Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gripe alcanza niveles epidémicos en Galicia y Asturias

La temporada está siendo más suave de lo normal hasta la fecha

Vacunación de un niño contra la gripe.
Vacunación de un niño contra la gripe. AFP

La gripe ha alcanzado niveles epidémicos (una amplia difusión) en el noroeste de España, según los últimos datos del Servicio de Vigilancia de la Gripe. En Galicia ya llevaba varias semanas en ese nivel, que en la última semana se ha alcanzado también en Asturias. El impacto de esta enfermedad, que este año, en general, está siendo menos acusado que otras temporadas, ya se nota en hospitales gallegos, donde el tiempo de espera en urgencias se ha disparado (por ejemplo, el 8 de enero el Meixoeiro de Vigo alcanzó retrasos de seis horas).

El impacto de la enfermedad no se restringe al noroeste, y hay picos de afluencia en otros hospitales, como en los Macarena y Virgen del Rocío de Sevilla, que, según denuncian los sindicatos, tienen retrasos de hasta 15 horas.

A pesar de estos picos de demanda, en líneas generales la gripe está siendo en España, a estas alturas de la temporada, bastante leve. La tasa de incidencia es de 31,23 casos por 100.000 habitantes, bastante por debajo del umbral basal (casos para considerar un nivel epidémico) establecido para la temporada 2014-2015 (58,52 casos por 100.000 habitantes), según señala el Instituto de Salud Carlos III en la web del sistema español de vigilancia de la gripe. “Se señala a nivel global una evolución estable de la actividad gripal, un nivel de intensidad bajo y una difusión esporádica”, indica el organismo. De hecho, el año pasado la curva de incidencia de la gripe estaba claramente en ascenso, y la tasa de incidencia se acercaba ya a los 100 casos por 100.000 habitantes, el triple que este año.

Lo normal es que la gráfica empiece a subir y alcance un máximo alrededor del final de enero o principios de febrero, aunque esto puede variar. Por ejemplo, durante la aparición de la llamada gripe A en 2009 (un virus que sigue circulando aunque ya no se considere excepcional, sino parte de la enfermedad de cada invierno) el pico se adelantó y se alcanzó antes de fin de año.

Aunque aún es pronto para prever qué va a suceder, lo que parece claro es que las temperaturas relativamente altas para la temporada del año y el tiempo despejado (el sol es un eficaz desinfectante) han ayudado a mantener bajo el perfil de la epidemia de gripe de este año hasta el momento.

En lo que va de invierno se han notificado 22 casos de hospitalización por gripe, con dos defunciones atribuidas directamente a este virus y confirmadas por laboratorio. Eso no quiere decir que la gripe no contribuya a causar más muertes (alrededor de 3.000 cada año en España). Ambos fallecidos eran mayores de 64 años, uno tenía otras enfermedades que podían actuar como factores de riesgo y no consta que ninguno se hubiera vacunado.