Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños pobres sufrirán toda su vida los efectos de la crisis

Expertos en salud pública alertan del impacto en los menores de las penurias económicas

“Hay pruebas científicas suficientes para afirmar que el grado de pobreza infantil alcanzado en España dejará efectos indelebles en la salud de los niños a lo largo de su vida”. La frase corresponde a un comunicado emitido este viernes por la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) en el que, tras recoger distintos indicadores sobre los efectos que ha tenido la crisis económica entre la población de menor edad en los últimos años, alerta de que la exposición en la infancia “a situaciones de privación y de desigualdades” se asocia a “peores resultados en salud a corto, medio y largo plazo”. Y añade: “cuanto más precoz es la exposición, más irreversibles y negativos son los efectos negativos”.

La sociedad científica destaca que la población infantil española presenta “peores condiciones de vida, mayor riesgo de pobreza y más desigualdades materiales” desde el año 2008. Y que el empeoramiento de la situación de los más pequeños ha sido más acelerado que la que también ha sufrido la población general o los mayores de 65 años. Como ejemplo, apunta que el número de familias con menores que acuden a organizaciones no gubernamentales en busca de ayuda para cubrir sus necesidades básicas se ha triplicado desde 2007. También recupera el informe de Unicef que recoge que la población en riesgo de pobreza ha pasado del 28,2% al 36,3% entre 2008 y 2012.

Por ello, la SESPAS censura que “con las políticas actuales”, en referencia, entre otros aspectos, a “la reducción de los presupuestos en protección social infantil, que son de los más bajos de Europa” o la inversión en políticas públicas para la infancia –un 1,4% del PIB español frente a la media del 2,2% europea-, “se está hipotecando la salud y la vida de la futura sociedad española”.

“Hay evidencia de una peor salud general y peor salud mental en los menores de familias vulnerables que requieren ayuda para mantener su vivienda o han sido desahuciados”, indican los especialistas en salud pública en el documento. “Si continúa la tendencia hacia el aumento de las desigualdades sociales y la pobreza infantil, en las futuras generaciones aumentará la prevalencia del problema de salud y de personas en mala situación económica y laboral”, comentan.

La SESPAS lamenta que los menores estén “en los mensajes, pero no en la agenda efectiva que prioriza las medidas económicas y sociales para garantizar la igualdad de oportunidades y revertir el aumento de la pobreza infantil”.

Ante este escenario, los especialistas proponen distintas medidas destinadas a combatir los efectos en la salud de los menores debido a las dificultades económicas. Entre ellos plantean mantener los comedores escolares abiertos durante todo el año de forma que se garantice el acceso a los niños a una comida equilibrada al día como mínimo.

También impulsar las plazas de educación infantil pública para todos los menores “para mejorar la igualdad de oportunidades educativas”, evitar los desalojos de familias con menores que no pueden hacer frente a sus hipotecas o garantizar los suministros básicos de las familias con menores en situación de vulnerabilidad para combatir la pobreza energética (e impedir cortes de suministro de agua, luz o gas). Así como adoptar "las medidas necesarias", para que todas las madres y padres "participen en el mercado de trabajo con un trabajo digno".

En declaraciones a la agencia EFE, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad respondió al comunicado de SESPAS y señaló, a través de un portavoz, que, según los indicadores que maneja este departamento, "no hay ningún dato que haga pensar que la crisis haya repercutido en la salud general de la población infantil".

Las mismas fuentes indicaron que el hecho de "haber mantenido las prestaciones básicas, especialmente para los niños" en sanidad, educación, servicios sociales ha hecho que "las estadísticas de salud sigan mejorando, incluso en los momentos en los que las consecuencias de la crisis se han hecho notar más".

 

Más información