Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El domingo decisivo de la primera contagiada de ébola en Europa

El análisis que hoy le harán a Teresa Romero podría considerarla casi curada

Teresa Romero, en una imagen de Facebook.
Teresa Romero, en una imagen de Facebook.

Teresa Romero empezó a ganarle batallas al ébola la semana pasada. La presencia del virus en su sangre empezó a descender hasta que, como lo definió el virólogo Luis Enjuanes, dio “un bajón impresionante”. Empezaba a producir anticuerpos. El sistema inmunitario, el que nos defiende de las agresiones, se había puesto en marcha y combatía al intruso. Hoy el equipo médico que la trata en el hospital Carlos III de Madrid le hace el análisis decisivo, el que puede confirmar que está libre de virus. Romero, la primera contagiada en Europa, le puede ganar la guerra al ébola este domingo.

En ello confía el comité científico de expertos creado por el Gobierno para dar respuesta a la crisis. “Ojalá nos dé una alegría el lunes por la mañana”, dice Enjuanes, uno de sus miembros. Será cuando previsiblemente se conozcan los resultados. El viernes pasado los médicos estaban esperanzados: las dos últimas pruebas habían dado valores casi “despreciables”. Una tercera técnicamente significaría que está libre del virus, asegura el virólogo. El alta, sin embargo, puede demorarse. La infección por ébola, como tal, no deja secuelas, pero el virus ataca a órganos vitales como los riñones, el hígado o los pulmones. Romero ha tenido problemas respiratorios, de los que tendrá que recuperarse completamente antes de abandonar el hospital.

La alerta sanitaria por posibles nuevas infecciones aún durará unas semanas. El primer día D, sin embargo, está cerca. El próximo 27 de octubre acaban los 21 días de periodo de incubación máximo desde que la auxiliar de enfermería tuvo contacto con las últimas personas antes de ser aislada. Son, entre otros, el médico de urgencias que la atendió en el hospital de Alcorcón o los sanitarios que la trasladaron hasta allí en ambulancia. El martes 21 acaba la vigilancia para las personas con las que coincidió en el centro de salud a donde acudió con fiebre el 30 de septiembre. El jueves 23, las peluqueras que la depilaron en un centro de estética cerca de su casa salen de peligro.

Pero aún queda un grupo de contactos de riesgo al que habrá que vigilar: el personal sanitario que ha atendido a Teresa. Para ellos, los 21 días empiezan a contar desde que se la declare oficialmente libre de virus. Aunque siga ingresada, ya no podrá contagiar al no tener síntomas.

Los expertos aseguran que para considerar que una persona está curada de la infección por el virus del ébola tienen que darse “dos PCR negativas” separadas entre sí al menos por 48 horas. La PCR es una técnica de detección molecular que, en el caso de Romero, se ha estado aplicando a diario desde que ingresó el 6 de octubre con síntomas ya muy evidentes de estar enferma. La carga viral se le ha medido cada día: “Se saca muestra y se analiza, a diario, la cantidad de virus circulante”, explica Fernando de la Calle, especialista en Medicina Tropical y parte del equipo de médicos que tratan a la auxiliar en la sexta planta del hospital Carlos III. “Desde el ingreso hasta ahora hay un absoluto claro descenso”, contaba a este diario el viernes.

Superar el ébola, una enfermedad con una tasa de mortalidad del 70% en el brote actual, depende de muchas variables, y ninguna de ellas está lo suficientemente clara como para sacar conclusiones. Un buen tratamiento de soporte en un hospital bien equipado (administración de fluidos intravenosos con electrolitos, antibióticos en caso de otras infecciones, oxigenoterapia...) y la propia respuesta inmune del paciente son decisivos, señala la principal autoridad mundial en salud pública, el CDC (Centro de Control de Enfermedades) de Estados Unidos. Quienes vencen al ébola desarrollan anticuerpos que duran diez años, quizá más, asegura el CDC. No se sabe si son inmunes para siempre o si podrían infectarse con otra cepa del virus.

Los expertos tampoco saben si alguno de los tratamientos experimentales que se han estado administrando a los pacientes de ébola occidentales ha funcionado. En la mayoría de casos, han usado varios a la vez, con lo que comprobar cuál ha sido el determinante es imposible. En el caso de Romero, el equipo médico pidió para ella tres de estas terapias que no han demostrado eficacia en estudios clínicos convencionales. Ante una emergencia de tal calibre, la extensión de un virus que no tiene vacuna ni cura, la Organización Mundial de la Salud (OMS) autorizó su uso en agosto pasado.

Lo primero que los médicos usaron con la auxiliar fue plasma de una persona que hubiera sobrevivido al virus. La religiosa Paciencia Melgar, que enfermó de ébola en Liberia a la vez que Miguel Pajares, pero no fue repatriada, fue la donante. Mediante una técnica llamada aféresis — que permite seleccionar el componente sanguíneo necesario— se le extrajeron 400 cc de plasma. “El plasma se puede congelar mucho tiempo. Es posible repetir la donación en dos semanas. Es la cantidad que recomienda la OMS pero nadie sabe si es eficaz ni si la dosis es la adecuada”, explica José Ramón Arribas, jefe de Enfermedades Infecciosas del hospital de La Paz de Madrid. “Se están haciendo estudios y la OMS recoge información en todos los pacientes tratados”, añade.

Al tratamiento con plasma de superviviente se sumó un antiviral experimental, favipiravir, que solo se ha probado en ratones —todos sobrevivieron—, y la Agencia del Medicamento importó además otro fármaco, ZMab, de Bélgica, que no ha llegado a administrársele a Romero.

Más información