Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran y Rubalcaba acuerdan propiciar puentes entre Madrid y Barcelona

Ambos políticos coinciden en que el no jurídico deja como estaba el problema político

Rubalcaba y Duran, este jueves.

Nada que hacer con la ley en la mano. El Congreso de los Diputados ha cerrado la puerta a la demanda del Parlamento de Cataluña de conseguir la autorización del gobierno central para celebrar una consulta soberanista. La respuesta del nacionalismo ha sido acelerar su propia ley de consultas, que, por otra parte, no será aceptada por el gobierno de España. ¿Qué hacer? Esta es la pregunta a la que van a tratar de dar respuesta el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Al menos, lo van a intentar. Ambos van a hacer lo imposible para que se reanude el diálogo entre los dos gobiernos. Este ha sido el meollo de la conversación que ambos políticos tuvieron ayer en el Congreso mientras se celebraba el pleno, según informan fuentes conocedoras de su contenido.

Los dos políticos no coinciden absolutamente ni en el porqué de las razones que han llevado al aumento del nacionalismo en Cataluña ni tampoco en la solución. Pero sí coinciden en que el problema político es de gran envergadura y que el no jurídico y constitucional no lo arregla. Uno, Duran Lleida, aunque no es independentista sí está por la labor de que se produzca una votación en Cataluña, en tanto que Rubalcaba, discrepa de que los catalanes tengan que votar sobre la soberanía de Cataluña porque es parte de España.

Sus posiciones se plasmaron el martes en el Congreso con el sí de Duran a pedir la autorización para que Cataluña pueda votar, frente al no de Rubalcaba. Pero uno y otro no quieren quedarse quietos. “Ambos coinciden en la necesidad de abrir un diálogo para solucionar el problema políticos y ambos se van a empeñar en abrir ese diálogo”, han asegurado los interlocutores que conocen la conclusión de su conversación.

Otra preocupación máxima es el calendario, el tiempo, porque tras la votación del martes en el Congreso la irritación social ha aumentado y el gobierno de Cataluña va a acelerar la aprobación de su ley de consultas. En paralelo la Asamblea Nacional de Cataluña mantiene al máximo su estrategia de movilización. “El tiempo apremia”, señalan las fuentes informantes para quienes como Duran Lleida y Rubalcaba no tienen la llave ni del gobierno central ni de la Generalitat. Duran ha venido advirtiendo que el Congreso de los Diputados puede encontrarse con “una declaración unilateral de independencia” respecto a la que él no está de acuerdo. Rubalcaba ha propuesto para salir del callejón sin salida abrir la puerta a una reforma de la Constitución, con tiempo, sin prisa, para estudiar artículo por artículo el Título VIII de la Carta Magna, que regula el estado autonómico.

Nada de esto se va a poner en marcha durante esta legislatura por lo que tanto uno como otro van a intentar que el gobierno central ofrezca una alternativa y que el gobierno de la Generalitat no se cierre en banda en que consulta soberanista o nada.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >