Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El miedo al ébola cunde entre los sanitarios y el personal de limpieza

Médicos que tuvieron contacto con la enferma piden aislarse voluntariamente

El Carlos III contrata enfermeros por días ante la negativa de algunos empleados

Desalojo de enfermos del hospital Carlos III para habilitar otra planta destinada a los sanitarios que trabajan con el ébola.
Desalojo de enfermos del hospital Carlos III para habilitar otra planta destinada a los sanitarios que trabajan con el ébola.

Cuentan las trabajadoras de la limpieza del hospital Carlos III que no empezaron a tener miedo al contagio hasta que Teresa Romero, la auxiliar de enfermería a la que trataban a diario, cayó enferma. Lo mismo les ocurre a los enfermeros del centro, que cuidaron a los dos misioneros repatriados desde África y fallecidos a los pocos días. Dicen que el “respeto” al virus se ha transformado en “miedo”. Y ese temor se ha extendido más allá de la zona cero del ébola: al hospital de Alcorcón, donde las limpiadoras se negaron a descontaminar el box en el que permaneció durante horas la auxiliar —y por las calles del municipio, donde algunos vecinos han salido con mascarilla—, y a los centros de salud de toda la región, que ayer por la mañana recibieron bolsas con los trajes de protección. Reciclados de la gripe A. Dos unidades para centros con hasta 60 trabajadores.

De la mano de los sanitarios, el pánico también ha salido de los centros y les ha acompañado hasta sus vidas personales. “No invitan a sus hijos a los cumpleaños y sus amigos están cancelando las vacaciones conjuntas”, dice Juan José Cano, del sindicato de enfermería Satse en el Carlos III. “Se han convertido en los enfermeros del ébola”, sentencia. “Y es muy injusto”. Treinta médicos intensivistas de La Paz han exigido que quede por escrito quién debe ir al Carlos III y quién lo ordena. Denuncian que les obligan a tratar a enfermos de ébola “sin la formación ni el entrenamiento adecuados” y que las instalaciones son “claramente deficitarias”.

Las autoridades sanitarias tampoco se han librado del clima de caos, y toman decisiones con aroma a improvisación. En el caso de Miguel Pajares, el primer español repatriado con ébola, vaciaron el hospital y trasladaron a todos los enfermos; con Manuel García Viejo, el segundo, optaron por mantener a los pacientes en sus habitaciones y seguir con las consultas y las operaciones; ahora, y en solo 24 horas, la Consejería de Sanidad ha ordenado desalojar dos plantas. Primero la quinta. Ayer por la tarde, la cuarta, de la que 18 pacientes fueron dados de alta o trasladados.

Extremadura denunciará a los autores de mensajes 'falsos'

El Gobierno de Extremadura ha decidido emprender acciones legales contra los autores de mensajes "falsos" sobre supuestos casos de Ébola en la región que --según apunta-- están circulando por las redes sociales y que están ocasionando "colapsos telefónicos" en los hospitales extremeños y en los servicios sanitarios.

Con esta decisión, el Ejecutivo regional quiere "poner coto a la desinformación y alarma" que generan --incide-- este tipo de mensajes "irresponsables" que "pueden ser constitutivos de un delito contra el Orden Público" y que, además, "pueden ocasionar avalanchas injustificadas en los centros sanitarios, poniendo en peligro la normalidad de la atención".

Una decisión que, en definitiva, va ligada también al miedo de los profesionales: a medida que pasan las horas aumenta el goteo de médicos que examinaron a la auxiliar en los días previos a su diagnóstico, ya con síntomas, que deciden por su cuenta presentarse en el hospital y someterse a aislamiento. Les habían recomendado tomarse la temperatura corporal dos veces al día en su casa, pero, visto el resultado de esa recomendación en el caso de la auxiliar, han preferido ir al Carlos III. Tras el médico de urgencias Juan Manuel Parra y la médica del ambulatorio, este jueves por la tarde llegaron al centro un facultativo del Summa y un residente de las urgencias del hospital de Alcorcón. En este centro, donde Parra atendió un caso sospechoso de ébola con un mono de protección que no le cubría los brazos, han decidido equiparse por su cuenta: van a comprar decenas de trajes.

“Estamos entrenados en aislamiento. Convivimos con la tuberculosis, el VIH, enfermedades tropicales, hepatitis. Pero con profesionalidad solo... uno no se protege. No sabemos qué ha podido fallar”, cuenta una enfermera del Carlos III, un centro que hasta hace unos meses era referencia para enfermedades infecciosas y que la Comunidad de Madrid decidió desmantelar para convertirlo en un hospital de media estancia por un plan de ahorro.

Las limpiadoras se niegan a desinfectar el box en el que estuvo Romero

Cunde el nerviosismo entre las trabajadoras de la limpieza del Carlos III, contratadas por Ferrovial. Ayer las sindicadas en UGT se reunieron en asamblea para expresar sus miedos y exigir que mejore un protocolo que creían que las protegía. “Puede que yo no me contagie, pero sí mi compañera y que me lo pegue”, se lamentaba una. Siete u ocho limpiadoras entran por turnos a descontaminar la habitación y la esclusa donde los trabajadores se ponen el mono de protección. Además, hay dos trabajadores encargados de transportar los residuos hasta que una segunda empresa se los lleva a incinerar.

