Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy no habla con Mas desde julio

El jefe del Gobierno admite que no dialoga con el de la Generalitat desde su cita en Moncloa y se dice dispuesto a hacerlo “siempre que sea para algo”

Rajoy y Mas en la reunión en La Moncloa el pasado julio.
Rajoy y Mas en la reunión en La Moncloa el pasado julio.

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, está dispuesto a “sentarse a hablar” con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, pero “siempre que sea para algo”, según dijo ayer en una conversación informal con periodistas que le preguntaron por el artículo publicado en la nueva edición digital en catalán de EL PAÍS (elpais.cat), en la que aboga por mantener “puentes de diálogo”.

Al parecer, ese algo sigue sin estar claro, ya que el propio Rajoy reconoció que no habla con Mas desde el pasado 30 de julio, cuando ambos se reunieron en La Moncloa durante más de dos horas. Es decir, no han tenido ningún tipo de diálogo tampoco desde que el presidente de la Generalitat firmó el decreto de convocatoria de la consulta soberanista, el pasado 27 de septiembre. Sí existen, según fuentes gubernamentales, contactos con la Generalitat a más bajo nivel.

Rajoy se quejó, como ha hecho ya en muchas ocasiones, de que el presidente catalán le impusiera “la pregunta y la respuesta” del referéndum del 9 de noviembre, y subrayó que su postura, siempre la misma —la de considerar que la consulta es contraria a la Constitución y no puede celebrarse— es la que dicta “el sentido común” y así se lo hizo ver incluso al anterior presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Hay, además, otro obstáculo para el diálogo: las dudas sobre la capacidad de Mas para reconducir el proceso soberanista. Rajoy lo sugirió así cuando, en alusión a las reuniones convocadas por el presidente de la Generalitat con los partidos que apoyan la consulta, dejó caer: “No sé muy bien quién manda ahí”.

El jefe del Gobierno aseguró a los periodistas asistentes a la recepción celebrada en el Palacio Real con motivo de la Fiesta Nacional que se sentía “en forma” para abordar el órdago independentista y pidió paciencia porque “todo lleva su ritmo”.

Preguntado si la crisis del ébola le ha hecho dejar en segundo plano el desafío catalán, Rajoy, respondió: “Procuro no olvidarme nunca de nada”.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, también se refirió durante la recepción en el Palacio Real al artículo de Rajoy e insistió en que el Gobierno ya ha tenido “puentes económicos” con la Generalitat de Cataluña, en alusión al Fondo de Liquidez Autónica (FLA), que permite a las autonomías acceder al crédito a un interés más bajo.

Montoro también bromeó sobre la habitual ausencia de Mas en la Fiesta Nacional: “No me había dado cuenta”, respondió cuando se le preguntó qué opinaba de que el presidente de la Generalitat no hubiese acudido tampoco ayer a la ceremonia.

“¿Estamos dispuestos [a tender puentes de diálogo]? El Gobierno, desde luego, sí lo está: queremos dar vigencia a esos puentes de diálogo que se sustentan sobre los pilares de la ley”, escribió Rajoy en elpais.cat. “Y lo hacemos desde el convencimiento de que todo avance es posible y todo cambio a mejor es susceptible de debate dentro del marco seguro que nos ofrece la legalidad. Ahí nos encontrará siempre. Porque del mismo modo que no hay democracia sin un sustento de concordia, nuestra historia nos demuestra que la concordia solo se hace efectiva con la garantía de la ley. La ley no es un capricho de la democracia, es parte consustancial de ella. [...] El camino de la concordia es el diálogo y la ley”.

Oriol Junqueras, presidente de Esquerra Republicana (ERC), reaccionó con escepticismo a la oferta de diálogo de Rajoy: “Ya nos lo demostrará. Tenemos que juzgar a la gente no por lo que dice, sino por lo que hace”.

 

Más información