Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro autonomías piden que se aplace la aplicación de la LOMCE

Andalucía, Cataluña, Asturias y Canarias alegan falta de tiempo y financiación

Los consejeros aseguran que no se podrá ejecutar el plan en la ESO y Bachillerato

Desde la izquierda, Luciano Alonso (Andalucía), Teresa Pijoan (Cataluña), Ana González (Asturias) y José Miguel Pérez (Canarias), este lunes en el Congreso. Ampliar foto
Desde la izquierda, Luciano Alonso (Andalucía), Teresa Pijoan (Cataluña), Ana González (Asturias) y José Miguel Pérez (Canarias), este lunes en el Congreso.

Andalucía, Asturias, Canarias y Cataluña han pedido este lunes al Gobierno que postergue, durante un año, la aplicación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) en la ESO y Bachillerato. Los responsables de Educación en las cuatro comunidades autónomas han asegurado que no hay tiempo para implantar los cambios en el curso 2015-2016, como está previsto, y han criticado la aprobación —el pasado viernes, en el Consejo de Ministros— del real decreto que regula el currículo básico. "No conocemos todavía el contenido", han asegurado en Madrid, en una rueda de prensa conjunta en el Congreso de los Diputados.

Las comunidades necesitarán, "en el mejor de los casos", al menos nueve meses para estudiar la normativa y preparar su desarrollo, es decir, terminarían el trabajo justo cuando deben empezar el curso 2015-2016. Solo la tramitación administrativa llevará entre cinco y seis meses, según los cálculos del consejero de Educación de Andalucía, Luciano Alonso, que ha lamentado que el Gobierno haya aprobado el decreto "por sorpresa y en Navidad", sin la participación de las autonomías. Alonso tiene una teoría: "Suponemos que responde a una estrategia para que pase desapercibida y tratar de silenciar el malestar por la falta de consenso".

Los representantes autonómicos han asegurado que todavía no conocen el contenido del real decreto del currículo básico —que fija los contenidos mínimos de las asignaturas troncales y específicas para la ESO y Bachillerato—, pese a que las regiones deben adaptarse para implantar los cambios. Las autonomías deben diseñar y aprobar la parte del programa en la que tienen competencia. Alonso y la consejera de Educación de Asturias, Ana González, explicaron que entre las tareas están la concreción del currículo básico y el desarrollo específico de 116 asignaturas. "Imaginen lo que supone".

Los consejeros aseguran que no conocen todavía el contenido del real decreto de currículo básico

González también ha lamentado la "poca claridad" en el presupuesto —"no sabemos cuánto dinero nos van a dar"— y el "desprecio" hacia las autonomías. "Nos hemos enterado por la prensa de la aprobación del decreto, sin pasar por la Conferencia Sectorial de Educación", órgano en el que, además de los representantes del Ministerio de Educación, se encuentran los delegados de las comunidades. El 14 de enero se reúne la conferencia. "El último texto que nos pasaron oficialmente es de julio". 

El consejero de Educación de Canarias, José Miguel Pérez, ha puesto el foco en la "desigual" implantación de la LOMCE en Primaria y FP básica. La reforma educativa arrancó, en septiembre, en los cursos impares de Primaria (1º, 3º y 5º), con la decisión casi generalizada de las comunidades autónomas de no renovar los libros de texto y una crítica unánime de directores de centro y familias por su implantación "precipitada". "Ha sido un fracaso... Esta ley será derogada: le queda lo que le queda al PP en el Gobierno".