Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alonso da marcha atrás al copago hospitalario que impulsó Mato

"No tiene mucho sentido", dice en su primera comparecencia en el Congreso como ministro

Ninguna comunidad, ni las del PP, aplican la norma un año después de ser aprobada

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, en el Congreso hoy.
El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, en el Congreso hoy. EFE

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha reconocido este jueves que estudiará eliminar el copago farmacéutico hospitalario que aprobó su predecesora, Ana Mato, hace más de un año. "No tiene mucho sentido" que siga en vigor, ha asegurado, y ha añadido: "Creo que lo debemos revisar". Alonso ha hecho este anuncio durante su primera comparecencia ante la Comisión  de Sanidad y Servicios Sociales en el Congreso, que ha durado cerca de cinco horas.

Ninguna comunidad autónoma, ni siquiera las gobernadas por el Partido Popular, están aplicando el polémico copago hospitalario que Ana Mato aprobó en octubre de 2013. Pasado más de un año de la entrada en vigor de la resolución, solo Ceuta y Melilla, los únicos territorios que no tienen competencias sanitarias, están cobrando a los pacientes que recogen su medicación en los hospitales el 10% —con un tope de 4,2 euros por envase— del precio de 43 fármacos que se usan para tratar enfermedades graves como el cáncer, la hepatitis o la esclerosis múltiple.

Mientras algunas regiones se han opuesto públicamente al cobro de este copago —Asturias, Andalucía, Canarias, entre otras— por considerarlo injusto, otras han contestado, durante los últimos meses, que siguen estudiando la forma de aplicarlo. “Estamos trabajando los datos y preparando el sistema de información y la forma de aplicación”, contestó Murcia (PP) a EL PAÍS en noviembre, exactamente la misma respuesta que había dado su Consejería de Sanidad ocho meses antes.

El Ministerio de Sanidad lleva todo este tiempo culpando a las comunidades autónomas --"Son ellas las que tienen la responsabilidad”, respondían los portavoces del departamento-- pero sin instarlas u obligarlas a cumplir con la normativa estatal.

Las comunidades, incluidas las del PP, hicieron cálculos de lo que costaría poner en marcha un sistema para cobrar por los fármacos hospitalarios y cuánto se recaudaría con la medida. Castilla y León --la comunidad popular que más lejos ha llevado su oposición a este copago, ya que incluso lo llevó a los tribunales-- estudió el impacto que tendría el copago: afectaría a 8.400 enfermos crónicos y supondría una recaudación de unos 200.000 euros anuales, un 0,07% del gasto farmacéutico hospitalario total. Murcia estimó que la recaudación anual por el copago hospitalario sería como máximo de 100.000 euros.

Más información