Algunos vecinos de Alcorcón salieron ayer a la calle con mascarilla

El Carlos III se ha visto obligado a contratar personal extra para poder atender todos los casos sospechosos que llegan. En algunos casos, suplirán a profesionales de enfermería que se han negado a trabajar con enfermos de ébola alegando que las condiciones de seguridad no son las adecuadas. “Hay trabajadores que están renunciando a sus contratos para no tener que entrar”, asegura Elvira González, vicesecretaria provincial del Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE).

Según relata, hay enfermeros y técnicos de enfermería que han presentado formalmente su renuncia y otros que se han negado a atender enfermos de ébola en las condiciones actuales. Sanidad no dice cuántos son ni si ha tomado medidas contra ellos. “Ahora mismo, cuando está en cuestión si el traje es el correcto, si el protocolo es el correcto, un profesional sanitario podría acusar a la Administración de un delito contra la salud pública si le obligan a trabajar en condiciones que no son las adecuadas”, explica.

Lo aprovechan los sanitarios en paro. Como L. S., de 25 años y recién graduada en enfermería, que dejó un currículo en el hospital de La Paz el miércoles por la mañana. La llamaron por la tarde: “¿Quieres trabajar? Empezarías mañana mismo en la quinta planta del Carlos III, en hospitalización”. Ni una palabra del ébola. Se tenía que presentar ayer por la mañana, con sus zuecos para que le dieran el uniforme. En una segunda llamada, le indicaron que era para atender a los aislamientos del ébola. “Les dije que no tenía formación y me replicaron que somos enfermeras y tenemos la obligación de atender pacientes”. Tras pensarlo con su familia, respondió: “No contéis conmigo”. “Es increíble que estén llamando a gente recién salida de la carrera”, comentó ayer a EL PAÍS. A sus compañeras les ha dicho que no cojan el teléfono si llaman del Carlos III para evitar represalias. Cree que no le volverán a avisar por haber dicho que no.

Con información de Elisa Silió, José Marcos y Elsa G. de Blas.

Andalucía: Formación para 25.000 profesionales

La Junta de Andalucía precisa que más de 25.000 profesionales sanitarios de los ocho hospitales de referencia de la comunidad (uno por provincia) han sido formados para enfrentarse a un posible caso de ébola —una charla de 40 minutos, según los sindicatos—. En estos centros hay habitaciones de aislamiento y trajes de protección. Pese a ello, la Junta anunció el miércoles que ampliará la formación a todo el personal de urgencias y de las áreas de enfermedades infecciosas.

A. J. MORA, Sevilla

Cataluña: Clases impartidas por una ONG

La Generalitat asegura que está preparando y actualizando desde marzo los protocolos de actuación para afrontar la crisis del ébola. El Hospital Clínic de Barcelona cuenta con un box y dos habitaciones de aislamiento con presión negativa para que el aire no salga al exterior y sus profesionales han recibido formación por parte de la ONG Médicos sin Fronteras. Además, se ha decidido que un epidemiólogo de guardia se traslade siempre al lugar en el que esté el paciente.

JESSICA MOUZO, Barcelona

C. Valenciana: Las charlas explicativas, para octubre

Los sanitarios del hospital La Fe de Valencia llevan meses quejándose de la falta de formación para tratar a pacientes con ébola. Después de que el personal lo criticase públicamente, un representante del departamento de prevención de riesgos laborales les puso un vídeo casero en el que se detallaba cómo ponerse el mono de aislamiento. Las quejas propiciaron que la Generalitat se comprometiese a impartir una serie de charlas formativas, que comenzarán el próximo jueves.

PILAR ALMENAR, Valencia

Galicia: El traje, tarde y permeable al agua

En el hospital de referencia para el ébola en Galicia, el Meixoeiro de Vigo, vieron el miércoles el primer traje de protección: “Era permeable al agua por las costuras”, deplora la junta de personal. Los trabajadores están alarmados. Aseguran que la única formación que recibieron hasta el pasado miércoles fue a través de un vídeo colgado en la intranet del Servicio Galego de Saúde. CC OO sostiene que ayer se impartió el primer curso práctico en ese hospital, “pero solo para dos trabajadoras”.

CRISTINA HUETE, Ourense

País Vasco: Todas las áreas tienen material homologado

Euskadi, que ya ha activado cuatro veces su protocolo por una posible infección de ébola, con resultado negativo, cuenta con dos centros de referencia: el Hospital Donostia, en San Sebastián, y el de Basurto, en Bilbao. Ambos tienen unidades específicas de infecciosos y habitaciones de aislamiento. Todos los servicios que pudieran tener contacto con casos sospechosos cuentan con material homologado (buzos, gafas, guantes y calzas) con nivel de seguridad 4, según el Servicio de Vasco de Salud, Osakidetza.

I. P. CHÁVARRI, San Sebastián

Más información