Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cosidó achaca a radicales violentos el fin de “desestabilizar el Estado de derecho”

El director de la policía denuncia una "escalada de violencia de grupos minoritarios"

El director general de la policía, Ignacio Cosidó, ha afirmado este jueves en Onda Cero que existe una "escalada de violencia de grupos minoritarios", a los que ha atribuido el objetivo de "desestabilizar el Estado de derecho". Además, ha asegurado que en las Marchas de la Dignidad, que concluyeron el pasado sábado en Madrid con una gran manifestación, había un alto número de radicales "que no tiene precedentes en la capital". Ellos, ha agregado, son "los únicos culpables de que en la manifestación hubiera heridos".

Cosidó ha recordado también que la policía ha abierto una investigación sobre la respuesta de los agentes a los disturbios ocurridos durante las Marchas de la Dignidad, que se saldaron con 24 detenidos y un centenar de heridos, de los cuales 69 eran agentes de policía. "Es un número claramente inaceptable y excesivo de policías heridos", ha recalcado.

Fuentes policiales, sin embargo, consideran que la actuación de estos grupos minoritarios no entraña un peligro real de desestabilización del Estado porque son facciones muy atomizadas y con poco estructura. "Es un conglomerado de grupúsculos de ultraizquierda que creen que ha llegado su momento. Para ello aprovechan el malestar social para sus propias reivindicaciones, infiltrándose entre los ciudadanos que se manifiestan pacíficamente", explica un experto policial.

 Tras los graves incidentes ocurridos en Madrid el pasado sábado, los integrantes de estos grupos consideran que han dado un salto cualitativo en su estrategia y que han ganado una batalla. En algunos escritos interceptados por la policía, los integrantes de estas células se jactan de su "victoria" y anuncian que "la próxima vez"  acudirán armados.

Las fuentes policiales opinan que los causantes de los altercados suelen ser "visitadores" de las manifestaciones legales, totalmente al margen de ellas, por lo que la policía considera que las marchas pacíficas deberían contar con un servicio de orden que detectara a esos individuos y procediera a expulsarlos o a requerir la ayuda de las fuerzas de seguridad.

"Brutalidad extrema hacia la policía"

Quienes organizan una manifestación tienen que tener "algún tipo de responsabilidad y cooperar en el servicio de orden y vigilancia". Es la opinión que ha expresado la defensora del Pueblo, Soledad Becerril, en los pasillos del Congreso sobre los disturbios del 22-M. "Hay que averiguar quiénes son los responsables de haber cometido unos actos no solo vandálicos, sino de brutalidad extrema hacia la policía", ha recalcado.

Becerril, que ha comparecido en la Cámara baja para dar cuenta del informe anual del Defensor del Pueblo, ha insistido en que hasta ahora no habían sucedido hechos tan graves en las manifestaciones porque "durante muchísimos años y décadas las propias organizaciones sindicales o de estudiantes llevaban su servicio de orden".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información