Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia confía en que Romero dé negativo en un próximo análisis

La carga vírica de ébola en la auxiliar de enfermería contagiada ya es baja

No recuerda haberse tocado la cara con un guante tras atender al misionero fallecido

Teresa Romero, en una imagen del Facebook del gimnasio al que acude.
Teresa Romero, en una imagen del Facebook del gimnasio al que acude.

Los médicos que atienden a Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, han comunicado este viernes a la familia que en el plazo de 24 a 48 horas esperan realizar un nuevo análisis a la paciente y que confían en que el resultado sea negativo, ya que la carga vírica ya es muy baja. Así lo ha asegurado Teresa Mesa, amiga de la familia, a las puertas del hospital Carlos III de Madrid tras visitar al marido de la enferma.

Teresa Romero “está estupenda teniendo en cuenta cómo ha estado”, ha celebrado Mesa ante los periodistas. La auxiliar de enfermería está recuperando la memoria, según ha revelado la amiga de la familia, y no recuerda haberse tocado la cara con un guante tras atender al misionero fallecido Manuel García Viejo. Además, asegura que tanto ella como su marido, Javier Limón, avisaron “constantemente” de que podía haber contraído el virus. La paciente está "recordando cosas de cuando avisó con los síntomas" del virus, ha insistido.

Mesa ha explicado igualmente que Teresa piensa que actuó en todo momento de forma correcta. “Esa es su obsesión, que hizo todo bien”, ha añadido.

También ha comentado que la auxiliar de enfermería ha vuelto a hablar por teléfono con su marido, Javier Limón, ingresado también en el centro sanitario para vigilar su evolución. Teresa no ha preguntado por su perro Excálibur, sacrificado días después de que se confirmara su contagio por ébola. Los médicos han decidido que se le comunicará con apoyo de un psiquiatra porque le afectará mucho la muerte de su mascota.

La amiga de la familia ha contado, además, que Limón sigue decidido a mantener hasta el final sus denuncias contra el consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez, quien acusó a la paciente de mentir aunque luego se disculpó, y contra la ministra Ana Mato por la gestión de la crisis del ébola.

Más información