Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: el terrorismo “se combate con fuerza“ y se “derrota con cultura”

El expresidente defiende la vigencia de la Alianza de Civilizaciones

Zapatero, junto al presidente de la Fundación Mominoun de Estudios e Investigación, Yunis Qandil, en Granada.
Zapatero, junto al presidente de la Fundación Mominoun de Estudios e Investigación, Yunis Qandil, en Granada. EFE

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha defendido este martes la vigencia de la llamada Alianza de Civilizaciones porque, pese a que el terrorismo "se combate con la fuerza", sólo se derrota, según ha dicho, con "la cultura y las ideas". "Ninguna fe, ninguna creencia, ningún dios puede servir para amparar o legitimar la violencia. No hay política en el terrorismo, no hay política en la violencia. Matar no es defender ninguna idea, matar es solo matar", ha incidido.

Así lo ha señalado durante la presentación en la Fundación Euroárabe de Granada de la Cátedra de Estudios de Civilización Islámica, en un acto en el que ha estado acompañado por el rector de la Universidad de Granada, Francisco González Lodeiro, el presidente de la Fundación Mominoun de Estudios e Investigación, Yunis Qandil, y la secretaria ejecutiva de la Fundación, Inmaculada Marrero Rocha.

Rodríguez Zapatero ha recordado cómo presentó en septiembre de 2004 ante las Naciones Unidas, ya como presidente del Gobierno, la propuesta de la Alianza Civilizaciones, sólo pocos meses después del "peor atentado terrorista" de la historia de España, el del 11 de marzo en los trenes de Atocha, tres años después del atentado de las Torres Gemelas.

Entonces su "obsesión" tras aquel golpe del terrorismo yihadista fue que en España "no se abriese un foso de rechazo y de odio hacia la comunidad islámica". "España tenía en su haber profundas raíces de convivencia pacífica entre culturas y religiones. Y esas raíces mostraron también en esa ocasión su fortaleza", ha indicado el expresidente, quien ha destacado además que "ni el odio, ni la xenofobia, ni la desconfianza se abrieron camino en España". "Fue la mejor lección que hemos dado como sociedad en mucho tiempo", ha valorado.

Fue a partir de esa vivencia cuando nació el proyecto de la Alianza de Civilizaciones, para movilizar a gobiernos y sociedades civiles en favor de la "cultura de la tolerancia y el respeto", siempre bajo las convicciones de que la pluralidad religiosa y cultural "no es una patología", sino una "riqueza" y que no hay "herejes", sino "personas de otras creencias".

"No hay ninguna religión, ninguna cultura, ninguna civilización superior por principio a otra. La historia nos muestra que todas las civilizaciones han tenido momentos de esplendor y decadencia. La humildad es un requisito necesario para la convivencia. La humildad sobre nuestras propias creencias, sobre nuestra fe. No es la verdad la que nos hace libres, es la libertad la que nos hace verdaderos", ha mantenido.

Por ello, ha animado a defender la cultura de paz y ha defendido la vigencia de la Alianza de Civilizaciones, que anticipó una "necesidad imperiosa" de nuestro tiempo. Ha hecho referencia en ese sentido a los "diversos grupos y movimientos que enarbolan creencias religiosas como excluyentes, que practican la barbarie en nombre de la fe, que llegan a justificar el asesinato y el salvajismo en nombre de la fe".

"El delirio y la perversión se han instalado en las voluntades de un número importante de seres humanos. Y aunque la reacción inmediata frente a la violencia deba ser una respuesta de seguridad, de policía y de defensa, el combate ideológico, cultural, educativo, social puede resultar decisivo en el medio y largo plazo", ha sostenido Zapatero, quien ha defendido las ideas y la cultura para combatir el terrorismo, una "alta misión" a la que está llamada la Alianza de Civilizaciones.

Por ello, la Alianza "puede y debe ser un instrumento útil de la comunidad internacional para afrontar estos nuevos desafíos". En su opinión, "no existe perversión más paradójica" que el uso de la fe religiosa para justificar la guerra. "El fanatismo religioso debe combatirse desde la propia fe religiosa. Por ello es necesario que las religiones instituidas en el mundo hagan un esfuerzo histórico para lograr la paz".

En ese sentido, ha apostado por que se constituya en el seno de las Naciones Unidas un Consejo de las Religiones en favor de la Paz, propuesta que ya formuló hace unos meses. Ese Consejo, según ha informado, debería reunir todas las religiones del mundo, y debería estar asociado a los Objetivos del Milenio, "porque la paz y la convivencia interreligiosa son pilares muy necesario para su cumplimiento".

"Que todas las religiones unidas desautoricen la violencia, y afirmen que la paz es inherente a la fe puede ser un mensaje poderoso para aislar el fanatismo y promover la convivencia", ha mantenido Zapatero, que ha confiado en que el III Plan Nacional de la Alianza de Civilizaciones vea la luz en este año 2015. "Lo necesitamos, lo esperamos y que sea fruto de un amplio consenso político y social".