Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La red islamista desarticulada envió a “decenas” de muyahidines a Siria y Libia

Siete personas han sido detenidas: tres en Melilla, una en Málaga y tres en Marruecos

Incautadas al menos dos pistolas durante los registros

Interior califica a la célula como “una de las más importantes y activas de Europa”

La célula yihadista con base en Melilla desarticulada este viernes era “la más activa e importante de España y, sin duda, también una de las más activas e importantes de Europa”, proclamó el ministro del Interior, Jorge Fernández. Esta red envió a “decenas” de luchadores —la mayoría franceses y marroquíes— a los conflictos de Siria, Malí y Libia. La policía sospecha que también mandó a guerrear a españoles, pero no puede asegurarlo en tanto no analice los ordenadores decomisados.

Entre los siete detenidos destaca Mustafa Maya Amaya, de 51 años, español residente en Melilla, quien, a través de Internet, se encargaba de escoger a los yihadistas voluntarios, cualquiera que fuese su nacionalidad.

Maya, converso al islam nacido en 1963 en Bruselas, casado con una marroquí, vivía años atrás en un pueblo próximo a Nador. En diciembre de 2012 escapó de una redada de la policía marroquí en la que fue detenida una célula islamista. Se refugió en Melilla, donde vivía desde entonces. La policía le seguía los pasos desde hace cinco años.

La desarticulación de este grupo es la primera operación conjunta de España y Marruecos contra una célula islamista y, según fuentes de Interior, demuestra el “excelente” grado de colaboración de ambos países en la lucha contra Al Qaeda. Los miembros de la célula en Melilla eran vigilados desde hace meses.

DNI del detenido.
DNI del detenido.

La Comisaría General de Información, que se ha incautado de dos pistolas, realizó cuatro de las detenciones en España: tres en Melilla y una en Málaga. Los otros tres fueron arrestados muy cerca de Nador (Marruecos). La mayoría son de origen marroquí. Algunos de los jóvenes captados por esta célula han retornado a Marruecos tras participar en la yihad en Siria, por lo que la policía les considera muy peligrosos.

El principal dinamizador de esta red es Maya Amaya, un minusválido residente en Melilla, quien seleccionaba a los aspirantes a yihadistas. Contactaba con ellos y les proporcionaba las relaciones necesarias para que pudieran llegar, a través de pasadores, hasta la organización terrorista de destino. Esta trama disponía de ramificaciones en numerosos países como Marruecos, Bélgica, Francia, Túnez, Turquía, Libia, Malí, Indonesia y Siria.

El Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL), Jabhat Al Nusra (JN) y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) —organizaciones de la órbita de Al Qaeda— han sido las principales receptoras de los prosélitos captados por esta red, cuyo destino ha sido bien su integración plena como dirigentes y participantes en atentados y ejecuciones públicas, o su muerte durante actividades terroristas en esas zonas en conflicto.

La operación policial que culminó este viernes se inició en 2010 bajo la supervisión del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno. Pero las pesquisas tomaron un impulso definitivo cuando se detectó en la vivienda de Maya Amaya a varios yihadistas venidos de Francia, a los que había preseleccionado, y a quienes se disponía a preparar para su marcha a Siria de forma inminente.

Además de Maya Amaya, la policía ha detenido a dos presuntos integrantes de la red que vivían en su casa: los franceses Paul Cadic y Farik Cheikh, que estaban a la espera de viajar a Siria. Por otro lado, fueron arrestados en Marruecos otros tres presuntos miembros de la célula: Tarik Ahnin, Soufian el Moumni y Mohamed Karraz. También ha sido detenido en Málaga el tunecino Chafik Jalel Ben Amara Elmedjeri, quien presuntamente ejercía funciones relacionadas con la falsificación de documentos a nivel internacional. Éste ya fue detenido el 24 de febrero de 2006 por pertenencia a organización terrorista.

La policía hizo cuatro registros domiciliarios en La Cañada de Hidum de Melilla y en Málaga, donde intervino material informático y numerosa documentación. También hubo registros en varias localidades marroquíes.

Según el Ministerio del Interior, con estas detenciones, se ha logrado neutralizar a varios eslabones de la cadena criminal al poner fuera de la circulación al captador de la red, al falsificador de documentos, a los encargados de logística y a yihadistas que iban a integrarse en las actividades armadas en Malí, Libia y Siria.

La guerra de Siria es el principal destino de los yihadistas. Unos 3.000 extranjeros han cruzado la frontera con Turquía para sumarse a las milicias que luchan contra Bachar Al Assad desde hace tres años, cuando estalló el conflicto. 900 de esos combatientes proceden de Europa.

Los servicios de información calculan que cada mes viajan desde España a Siria 30 activistas, con mujeres y niños, que siguen la ruta Casablanca-Estambul.

La policía española y la Guardia Civil desarticularon el pasado verano en Ceuta otro grupo similar que envió desde España y Castillejos (Marruecos) a más de 60 personas a unirse a grupos ligados a Al Qaeda en Siria. Al menos una docena de jóvenes ceutíes viajaron a Siria y seis de ellos murieron en acciones suicidas que ocasionaron decenas de muertos. Uno de ellos fue detenido en Algeciras (Cádiz) tras regresar a España después de haber participado en acciones terroristas.

Más información