Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno devuelve a Marruecos a los siete inmigrantes llegados a las Chafarinas

El Ejecutivo traslada antes a cuatro sin papeles a Melilla para comprobar si son menores

Las pruebas isométricas descartan que estos subsaharianos tengan menos de 18 años

El Gobierno devuelve a Marruecos a los siete inmigrantes llegados a las Chafarinas

El intento de siete inmigrantes de entrar en Europa a través de la isla Congreso ha fracasado. El Ejecutivo de Rajoy ha decidido este miércoles devolver a Marruecos a este grupo de sin papeles, que llegó el martes en patera al pequeño enclave español —que forma parte del archipiélago de las Chafarinas, situado a 3,5 kilómetros de la costa del país norteafricano—; según ha informado la Delegación del Gobierno en Melilla.

Esta medida se ha adoptado pese a que los subsaharianos habían manifestado a varias ONG su deseo de solicitar asilo y después, incluso, de que se trasladase a cuatro de ellos a la ciudad autónoma para comprobar si tenían menos de 18 años, como afirmaban. Una posibilidad que han descartado las pruebas isométricas. Porque en el caso de que estas hubiesen resultado positivas, según han explicado fuentes policiales, estos habrían quedado inmediata bajo la tutela de Melilla y acogidos en el Centro de Menores de la Purísima Concepción.

Las ONG ya advirtieron el martes su temor de que el Gobierno adoptara esta medida, igual que hiciese en septiembre de 2012 con otro grupo de 83 inmigrantes que alcanzó la española Isla de Tierra. Entonces, solo a diez personas —embarazadas y menores— se les llevó a Melilla. El resto fueron conducidos a Marruecos. Una actuación que criticó el Defensor del Pueblo por no "adecuarse a la legislación"; ya que no se les identificó en una comisaría, ni se les abrió el correspondiente expediente de devolución, como obliga la Ley de Extranjería. De hecho, dos de aquellos extranjeros lo denunciaron ante el Tribunal de Estrasburgo.

"A todos los inmigrantes se les ha aplicado escrupulosamente la legalidad vigente", se ha defendido este miércoles el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, quien ha vinculado con las mafias este intento de entrada a través de la isla Congreso. Una ocasión que ha aprovechado para hacer también hincapié en que cuatro de estos sin papeles "se declararon falsamente menores con el fin de forzar su acceso en España". Por su parte, fuentes de Interior han recalcado que la decisión adoptada esta tarde responde al acuerdo bilateral firmado en 1992 entre ambos países; que, según el Gobierno, abre la puerta a las denominadas devoluciones en caliente.

A todos los inmigrantes se les ha aplicado escrupulosamente la legalidad vigente

Abdelmalik El Barkani, delegado del Gobierno en Melilla

Paralelamente, la portavoz de prensa de la Delegación del Gobierno de Melilla ha insistido en que la policía española ha identificado a los siete inmigrantes, aunque no ha especificado cómo se hizo con tres de ellos, que no dejaron en ningún momento el islote antes de su traslado a Marruecos. Un enclave deshabitado, ya que solo en una de las tres islas del archipiélago —la denominada como Isabel II— se encuentra un destacamento de 30 militares del Ejército, encargados de su vigilancia.

Los siete inmigrantes —tres malienses, dos guineanos, un congoleño y un costamarfileño— utilizaron en la madrugada del martes una lancha neumática, con un motor de 15 caballos, para alcanzar el enclave español. Esta, según el departamento que encabeza El Barkani, fue rajada para provocar su naufragio. Una vez en Congreso, los sin papeles telefonearon a una ONG para pedir auxilio antes de que los encontraron los militares destinados a la zona. Estos los encontraron al mediodía en un "buen estado de salud" en una caseta utilizada por biólogos para realizar estudios en la isla. Les ofrecieron entonces comida, agua y mantas; así como asistencia médica. En ese momento, la ONG denunció que se perdió el contacto con los subsaharianos.