva a otro, sin tener conocimiento profundo de un caso, por sistema rubrica las decisiones y autos de su antecesor, casi nunca desactiva decisiones. En este caso Núñez demuestra desde el principio que marca el paso y no comparte con Alaya su criterio de manera genérica. Eso sí, en la providencia justo tras anular el auto de Alaya, la nueva titular del juzgado pide a la Guardia Civil que le dibuje un estado general de la causa sobre las diferentes líneas de investigación para ponerse al día en una causa que Alaya auguró contará con más de "dos millones de folios" dada su extensión.  

"Deja sin efecto el auto del 15 de junio y en su lugar se acuerda librar oficio a la Unidad Central Operativa (UCO) a fin de que remitan informe sobre el estado en que se encuentran las diferentes líneas de investigación marcadas", reza la providencia de Núñez.

De momento, Alaya está pendiente del reparto de causas en el juzgado que debe remitir Núñez al Tribunal Superior de Justicia (TSJA), y por eso ha acudido hoy a su nuevo despacho. Tras su ascenso a la Audiencia de Sevilla, la juez jurará o prometerá su cargo el próximo miércoles 24 de junio en el alto tribunal andaluz. Por tanto, permanece en el aire el reparto de casos y si Alaya instruirá los ERE, los avales a empresas y los currsos de formación, alguno de estos tres asuntos, o ninguno de ellos.

Por otra parte, la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado por sexta vez al juzgado la división del caso ERE en piezas separadas. De forma periódica, los fiscales de la causa han pedido durante los últimos cuatro años de manera insistente a Alaya que divida la causa para hacerla más manejable y poder avanzar rápidamente para evitar prescripciones de delitos. La diferencia es que esta vez la receptora de la petición es la juez Núñez, cuya respuesta puede marcar un punto de inflexión para el caso si difiere de la perspectiva de Alaya y se alinea con Anticorrupción, la Fiscalía del Supremo, el TSJA y el Tribunal Supremo, que le pidieron sin éxito a Alaya la división del caso, pero esta la ha considerado siempre "inescindible".