Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Sigo en contacto con las familias de las víctimas del siniestro de Los Alpes”

Felipe VI condecorará a Robin en París por su labor tras la catástrofe del vuelo GWI9525

El fiscal Brice Robin comparece el jueves ante los medios.
El fiscal Brice Robin comparece el jueves ante los medios. Reuters

El fiscal jefe de Marsella, Brice Robin, asombró al mundo relatando en rueda de prensa el resultado de las primeras investigaciones de la catástrofe aérea de Los Alpes en la que murieron 150 personas (51 de ellas españolas). Lo hizo solo 48 horas después del siniestro del avión que volaba de Barcelona a Düsseldorf y una vez que había acudido al aeropuerto de Marsella para adelantar los datos a las familias de las víctimas. El Rey Felipe VI le condecora este martes en París por el papel crucial que jugó y sigue jugando en la investigación judicial de lo sucedido, una distinción de la que, dice Robin, se siente honrado, aunque añade que le gusta especialmente que se rinda homenaje a la justicia francesa.

Pregunta. ¿Ha sido la catástrofe de Germanwings el caso más difícil de su carrera?

Respuesta. Sí, ha sido extremadamente difícil porque tiene un enorme impacto humano.

P. Llamó mucho la atención aquella rueda de prensa que ofreció el 26 de marzo. ¿Le sorprendió tanta expectación?

R. En Francia tenemos la obligación de transparencia hacia las víctimas. Debemos ser fieles a la verdad y aportar los elementos que poseemos para esclarecer las causas del siniestro. Comprendo que en otros países hay visiones diferentes, pero aquí somos muy sensibles sobre el derecho de las víctimas y es en ese contexto en el que el fiscal debe darles información. En toda investigación hay una parte secreta, pero las víctimas tienen derecho a conocer el dossier.

P. ¿Fue especialmente difícil el encuentro con las familias de las víctimas en el aeropuerto?

R. Sí. Nunca me había visto frente a un número tan importante de familias de víctimas.

P. ¿Ha tenido contactos con ellas después?

R. Les he enviado dos correos para mantenerles al corriente de los problemas de identificación y para anunciarles la reunión de la comisión de identificación celebrada en Marsella el 15 de mayo. Les he enviado también ahora un correo para convocarles a la próxima reunión en la que abordaremos un cierto número de asuntos y les contaré en qué situación se encuentra la investigación. Será a mediados de junio. Pero, efectivamente, he intentado ser con ellas lo más transparente posible; con todas las familias de todas las nacionalidades, porque hay 19 países implicados.

P. ¿En qué situación está el caso?

En unos días contaremos a los afectados cómo va la investigación

R. Eso es lo que voy a contar a las familias de las víctimas ahora. Luego haré una rueda de prensa para informar al resto.

P. ¿Podría traspasarse todo el dossier a Alemania?

R. No. La investigación penal tiene que hacerse en Francia. Deberá ser un juez francés el que dictamine.

P. ¿Cómo ha sido el nivel de colaboración de las justicias alemana y española?

R. El nivel de colaboración con la justicia española ha sido muy bueno. De la alemana estoy esperando para la próxima semana algunos de los elementos que ha recabado allí.

P. La segunda caja negra demostró que el copiloto Andreas Lubitz había ensayado previamente cómo estrellar el avión. ¿Cambia ese dato en algo la situación? ¿Mantiene usted la calificación de homicidio involuntario?

R. Sí, porque cuando el autor de una infracción penal ha fallecido no se le puede perseguir y Lubitz está muerto.

P. Marsella es una ciudad conflictiva con graves problemas de tráfico de drogas y crimen organizado. ¿Es la plaza más difícil para un fiscal de la República?

R. [Se ríe]. Digamos que no es la más fácil.

 

 

Más información