Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez: “Coincidimos en que la consulta no se puede celebrar porque es ilegal”

Rajoy transmite al líder del PSOE que no se dan las condiciones para reformar la Constitución

La primera reunión entre ambos ha durado casi tres horas

Rajoy y Sánchez, en Moncloa.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrieron este lunes en su primera reunión la puerta del diálogo sobre el conflicto territorial en Cataluña, aun sin concretar la hoja de ruta de ese entendimiento. Los líderes del PP y del principal partido de la oposición coincidieron sin ningún tipo de matiz en el rechazo a la consulta soberanista en vísperas de la cita entre el jefe del Ejecutivo y Artur Mas, que se reunirán mañana.

La reunión en el palacio de La Moncloa duró más de dos horas y media, según confirmaron anoche el Gobierno y el propio Sánchez. “La consulta no se puede celebrar porque es ilegal”, afirmó en rueda de prensa el líder socialista. “Hemos compartido las líneas rojas sobre la consulta: la soberanía pertenece al pueblo español”, zanjó. El Ejecutivo informó oficialmente a través de un comunicado, en el que se lee que “el presidente Rajoy ha reiterado al líder socialista su posición contraria a la consulta ilegal de autodeterminación que se pretende convocar en Cataluña y ha recordado que esa posición coincide con el voto expresado de forma mayoritaria el pasado mes de abril por el Congreso de los Diputados”.

No obstante, ambos líderes no llegaron a concretar una posición común ante este desafío, aunque aprovecharon su primer encuentro para establecer un clima de confianza sobre cuestiones de Estado. “La reunión con el presidente ha tenido un tono muy cordial, muy positivo. El planteamiento es el de diálogo leal, pero también firme como oposición”, mantuvo Sánchez, quien manifestó que hacer política “no es cuestión de construir muros, sino de tender puentes”.

El jefe del Gobierno, por su parte, mostró al secretario general del PSOE “su disposición a mantener un diálogo fluido y leal sobre los asuntos que conciernen a la seguridad y bienestar de todos los españoles, así como los que afectan a la estabilidad institucional del país”. En este contexto, agradeció la posición mantenida por el principal partido de la oposición durante el relevo al frente de la jefatura del Estado y la proclamación de Felipe VI.

Rajoy adelantó por la mañana a la cúpula del PP que su intención era llegar a un acuerdo sobre el modelo de Estado con el líder de la oposición. Así lo anunció la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, haciendo referencia a los artículos 1 y 2 de la Ley Fundamental. Estos artículos establecen que “España se constituye en un Estado social y democrático de derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”, y que “la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”. El presidente del Gobierno quiere pactar esta hoja de ruta con el líder del principal partido de la oposición para tratar de establecer un cauce de diálogo a medio plazo, y ayer quedó claro que ambos se entenderán sobre los pilares del Estado.

Aun así, existe una discrepancia y un punto de fricción fundamental. El dirigente socialista reiteró al jefe del Ejecutivo su propuesta de reforma de la Constitución para convertir España en un Estado federal: una petición que recibió la negativa de Rajoy. “El presidente del Gobierno ha escuchado con atención los argumentos que el líder del PSOE le ha formulado sobre la conveniencia de abrir un proceso de reforma constitucional, pero le ha advertido de que en este momento no se dan las condiciones políticas necesarias para articular una propuesta con un consenso similar al que concitó la Constitución actual”, señalaron desde La Moncloa.

Ya Cospedal había enfatizado: “El presidente del Gobierno entiende que una postura unida es absolutamente fundamental. No es lógico mantener una actitud equidistante entre independentistas y los que defendemos la unidad nacional”.

Sánchez, no obstante, fue muy claro. “Con respecto a la situación de Cataluña”, señaló, “creo que es necesario abrir el tiempo de las reformas, que es afrontar la renovación de nuestra arquitectura constitucional, afrontar una reforma de la Constitución, dar un paso en favor de la España federal y que eso desemboque en una reforma constitucional. (...) No es solo una respuesta al conflicto de Cataluña, sino una necesidad urgente”, remató el líder del PSOE, que reiteró a Rajoy la posibilidad de abrir una ponencia sobre una revisión de la Ley Fundamental en el seno de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados.

“El proyecto de modernización de la estructura constitucional ha sido acelerado por la situación de Cataluña, pero existía hace muchos años”, prosiguió Sánchez, que se pronunció también sobre los planes del presidente de la Generalitat de Cataluña.

El dirigente socialista trató de rebajar la tensión al ser preguntado sobre si sería partidario de aplicar el artículo 155 de la Constitución —suspensión de la autonomía— si finalmente Artur Mas llega a celebrar el referéndum de autodeterminación. “Me parece que no tenemos que llegar a estos términos”, afirmó, antes de agregar: “De hecho, el propio presidente Mas ha dicho que va a actuar conforme a la ley”.

También el PP se pronunció hoy sobre la cita entre Rajoy y Mas. “El presidente Rajoy”, mantuvo Cospedal, “está dispuesto a hablar de todo” sin concesiones sobre la celebración del referéndum. “¿Que Artur Mas está dispuesto a tener otro tipo de planteamientos? Tendremos que verlo el miércoles”. En cualquier caso, la dirección del PP espera que esa reunión no termine con un anuncio del presidente de la Generalitat, como ocurrió el pasado 13 de diciembre, cuando convocó la consulta soberanista.

La postura del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en cualquier caso, es encontrar un terreno de diálogo con Pedro Sánchez para llegar a acuerdos sobre la defensa del modelo de Estado, sobre política europea y defensa y sobre regeneración democrática.

Así lo había trasladado ya por la mañana el propio jefe del Ejecutivo en una reunión con la plana mayor del PP, y lo anunció en rueda de prensa la secretaria general del partido mayoritario, María Dolores de Cospedal, al término del Comité Ejecutivo Nacional. “Escucharé y espero que salga bien”, dijo Rajoy a los suyos. El presidente escuchó y finalmente mostró a Sánchez “su interés y su disposición a mantener un contacto fluido y permanente sobre los distintos asuntos de interés para España”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >