30 años de síes y, sobre todo, de noes

Las fechas de las fiestas populares, el medio ambiente y el urbanismo, entre los temas más recurrentes de las consultas populares municipales

Los vecinos de Palamós (Girona) votaron en 1994 que no se urbanizase la playa del Castell.
Los vecinos de Palamós (Girona) votaron en 1994 que no se urbanizase la playa del Castell.PERE DURAN

La Ley de Bases de Régimen Local reguló en 1985 las consultas populares municipales, que deben estar autorizadas por el Gobierno central para poder celebrarse. En las casi tres décadas que han trancurrido desde entonces, el Consejo de Ministros de los distintos Ejecutivos que se han sucedido, han dado el visto bueno a 33 de estas consultas y ha rechazado otras 68. El siguiente es un resumen de los temas más recurrentes y las consultas más polémicas:

  • Fiestas patronales y mercados. La fecha y ubicación de fiestas patronales, ferias y mercados son el contenido más común entre las consultas municipales autorizadas: 11 de 33. En dos casos no se llegaron a celebrar (en Torredonjimeno, Jaén; y en Sitges, Barcelona). Aunque también se denegaron algunas de estas consultas en los años ochenta: ni a los vecinos de Albarracín (Teruel) les dejaron contestar si querían cambiar la ubicación de los festejos taurinos ni a los de Fuenterrobles (Valencia) si querían cambiar la fecha de la fiesta de la Virgen de las Candelas.
  • Palamós y el medio ambiente. El medio ambiente acapara un buen número de consultas, tanto aprobadas como rechazadas. Entre las primeras destaca el caso de Palamós, en Girona. Con una participación mayor del 50%, los vecinos rechazaron mayoritariamente en 1994 la urbanización de la playa virgen del Castell. El resultado de la consulta fue importante en una larga batalla judicial posterior, ya que las sentencias sobre el tema lo tuvieron en cuenta.
  • Urbanismo y el caso de Almuñécar. Hay temas autorizados como la ampliación de un puente (Arbúcies, Girona) o la peatonalización de una calle, pero se han rechazado sistemáticamente las preguntas sobre el Plan General de Ordenación Urbana, por tener competencias sobre él también las comunidades autónomas. Sin embargo, el Ayuntamiento de Almuñécar (Granada) recurrió a los tribunales y el Supremo le dio la razón en 2008. “La ordenación urbanística del territorio municipal es tarea que fundamentalmente corresponde al municipio”, dijo la sentencia. Finalmente, un tercio de los vecinos votó, de los cuales el 77% respaldó el nuevo plan general, que incluía construir 30.000 viviendas.
  • A las bravas. En cuatro ocasiones las consultas se celebraron sin que hubiera autorización: en Valle de Egües (Navarra), en 1997, sobre la segregación de la urbanización de Mondarri; en El Cuervo de Sevilla, 1998, para elegir al juez de paz; en San Justo de la Vega (León), en 1999, sobre la instalación de un centro de tratamiento de residuos urbanos; y en Canfranc (Huesca), también en 1999, sobre unos planes urbanísticos especiales. Ni en el Consistorio de Valle de Egües ni en el de El Cuervo consta multa ni apercibimiento alguno por la consulta.
  • Intentos frustrados. En 29 ocasiones se han iniciado expedientes para solicitar una consulta municipal que no han llegado al Consejo de Ministros por desistimiento o archivo.
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

J. A. Aunión

Coordinador del espacio de Educación de EL PAÍS. Especializado en información educativa durante más de una década, también ha trabajado para las secciones de Local-Madrid, Reportajes, Cultura y EL PAÍS_LAB, el equipo del diario dedicado a experimentar con nuevos formatos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS