Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los universitarios reciben un 10% menos de beca desde 2012

Las ayudas anuales bajan una media de 336 euros en dos años y el dinero total desciende un 6% mientras aumentan las peticiones

Los universitarios reciben un 10% menos de beca desde 2012

En las universidades españolas hay más becarios pero cobran menos. Esa es la denuncia que ha hecho este jueves la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), con datos oficiales que contradicen los anuncios del Ministerio de Educación de que cada vez hay más dinero para ayudas al estudio. En los dos últimos años, la beca anual por alumno de educación superior ha disminuido cerca del 10%, es decir, que cobran 2.838 euros al año, 336 euros menos.

El número de beneficiarios ha subido un 5,4% (hasta 322.000 en 2014) pero ha bajado un 5,8% el importe total de las ayudas, 909 millones de euros. Son datos incluidos en un informe de la conferencia de rectores que analiza la evolución de las becas y ayudas del Estado con cifras oficiales procedentes del Ministerio de Educación y datos de avance del último curso. El trabajo aún no ha visto la luz, pero los rectores han usado parte de esta información en una convocatoria para analizar el inicio del curso con más de un millón y medio de estudiantes de educación superior.

“Aumenta el número de becarios porque, aunque los requisitos académicos son más exigentes, la situación social está empeorando”, valora Manuel López, presidente de los rectores. El vicepresidente ejecutivo de la CRUE, Juan Juliá, destaca que se está asentando una tendencia “a la baja”, pues las ayudas cada vez son menores. El Ministerio de Educación comenzó a implantar, en 2013, un nuevo sistema de ayudas del que ya se empiezan a ver los efectos.

Los universitarios reciben un 10% menos de beca desde 2012

La cantidad a la que tienen derecho los becarios se reduce sustancialmente para prácticamente todos los estudiantes (entre 500 y 2.000 euros), pero se completa con una cuantía de dinero variable que depende del nivel de renta, del rendimiento académico del alumno y del presupuesto que el Gobierno decida destinar a la convocatoria.

“Las becas han dejado de considerarse un derecho del estudiante para pasar a ser algo que se distribuye en función del presupuesto”, denuncia el vicepresidente de la CRUE y rector de la Universidad Autónoma de Madrid, José María Sanz.

Según los datos presentados por el Ministerio de Educación en el reciente informe Datos y cifras del curso escolar 2014-2015, se han perdido 75 millones para becas en el último curso. Educación alegó que el modelo de ayudas previo “era insostenible porque sistemáticamente se gastaba una cantidad notablemente superior a la presupuestada” y aludió a una deuda de 1.000 millones de euros del Ejecutivo anterior (PSOE), sobre la que no ofrecen documentación y que los socialistas niegan. España está, además, a la cola de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en becas, para las que destina un 0,11% del PIB, frente a la media del 0,29%.

Los rectores critican en el informe la “incertidumbre” que genera en las familias “tanto por el desconocimiento de las cuantías a las que finalmente los estudiantes tendrán acceso, como por la angustiosa tardanza en el cobro de unas ayudas que finalmente han resultado minoradas con carácter general”.

También ahondan en sus críticas a uno de los decretos que prepara el Ministerio de Educación para la implantación de grados de tres años de duración (actualmente son de cuatro). Consideran que necesita un estudio previo para su implantación y creen que aumentará también el coste de los estudios.

Las tasas que pagan los estudiantes, que este año se han congelado prácticamente en todas las comunidades autónomas, son mucho más costosas para los estudios de máster que para los de grado. El modelo actual supone cuatro años de grado y uno de máster. Educación quiere que las universidades apliquen voluntariamente un modelo con tres años de grado y dos de máster. Los rectores reclaman un informe de evaluación antes de poner en marcha un sistema que consideran que llevará al “caos” si no se pone en marcha tras revisar bien el actual.

Volver al umbral del 5

Los rectores piden que se mantenga el gasto para becas y que se revisen los criterios que establecen los umbrales de renta. Reclaman que se reduzca la nota mínima para obtener una ayuda. Entre otros requisitos, el Ministerio exige un 5,5 de nota media para acceder al dinero cuando se puede entrar a la universidad con un aprobado, algo que consideran que atenta contra la equidad. “¿Cómo es posible hacer esto si las becas pretenden ser una medida para la igualdad de oportunidades?”, pregunta el presidente de los rectores, Manuel López. Calcula que entre el 10% y el 15% de los estudiantes ingresan con una nota situada en esa franja.

Consideran los rectores, además, que la fórmula usada para el cálculo de la cuantía variable “vulnera claramente el principio de seguridad jurídica, puesto que el estudiante no conocerá el importe total de la beca hasta que esté prácticamente finalizado el curso académico”, produciendo una retracción “importantísima” entre los que tienen rentas más bajas o los que deben salir de sus casas para estudiar. “Los importes fijos no garantizan la continuidad en los estudios universitarios de alumnos con rentas bajas”, alertan.

Proponen modificar la fórmula de cálculo de la cuantía variable (el modelo provocó que el reparto de algunas becas se retrasara hasta final de curso) y que se calculen las cantidades “a partir de los resultados del curso académico anterior”. Eso permitiría empezar a pagar antes, simplificaría la gestión y facilitaría saber las cuantías de antemano, añaden.

Más información