Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wert dice que las familias ahorrarán con su plan pero no prevé rebajas

Educación calcula "hasta 150 millones" menos para los universitarios si todos hacen carreras de tres años pero no reducirá los precios de los másteres posteriores

El nuevo sistema universitario – en el que van a convivir carreras de tres y cuatro años con másteres de uno y dos- ya está aprobado. El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha comparecido este viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros para explicar algunos de los pormenores de su gran propuesta universitaria. Según los cálculos del ministerio, este cambio supondrá “un ahorro de hasta 150 millones de euros para las familias” aunque el departamento no ha previsto compensar los precios de los másteres.

¿De dónde sale el cálculo de los 150 millones? Si todas las carreras universitarias se acortaran de los cuatro años actuales a los tres que ahora pueden adoptar – la reforma prevista en el real decreto es voluntaria para las universidades y no fija plazo- cada estudiante terminaría su carrera un año antes y no tendría que pagar ese cuarto curso para ser un titulado.El ministerio no ha dado estimaciones de cuántos ingresos pueden perder las universidades o qué cantidades se ahorran las Administraciones.

Pero el decreto prevé que la formación de las carreras o grados sean “generalistas” y que los másteres se orienten “a una mayor especialización”, por lo que es previsible que muchos estudiantes opten por seguir en el sistema como han alertado colectivos de alumnos como Creup, el Sindicato de Estudiantes o FAEST.

En la mayoría de las universidades públicas españolas el precio de los másteres es sensiblemente superior al de un año de carrera aunque hay mucha variación de una a otra. En el caso de la Complutense (el mayor campus presencial de España) un año de grado cuesta de media 1.980 euros frente a los 3.900 de un máster medio, es decir, casi el doble. Oposición, sindicatos, rectores y alumnos han señalado que este cambio puede atentar contar la igualdad de oportunidades de los alumnos con menos recursos por la diferencia de precios.

“No necesariamente en estos grados, el complemento de máster va a tener que ser de dos años, puede ser de uno como sucede muy claramente en el Reino Unido y es de esperar que en muchos casos sea de tres [de carrera] más uno [de máster]”, ha señalado Wert que ha admitido “un cierto encarecimiento en aquella pequeña proporción que haga un máster de 120 créditos [de dos años de duración]”. Según los datos facilitados por el ministro, la proporción actual de alumnos que pasa de la carrera al máster es del 20%.

El Gobierno dispone de mecanismos para ajustar el precio de grados y másteres en el sistema público, como ya ocurre en los másteres habilitantes (aquellos que son obligatorios para ejercer una profesión). El real decreto 14/2012 del Gobierno, que estableció una horquilla de precios para los alumnos, establecía que los estudiantes deben pagar en concepto de tasas entre un 15 y un 25% de lo que cuesta un año de carrera y entre el 15 y el 30% de lo que vale un máster. Las comunidades autónomas, y después las universidades, son las que fijan en qué punto de la horquilla se quedan, pero las horquillas las fija el Estado.

No afecta a las profesiones reguladas

La modificación aprobada este viernes no afecta a las profesiones reguladas -las relacionadas con Ciencias de la Salud, arquitectura e ingenierías- en los que el ministro ha explicado que el Gobierno intervendrá para su autorización y la convalidación con la normativa comunitaria. En estos casos la duración será fija y común. En el resto, salvo que las comunidades autónomas y las universidades alcancen un acuerdo, podrían ofertarse títulos con distinta duración en los diferentes campus.

El decreto no prevé fecha de implantación, lo que supone que cada universidad podría empezar a poner en marcha los cambios a partir de su publicación en el BOE, prevista el próximo martes. Wert ha señalado que su ministerio está “fomentando el diálogo de los sistemas universitarios con las comunidades autónomas para que libremente lleguen a acuerdos más o menos homogéneos del sistema”.

El modelo actual español de cuatro años de grado y uno de máster “ha dificultado enormemente la internacionalización del sistema universitario para atraer estudiantes extranjeros”, ha valorado el ministro, que ha recordado que el nuevo modelo flexible es el que han adoptado “la inmensa mayor parte” de los países de nuestro entorno mientras que el sistema actual “solo está presente en ocho de 48 países”.

También ha recordado que la Conferencia de Rectores, que le reclamaba una moratoria en la aplicación del decreto para estudiar cómo ha resultado la actual implantación del Plan Bolonia, reclamó en 2006 que se implantara un sistema flexible con distintas duraciones de las carreras en lugar del actual.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información